Escuchar El Llamado De Dios — ¿Por qué están enlistando a mi hijo para el sacerdocio?

Very Rev. Martin A. Linebach

A menudo un padre de familia preguntará: “¿Por qué están ‘enlistando’ a mi hijo para el sacerdocio?” La respuesta simple es que nadie “enlista” hombres para ser sacerdotes. Muy a menudo los hombres se acercan a un sacerdote o al director de Vocaciones de una Diócesis porque sienten un llamado al sacerdocio. Cuando es así, no están seguros de qué hacer. En otros casos, un sacerdote, maestro, feligrés, amigo o familiar puede reconocer algunos rasgos en un joven que podrían permitirle ser sacerdote. Si esta es la situación, la persona puede preguntarle si alguna vez ha considerado el sacerdocio.

Es importante que identifiquemos y busquemos los rasgos que harían de alguien un buen sacerdote. El padre Brett Brannen (autor de Para Salvar Mil Almas y Un Sacerdote en la Familia) dice que hay al menos cuatro rasgos necesarios para ser un buen sacerdote: católico practicante, inteligencia al menos promedio, estabilidad psicológica y emocional, y amor de Dios. Un católico practicante asistiría regularmente a misa, oraría y recibiría los sacramentos. Se necesita un cierto nivel de inteligencia para aprender historia, filosofía y teología de la iglesia en el seminario, lo que equivale a la escuela de posgrado. Además, esta inteligencia les permitirá enseñar a otros. La estabilidad psicológica y emocional permitirá que alguien se centre más intensamente en las necesidades de la comunidad. Finalmente, el amor de Dios se manifestará en su disposición a servir a otros en la parroquia y la comunidad. Estos rasgos o una tendencia a estos rasgos deberían dar a las personas el impulso para animar a un joven a escuchar un llamado al sacerdocio.

Si un hombre siente un llamado al sacerdocio o expresa interés en el sacerdocio después de que alguien le señala los rasgos que posee y que pueden convertirlo en un buen sacerdote, es posible que necesite alguien con quien hablar para comprender lo que está sintiendo. A menudo busca orientación sobre qué hacer en ese momento.

Una vez que un joven se acerca a un sacerdote o al director de Vocaciones sobre el hecho de que siente un llamado al sacerdocio, comienza una conversación para investigar esto más a fondo. La conversación debe comenzar entendiendo sus antecedentes, vida familiar, educación, intereses, pasatiempos y trabajo, si corresponde. Con el tiempo, otras conversaciones pueden ayudar a profundizar en lo que hace un sacerdote, la importancia de la Eucaristía en la vida de un sacerdote, la reconciliación (desde la perspectiva del confesor y el penitente), la predicación y cómo es el sacerdocio parroquial. Obviamente, esto no sucede rápidamente y le permite al hombre continuar evaluando su atracción hacia el sacerdocio. En la mayoría de los casos, este proceso llevará meses.

Nadie “enlistará” a alguien para ser sacerdote si no ha expresado interés o no ha mostrado características que lo harían un buen sacerdote. Sería como intentar convertir en contador a alguien que no tiene intereses ni habilidades que le permitan ser un buen contador. De la misma manera, Dios quiere sacerdotes dedicados y capacitados. Estos no surgen de intentar convertir a jóvenes al azar en sacerdotes. Proviene del reconocimiento de que Dios los está llamando al sacerdocio y de la comprensión, tras muchos meses y años de discernimiento y seminario de que pueden usar sus dones para glorificar a Dios de esta manera.

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Sacred Heart wins swimming championship
Sacred Heart Academy’s swim team won the Kentucky High School Athletic Association’s...
Read More
0 replies on “Escuchar El Llamado De Dios — ¿Por qué están enlistando a mi hijo para el sacerdocio?”