Tenemos curiosidad —¿Por qué la Iglesia no permite que los sacerdotes se casen?

Padre Robert D. Barnell

Este escrito es parte de una serie enfocada a dar respuestas a preguntas realizadas por jóvenes.

Los sacerdotes católicos son célibes para imitar a Cristo. Un sacerdote representa a Cristo para su pueblo y ocupa su lugar en los sacramentos. Por ejemplo, es verdaderamente Cristo quien nos bautiza, quien perdona nuestros pecados y quien se ofrece a sí mismo como sacrificio en la misa.

Dios eligió obrar a través de nosotros, sus criaturas, al dispensar sus gracias. Como seres humanos, somos seres corporales, una unidad de alma y cuerpo, y somos santificados de maneras que podemos ver y tocar. Por lo tanto, Cristo, habiendo ascendido a los cielos, todavía ministra a nosotros de manera tangible, incluso a través de sus sacerdotes. El celibato de un sacerdote le facilita representar visiblemente a Cristo para nosotros.

Cada uno de nuestros cuerpos tiene un significado espiritual. Cada uno de nosotros está hecho no solo para nosotros mismos, sino para darnos a los demás. Para la mayoría de las personas, este don de sí mismo incluye el matrimonio durante nuestro viaje terrenal. Para otros, significa renunciar a la unión sagrada del matrimonio para seguir un llamado particular de Dios que requiere el celibato. Tanto el matrimonio como el celibato son parte del maravilloso plan de salvación de Dios.

En términos prácticos, el celibato le da al sacerdote la disponibilidad de tiempo, energía y corazón para cuidar del rebaño de Dios. Finalmente, lo convierte en una señal, indicando a otros nuestro destino en el cielo, donde el matrimonio terrenal ya no existe y todos están en cierto sentido casados ​​con Dios y regocijándose para siempre en la fiesta de la boda eterna de Cristo el Esposo y su Esposa, la Iglesia.

El padre Robert Barnell es párroco de la parroquia Immaculate Conception en La Grange, KY.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *