Enseñando Nuestra Fe – Cómo responde la Iglesia a los refugiados

Esta serie de editoriales de enseñanza se centran en el enfoque de la Iglesia hacia los inmigrantes y refugiados, especialmente a la luz de la invitación del papa Francisco a “Comparte el Camino”

Lisa DeJaco Crutcher

Lisa DeJaco Crutcher

En el primer editorial de enseñanza de esta serie, el arzobispo Kurtz reflexionó en las palabras del papa Francisco, quien habla de nuestra respuesta como Iglesia en cuatro verbos: acoger, promover, proteger e integrar. Los verbos son “palabras de acción” – y Caridades Católicas es responsable de poner esas palabras en acción de manera concreta y tangible.

¿Cómo los recibimos (acogemos)? Nosotros, como Iglesia, de manera física recibimos a los refugiados a través del programa de Servicios de Refugiados y de Migración (MRS).

Cuando refugiados llegan al aeropuerto, son recibidos no únicamente por miembros del personal que los transportarán a su nuevo hogar, sino también por feligreses, escolares y otros amigos de Caridades Católicas que se unen con carteles coloridos y cálidos saludos. Es una muestra de hospitalidad reconfortante.

Mientras que los refugiados viajan a su nuevo hogar en nuestra Arquidiócesis, personal y voluntarios de MRS trabajan arduamente amueblando el departamento o la casa y preparan la comida para almacenar en el refrigerador y en el armario con comida culturalmente apropiada.

Después de su bienvenida inicial, nuestros hermanos y hermanas recién llegados reciben orientaciones culturales para navegar su propia vida. Matriculamos a los niños en escuelas, enseñamos inglés a los adultos y transportamos a clientes a citas médicas para sus evaluaciones de salud, entre otras muchas otras tareas.

¿Cómo promocionamos? La meta del reasentamiento de refugiados es de llevar a los refugiados a la autosuficiencia e integración tan pronto sea posible. El equipo de empleo de MRS trabaja incansablemente para orientar a los clientes acerca de la cultura del lugar de trabajo, solicitar trabajos para clientes, llevarlos a entrevistas y dar seguimiento.

Algunos clientes refugiados toman la ventaja de otro programa de Caridades Católicas, la Escuela Culinaria de la Mesa Común: allí, junto con nativos participantes, aprenden habilidades de preparación de alimentos y obtienen su certificación ServSafe para trabajos en la industria alimenticia.

Los refugiados pueden aprovechar los jardines comunitarios de la Tierra Común (algunos localizados en parroquias, como Saint John Vianney) para cultivar alimentos saludables para sus propias familias. Algunos refugiados optan en convertirse en horticultores con Tierra Común y vender productos a mercados de agricultores generando una entrada adicional.

Y los refugiados encuentran otra oportunidad financiera en el programa de Servicios Lingüísticos de Caridades Católicas, utilizando el regalo de sus idiomas nativos mediante contratación como intérpretes – y así teniendo disponibles más de 80 idiomas disponibles para atención médica, legal, educativa y otros propósitos en nuestra comunidad.

¿Cómo protegemos? El arzobispo Kurtz escribió extensamente acerca del importante papel que la Iglesia desempeña en la defensa de la justicia para proteger a los refugiados. En esta columna, la semana pasada, Jason Hall abordó los incansables esfuerzos de abogacía de la Iglesia en las áreas de política pública y reforma migratoria. Protegiendo a nuestros hermanos y hermanas refugiados es una tarea que se extiende desde el Arzobispo a cada uno de nosotros.

Este otoño, estudiantes de Mercy High School trabajaron con el miembro del personal de Caridades Católicas, Mark Bouchard, para lanzar una campaña postal que instaba a los legisladores a tomar la causa de los beneficiarios de DACA. Mientras tanto, Caridades Católicas emplea a un equipo legal de cuatro en nuestro programa de Servicios de Inmigración Legal, ellos ayudan a refugiados y a otros inmigrantes a recibir la protección de las leyes que ya están publicadas.

¿Cómo integramos? Desde las orientaciones culturales para recién llegados proporcionadas por los Servicios de Refugiados y Migración hasta el trabajo de la Oficina de Refugiados de Kentucky para apoyar a las comunidades inmigrantes y refugiados, personal de Caridades Católicas trabaja arduamente para ayudar a los refugiados a integrarse.

Si bien se necesita un personal dedicado y capacitado en este trabajo con frecuencia complicado, una verdadera integración se obtiene a partir del apoyo y bienvenida a los refugiados por los feligreses de la Arquidiócesis. Las personas se involucran de muchas maneras: organizan donaciones que ingresan; patrocinan a una familia específica de refugiados que reciben en el aeropuerto y ayudan con la distribución del departamento, compra de comestibles y transportación mientras los refugiados se adaptan a la nueva ciudad.

Otros realizan voluntariado en nuestro Programa de Mentores de Nuevos Horizontes en donde sirven como mentores de apoyo individual por un año, ayudando a los estudiantes con inglés y otras tareas. Y, los voluntarios son tutores en nuestra escuela de inglés segundo idioma o mentores de refugiados de edad mayor para que puedan convertirse en ciudadanos.

Caridades Católicas hace posible para los fieles católicos tener un encuentro con refugiados al entrar en sus historias. Y cuando están listos, los refugiados comparten sus historias a nivel personal.

El equipo de la Oficina de Avance de la Misión de Caridades Católicas ofrece oportunidades para escuchar de los propios refugiados en cenas parroquiales y eventos de “Stand With Refugees” para apoyar el programa MRS. Y en el almuerzo anual de Un Plato de Arroz de CRS, los refugiados parten el pan con estudiantes de escuelas católicas y hablan juntos acerca de sus experiencias de vida – de integración.

Por favor contacte a Caridades Católicas si están interesados en aprender más sobre maneras en que nosotros como Iglesia servimos a nuestros hermanos y hermanas refugiados. Verdaderamente, todos son bienvenidos.

Lisa DeJaco Crutcher es la Directora Ejecutiva de Caridades Católicas de Louisville

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *