Hispanos católicos asisten a quinta reunión anual

Por Ruby Thomas, Especial para El Record

Archbishop Joseph E. Kurtz gestures to Deacon Aurelio Puga during the fifth annual Hispanic Day of Reflection held April 5 at the Maloney Center. About 60 people attended the event. (Photo Special to The Record by Ruby Thomas)

El arzobispo Kurtz señala al diácono Aurelio Puga durante el 5to. Día de Reflexión Hispano que tuvo lugar el 5 de abril en el Maloney Center. Cerca de 60 personas asistieron al evento. (Foto por Ruby Thomas)

Cerca de 60 miembros de la comunidad hispana católica se reunieron para el 5to. Día de Reflexión Hispano el día sábado, 5 de abril en el Maloney Center.

El grupo que conformaba niños, jóvenes y adultos que tomaron parte en talleres y discusiones bajo el tema “Llamados a Ser Una Familia Evangelizadora”

Durante su homilía, el arzobispo Joseph E. Kurtz los elogió por su fuerte tradición de valores familiares, diciendo que este es uno de los obsequios que los hispanos brindan a la Iglesia. Durante un tiempo en que vemos a familias que parecen desquebrajarse, comentó, son un faro de luz.

“Ustedes están llamados a ser ejemplo”, indicó el Arzobispo. “Ustedes deben ser la levadura no solo para otros en Latinoamérica, pero para personas a lo largo de la Arquidiócesis”.

El arzobispo Kurtz mencionó que la nueva evangelización hace un llamado a fortalecer las familias como así mismo fortalecer el conocimiento y devoción del Evangelio.

“Necesitamos que estén comprometidos a su familia y a profundizar la devoción hacia Dios, la Misa, las oraciones y a la Iglesia”, mencionó a continuación. Les recordó que el trabajo de la nueva evangelización necesita de cada uno de ellos y les aconsejó de no pensar en sí mismos como muy viejos o muy jóvenes para llevar a cabo la responsabilidad de proclamar el Evangelio. El Arzobispo les aseguró a los feligreses mayores que “su testimonio y sabiduría es muy importante”.

“Cuando Dios nos llama Él nos da a cada uno de nosotros dones especiales sin importar que tan jóvenes o mayores somos” les comentó.

El Arzobispo mencionó que la nueva evangelización requiere que los cristianos realicen algo de trabajo en ellos mismos de antemano.

“Somos llamados a ser testigos atractivos de nuestra fe, pero no lo podemos hacer a menos de que crezcamos fuertes en nuestro conocimiento y amor por la fe” indicó.

Pero eso es solo el comienzo, añadió el Arzobispo. El próximo paso es hablar, indicó, y les recomendó hacerlo. El arzobispo Kurtz mencionó que esta nación se ha convertido en una de no creyentes, porque no hay personas suficientes que hablen de su religión.

Compartió la historia de Nicodemo, quien fue atraído hacia las enseñanzas de Jesús pero muy tímido para caminar hacia el frente.

Cuando Nicodemo se acerco a Jesús, el arzobispo hizo notar, lo hizo a la media noche. Después en las Escrituras, Nicodemo muestra algo de valentía al acercarse a la defensa de Jesús cuando fue arrestado.

El arzobispo Kurtz recomendó a los presentes considerar si hablarían en nombre de Jesús si fueran Nicodemo. Esa es la decisión que cada uno toma, indicó.

“Lo único seguro que sé es que la cruz de Jesús nos da el poder de hablar, pero no nos forzará a hacerlo” les aseguró.

Les recomendó dejar que el día de reflexión fuera el fuego que enciende el entusiasmo y la valentía necesaria para hablar en nombre de Cristo.

Este evento fue patrocinado por la Oficina del Ministerio Multicultural de la Arquidiócesis de Louisville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *