Tenemos Curiosidad — ¿Qué dice la Iglesia sobre el divorcio y las madres solteras?

Father Paul Beach

Las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre el matrimonio contienen algunas de las reflexiones más hermosas y profundas sobre el amor humano. San Juan Pablo II habló sobre ello en su exhortación apostólica Familiaris Consortio, escrita en 1981. En ella, habló sobre el amor de los esposos como reflejo del amor de Dios.

Lamentablemente, reconocemos que el amor humano a veces puede fallar en estar a la altura del amor divino que debemos adoptar. La tasa de divorcios entre los católicos realmente no es diferente a la de cualquier otro segmento de nuestra comunidad, y muchos católicos se encuentran en la situación, a menudo confusa y dolorosa, de no saber cuál es su estado en la Iglesia. ¿Pueden recibir los sacramentos, especialmente la Sagrada Comunión? ¿Están excomulgados por causa de su divorcio? Estas son algunas de las muchas preguntas que se les hacen con frecuencia a los sacerdotes.

La respuesta a ambas preguntas es simplemente esta: que solo por ser divorciado no significa que uno ya no es católico, ni que uno debe abstenerse de participar plenamente en la vida sacramental de la Iglesia. La Iglesia católica nunca nos abandona, y como sacerdotes y ministros parroquiales, sabemos lo importante que es responder con compasión y comprensión hacia aquellos que han pasado por la muy dolorosa experiencia de un divorcio.

Como sacerdote y párroco de una parroquia, sé que he recibido muchas preguntas de los feligreses relacionadas con el divorcio y la anulación. Más aún por mi papel como director del Tribunal Matrimonial de la Arquidiócesis. Como cualquier sacerdote, sé que el dolor y la pérdida son parte de todos los divorcios. También sé lo importante que es para nosotros como Iglesia ayudar a las madres y padres solteros en el cumplimiento de su vocación de padres cristianos; compromisos que se iniciaron en el bautismo; esforzarnos por criar a estos niños en el conocimiento del amor que Dios tiene por ellos. Animo, y oro, que aquellos que se encuentran en la situación de divorcio puedan acercarse a sus párrocos y líderes parroquiales. ¡Ustedes son una parte vital de su parroquia y miembros valiosos de la Iglesia!

El padre Paul Beach es Director del Tribunal de la Arquidiócesis de Louisville y párroco de la parroquia St. Martin of Tours en Louisville, KY.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *