Presidente de Nicaragua dice que obispos son ‘asesinos’ y dictadores

Por David Agren

CIUDAD DE MÉXICO — El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, criticó a líderes católicos nicaragüenses diciendo que son una “banda de asesinos”, en comentarios que intensifican la persecución a la iglesia y desprecian el llamado del papa Francisco al diálogo en el país centroamericano.

En un feroz discurso, Ortega dijo que los obispos católicos de Nicaragua habían promovido la democracia como una salida a la crisis política del país, alegando, sin pruebas, que mandaron a manifestantes a matarlo durante las protestas de 2018, que su régimen reprimió violentamente.

Dijo que los obispos y el papa Francisco eran “la dictadura perfecta”, luego preguntó, acusatoriamente, “¿Quién eligió a los obispos, al papa, a los cardenales?”.

Continuó en el discurso del 28 de septiembre con motivo del 43 aniversario de la Policía Nacional: “¿Con qué autoridad moral hablan de democracia? Que comiencen con el voto católico. … Todo se impone. Es una dictadura, la dictadura perfecta. Es una tiranía, la tiranía perfecta”.

El clero católico en Nicaragua ha permanecido mayormente en silencio mientras Ortega, quien ganó las elecciones en 2021 después de descalificar y encarcelar a candidatos de la oposición, ha perseguido a sacerdotes y obispos que se pronuncian sobre temas de derechos humanos y el deterioro democrático. El gobierno también ha cerrado iniciativas caritativas y educativas administradas por iglesias, junto con estaciones de radio católicas, y ha expulsado a sacerdotes y monjas, incluso a las Misioneras de la Caridad.

Ortega afirmó en sus comentarios que era católico, pero dijo no se sentía “representado”, en parte porque “escuchamos hablar de democracia y ellos no practican la democracia”.

Los comentarios se producen cuando el obispo Rolando Álvarez de Matagalpa permanece bajo arresto domiciliario tras haber sido sacado a la fuerza de la curia diocesana el 19 de agosto. Los sacerdotes arrestados con él en el allanamiento nocturno aún están detenidos en la notoria prisión El Chipote, donde el régimen mantiene a sus presos políticos.

“¡Qué ignorancia! Tantas mentiras y tanto cinismo. Un dictador dando lecciones de democracia”, tuiteó el obispo auxiliar Silvio José Báez de Managua, quien abandonó el país por razones de seguridad en 2019. “Alguien que ejerce el poder de manera ilegítima, criticando la autoridad que Jesús le otorgó a su iglesia; alguien que es ateo, lamentando no sentirse representado por la iglesia”.

El papa Francisco rompió su silencio sobre Nicaragua el 21 de agosto y pidió un diálogo “abierto y sincero”.

Dijo a los periodistas el 15 de septiembre: “Hay diálogo. Eso no significa que aprobemos o desaprobemos todo lo que hace el gobierno”.

El papa también instó al gobierno de Nicaragua permitir el regreso de las Misioneras de la Caridad y defendió al ex nuncio apostólico, el arzobispo Waldemar Stanislaw Sommertag, quien fue expulsado de Nicaragua.

Ortega fue presidente por primera vez entre 1979 y 1990 después de que el movimiento sandinista derrocara al entonces dictador Anastasio Somoza. Más tarde ganó las elecciones de 2006 y ganó múltiples reelecciones, aunque la votación de 2021 fue condenada como una farsa por observadores internacionales y no reconocida por países como Estados Unidos.

En su discurso, que incluyó denuncias de otros críticos internacionales y una defensa de las pruebas nucleares de Corea del Norte, Ortega menospreció al subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Brian Nichols, llamándolo un insulto racial y burlándose de su apariencia.

Observadores dicen que la relación entre Ortega y la Iglesia Católica se ha complicado durante las dos presidencias de Ortega, especialmente con el entonces cardenal Miguel Obando Bravo, quien murió en 2018. Ortega prometió visitar la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe si regresaba al poder, y en 2007 se dirigió directamente al santuario mariano tras aterrizar en el aeropuerto de Ciudad de México.

El periodista Carlos F. Chamorro, director del periódico nicaragüense Confidencial, dice que la iglesia se enfrentó a Ortega luego de que algunos sacerdotes y obispos mostraran su apoyo a los manifestantes que pedían la destitución de Ortega en 2018, abriendo sus parroquias para las personas heridas o que huían.

Chamorro dijo a Catholic News Service que Ortega “tiene el objetivo de cerrar el último espacio cívico que queda en el país, que es el espacio de la libertad de conciencia, la libertad de predicar y la libertad religiosa”.

Catholic News Service
Written By
Catholic News Service
More from Catholic News Service
Papa: Amen a Dios amando a los pobres
Por Cindy Wooden CIUDAD DEL VATICANO — Guerras, hambrunas y calamidades de...
Read More
0 replies on “Presidente de Nicaragua dice que obispos son ‘asesinos’ y dictadores”