El conflicto de Sudán desplaza a casi un millón de personas; las facciones beligerantes atacan o se apoderan de propiedades eclesiásticas

Una niña sudanesa que huyó del conflicto en la región sudanesa de Darfur, y que anteriormente había sido desplazada interna en Sudán, pasa junto a refugios improvisados, cerca de la frontera entre Sudán y Chad, mientras se refugia en Borota, Chad, 13 de mayo de 2023. (Foto OSV News/Zohra Bensemra, Reuters)

Por Fredrick Nzwili

Un líder católico de Sudán del Sur está instando a la comunidad internacional a adoptar una postura firme para poner fin al conflicto entre las dos partes beligerantes en Sudán, ya que las muertes y los desplazamientos siguen aumentando en el mes aproximadamente desde que comenzó el conflicto el 15 de abril.

El arzobispo de Juba, Stephen Ameyu Martin Mulla, habló mientras la Iglesia católica de su país — que el Papa Francisco visitó en febrero — se preparaba para recibir a cientos de refugiados y retornados que huyen de los combates en Sudán.

La agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, calcula que, desde que comenzaron los combates, casi un millón de personas se han visto desplazadas, el número de desplazados internos asciende a 730,000 y 220,000 han huido a países vecinos. Más de un millón de refugiados vivían en Sudán antes del conflicto y ahora vuelven a ponerse en camino, buscando seguridad en Chad, Sudán del Sur, Egipto, Etiopía y la República Centroafricana.

“El pueblo sudanés (combatiente) escucharía si el mensaje fuera serio. Sé que muchas personas han hecho un llamamiento y no han escuchado”, dijo el arzobispo Mulla a OSV News en una entrevista telefónica el 17 de mayo. “Creo que si la comunidad internacional interviene con fuerza, dejarían de luchar”.

“Por ejemplo, Arabia Saudí tiene influencia sobre el gobierno de Sudán. Estados Unidos tiene un mayor poder e influencia sobre Sudán, junto con la ONU, pueden salvar al país de esta destrucción que estamos viendo ahora”, añadió el arzobispo Mulla.

La mortífera guerra que se desencadenó en Sudán el 15 de abril ha sembrado el caos en este país de mayoría islámica y árabe. Durante un mes, el ejército regular — las Fuerzas Armadas de Sudán, dirigidas por el general Abdel Fattah al-Burhan — y los paramilitares — las Fuerzas de Apoyo Rápido, dirigidas por el general Mohammed Hamdan Dagalo, también conocido como Hemedti — han intercambiado disparos de artillería pesada y bombas aéreas.

Las dos partes han aceptado varios acuerdos de alto el fuego humanitario y han celebrado la paz en la ciudad saudí de Yeda, en el Mar Rojo, pero los combates no han cesado.

Se desconoce el número exacto de muertos, pero se cuentan por centenares, y miles más han resultado heridos. Las familias siguen atrapadas en sus casas sin comida, agua ni medicinas, entre otras necesidades básicas, mientras los soldados luchan en batallas callejeras.

“Estoy en contacto con todos los obispos que están en Sudán, incluidos el arzobispo de Jartum y el obispo de El Obeid. La situación ha devastado a la Iglesia. Muchas iglesias están destruidas y saqueadas”, dijo el arzobispo Mulla.

“Sin embargo, las parroquias que están fuera de Jartum están a salvo. Port Sudan, en el Mar Rojo, donde reside el arzobispo de Jartum, está a salvo”, añadió.

El 13 de mayo, seis hombres armados atacaron una iglesia copta en Jartum, matando a cuatro personas, entre ellas un sacerdote y su hijo. El 24 de abril, dos cohetes alcanzaron los locales de la catedral católica María Reina de África, en la Diócesis de El Obeid. Las explosiones destruyeron parte de la casa de los sacerdotes y la puerta principal de la catedral. Según el arzobispo Mulla, la catedral de Jartum también ha sido objeto de actos vandálicos y la casa de los misioneros combonianos ha quedado destruida, tras ser alcanzada por cohetes.

Informes de principios de mayo indican que una iglesia presbiteriana de Bahri, distrito donde vive la mayoría de los cristianos de Jartum, sufrió disparos de munición.

“Todas las propiedades de la iglesia han sido tomadas por los grupos armados. Los mercados han sido saqueados y la iglesia y sus fieles son objetivos. La iglesia de Sudán necesita ayuda de la comunidad internacional”, dijo el padre James Oyet Latansio, secretario general del Consejo de Iglesias de Sudán del Sur, en una entrevista concedida a OSV News el 17 de mayo.

En la capital de Sudán, el arzobispo anglicano de Jartum, Ezekiel Kondo, dijo en una breve declaración obtenida por OSV News el 17 de mayo que hombres armados de las Fuerzas de Apoyo Rápido habían ocupado la Catedral de Todos los Santos y la habían convertido en una estación (de mando). Los hombres armados rompieron la puerta principal, saquearon oficinas y robaron vehículos de la diócesis, incluido el del arzobispo, a punta de pistola.

“Exigimos la salida inmediata y la retirada de estas fuerzas del recinto de la catedral”, declaró el arzobispo Kondo.

Los combates en zonas residenciales estaban poniendo en peligro las parroquias de Jartum. Sacerdotes y otros religiosos se congregaron en la localidad de Al Masalma, en el distrito de Jartum, según el arzobispo Mulla, y tendrán que trasladarse más lejos, al sur de Sudán.

La ONU dijo que se necesitaban 3,000 millones de dólares para proporcionar ayuda urgente a la población asolada por la guerra en Sudán.

El arzobispo Mulla dijo que la Iglesia ya estaba prestando ayuda a las personas que entrarían en el país desde Sudán como repatriados o como clero y personal.

“Cualquier clérigo que regrese de Jartum o del norte se integrará en el sistema de la Iglesia aquí en Sudán del Sur. Es decir, clérigos, mujeres y hermanos”, afirmó.

Dijo que las filiales de Caritas en todas las diócesis estaban dispuestas a acoger y ayudar a los repatriados a comenzar una nueva vida en Sudán del Sur.

“Esto está en consonancia con la política del gobierno. El Gobierno de Sudán del Sur ha dicho que ningún refugiado (que regrese) será alojado en campamentos. Se integrarán directamente en las comunidades, porque regresan a casa”, dijo, al tiempo que explicaba que las personas están siendo desalojadas en las ciudades de Renk y Paloch y trasladadas en avión a sus destinos.

El arzobispo pidió apoyo para Caritas en Sudán del Sur, afirmando que no es lo suficientemente fuerte como para proporcionar toda la ayuda que se necesita.

“Por eso estamos tratando de hacer un llamamiento a todos los colaboradores de Caritas a nivel internacional para que vengan en nuestra ayuda. Recuerden que nosotros también somos refugiados. Hemos estado en guerra, nuestras instituciones no eran fuertes y todavía no lo son”, dijo el arzobispo Mulla.

La nación más joven del mundo se independizó de Sudán en 2011, y los dos países todavía tienen ciudadanos viviendo en ambos lados.

OSV News
Written By
OSV News
More from OSV News
Catholic mother of 2 killed in Chiefs’ Super Bowl parade mass shooting
By Lauretta Brown Lisa Lopez-Galvan, a Catholic mother of two and beloved...
Read More
0 replies on “El conflicto de Sudán desplaza a casi un millón de personas; las facciones beligerantes atacan o se apoderan de propiedades eclesiásticas”