El papa les dirige la palabra a unos jóvenes

Por Cindy Wooden, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El seguir a Jesús y hacer lo que debemos les da a los creyentes una sensación de paz, pero, a veces, “eso viene envuelto con una cruz”, les dijo el papa Francisco a un grupo de adolescentes y jóvenes adultos.

Cuando se le preguntó, el 7 de agosto, cuál era su desafío mayor como jesuita, el papa Francisco respondió que era y continúa siendo “el discernimiento”, la búsqueda, en medio de la oración, de la voluntad de Dios y su realización, lo que le da a uno una sensación de paz.

Cerca de unos1,500 miembros del Movimiento Juvenil Eucarístico, allegados de 35 países diferentes, se reunieron en Roma, del 4 al 10 de agosto. El movimiento es afiliación del Apostolado de Oración, organizado por los jesuitas, por el cual cada mes les llega a los católicos las intenciones respectivas del papa, desde el año 1890.

El Movimiento Juvenil Eucarístico, cuyos miembros celebraban el 100o aniversario este año, cuenta con diferentes programas diseñados específicamente para niños, jóvenes y adultos jóvenes de los 5 a los 25 años.

Mediante la formación de pequeños grupos y experiencias de oración enfocadas en la Eucaristía, la Biblia y el discernimiento, los participantes del movimiento esperan que los jóvenes se sientan impulsados a una vida activa, involucrados en la iglesia y el servicio.

Cinco hombres y mujeres de diferentes países le hicieron preguntas al papa Francisco en la reunión que se llevó a cabo en el salón de audiencias del Vaticano. Como con frecuencia lo hace en tales ocasiones, el papa les dijo a los jóvenes que había escrito respuestas para las preguntas que se le habían presentado con anterioridad, pero que había decidido hablar, en lugar de eso, “del corazón”.

En cierto momento, hablando de la diferencia entre no estar temerosos de tensiones y buscarlas, el papa Francisco les preguntó a los jóvenes, ¿”Está claro? — No, no está claro. Bueno, sigamos adelante”.

Pero aun así, hizo una sinopsis de esa parte de la plática.

“Primero, no tengan miedo de las tensiones pues les ayudan a ustedes a crecer”, les dijo el papa. “Segundo, resuelvan las tensiones con diálogo pues el diálogo une, tanto en la familia como con los amigos;y ustedes encontrarán el camino para seguir adelante sin perder su identidad. Tercero, no se apeguen mucho a las tensiones, pues eso los perjudica”.

Los conflictos pueden ser positivos pues les ayudan a la gente a entender sus diferencias respectivas y a aprender a discutir acerca de ellas y llegar a un compromiso, dijo el papa.

“Es verdad: Si yo tuviera un conflicto contigo y te matara, el conflicto se terminaría, pero esa no es la manera”, dijo el papa Francisco.

Sobre la cuestión del discernimiento, el papa Francisco dijo que una experiencia de la paz de Jesús era una señal segura de que una persona va por el buen camino;pero no siempre esto es tan sencillo.

“Uno tiene que aprender esto y pedirle al Señor que nos ayude a discernir la verdadera paz y a distinguirla de la paz falsa”, dijo. “La paz superficial, esa paz que le hace a uno estar un poco contento, que es superficial, viene del enemigo, el demonio, ¿eh?”

Dentro de sí, dijo, el cristiano se dará cuenta si ha sido o no engañado por el demonio, que “lo hace a uno pensar que este es el camino correcto, pero después lo deja a uno abandonado”.

El demonio, dijo, “le ayuda a uno a divertirse un poco, hará un poco de circo delante de uno, lo pondrá a uno contento por un momento, pero nunca le dará a uno el gozo que solamente Jesús puede dar”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *