El arzobispo Shelton J. Fabre
es recibido como el nuevo líder
de la arquidiócesis

El arzobispo Shelton Fabre muestra el mandato que lo nombra Arzobispo de Louisville durante una Misa en el Centro Internacional de Convenciones de Kentucky en Louisville, KY el miércoles 30 de marzo de 2022. (Foto por Rick Musacchio, Diócesis de Nashville)

Cerca de 3,000 personas de la Arquidiócesis de Louisville, incluyendo a cientos del clero y religiosos, dieron la bienvenida a su nuevo pastor, el arzobispo Shelton Joseph Fabre, al convertirse en el 10º obispo y quinto arzobispo en dirigir la región histórica del centro de Kentucky.
Es sucesor del arzobispo emérito Joseph E. Kurtz, quien ha servido como Arzobispo de Louisville desde 2007.

La Misa de Instalación, celebrada en el Centro Internacional de Convenciones de Kentucky en el centro de Louisville, comenzó con una lectura del mandato apostólico del nuncio papal, el arzobispo Christophe Pierre. El nuncio, similar a un embajador, causó risas en la ceremonia al señalar la dificultad de pronunciar correctamente la palabra Louisville y otras palabras de áreas donde el arzobispo Fabre ha servido: New Orleans, Baton Rouge y la Diócesis de Houma-Thibodaux.

Seminaristas de la Arquidiócesis de Louisville y otros jóvenes se prepararon para la procesión de apertura de la Misa de instalación del arzobispo Fabre el 30 de marzo. La procesión pasó por el área de la cocina del centro de convenciones. (Foto del periódico The Record por Marnie McAllister)

De manera más seria, le dijo a la congregación y a los que miraban la transmisión en vivo: “Comienza una nueva era”.

Agradeció por el servicio del arzobispo Kurtz, por su tiempo como Obispo de Knoxville, su servicio en la Arquidiócesis de Louisville y como líder nacional en la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

“Gracias por sus décadas de servicio dedicado”, le dijo el arzobispo Pierre.

Al arzobispo Fabre, le dijo: “Tienes grandes zapatos que llenar”.

El arzobispo Shelton J. Fabre celebró la Liturgia de la Eucaristía durante su Misa de instalación el 30 de marzo en el Centro Internacional de Convenciones de Kentucky. Es sucesor del arzobispo emérito Joseph E. Kurtz, izquierda. (Foto del periódico The Record por Marnie McAllister)

Alentó al nuevo arzobispo a estar cerca del pueblo de Dios y citó parte del discurso de apertura del papa Francisco de la Conferencia Internacional sobre el Sacerdocio del 17 de febrero.

“La cercanía al Pueblo de Dios, una cercanía que, enriquecida por esas otras formas de cercanía, invita y, de hecho, exige que imitemos el propio ‘estilo’ del Señor”, citó el nuncio.

“Ese estilo es de cercanía, compasión y ternura, en el que actuamos no como jueces, sino como buenos samaritanos que reconocen las heridas de nuestro pueblo, sus sufrimientos silenciosos, la abnegación y los sacrificios hechos por tantos padres y madres para mantener a sus familias. Que reconocen, también, los efectos de la violencia, la corrupción y la indiferencia que, a su paso, buscan sofocar toda esperanza.

Los miembros de la familia del arzobispo Shelton J. Fabre, así como sus amigos e invitados inclinaron la cabeza en oración durante su Misa de instalación. (Foto del periódico The Record por Ruby Thomas)

“Un estilo de cercanía que nos permite derramar bálsamo sobre las heridas y proclamar un año de favor del Señor. Es imperativo recordar que el pueblo de Dios espera encontrar pastores al estilo de Jesús”.

El arzobispo Pierre concluyó invocando la intercesión de San José y la Santísima Madre María.

Después de su discurso, el nuncio presentó el mandato al arzobispo Fabre, quien lo mostró a los sacerdotes, obispos y cardenales en la plataforma que servía como santuario y luego bajó a donde la congregación se encontraba para compartirlo con la asamblea.

El arzobispo Shelton Fabre, arriba a la derecha, y el arzobispo Christophe Pierre, nuncio papal, se dieron la mano después de que el arzobispo Fabre recibió un mandato que lo nombraba Arzobispo de Louisville. (Foto del periódico The Record por Kayla Bennett)

Su instalación formal concluyó cuando el arzobispo Kurtz y el nuncio lo guiaron a la silla del obispo, la cátedra, donde recibió su báculo, un bastón de madera pulida.

Durante su homilía, el arzobispo Fabre hizo uso de la broma del nuncio y pronunció Louisville, Lou-ah-vul, con una risa, diciendo: “¡Practiqué y lo entendí! … Que todos los problemas se resuelvan tan fácilmente”.

Continuó destacando un tema que también subrayó la noche anterior en las vísperas: la unidad en Jesucristo.

Individuos de diversos grupos étnicos y culturales esperaron su turno para leer las oraciones de los fieles en sus idiomas nativos durante la instalación del arzobispo Shelton J. Fabre el 30 de marzo. (Foto del periódico The Record por Ruby Thomas)

Pidió a la congregación que mantuviéramos “nuestros ojos enfocados en él; enfocados en las cosas que nos unen en lugar de las cosas que nos dividen”.

Fue respondido con aplausos.

Agregó que la Arquidiócesis de Louisville es “rica en diversidad cultural” y pidió que la gente se una “porque estamos juntos en esto”.

Un coro cantó durante la instalación del arzobispo Shelton J. Fabre el 30 de marzo. (Foto del periódico The Record por Ruby Thomas)

Su mensaje se reflejó en la oración y la música del día que abarcaron culturas, idiomas y períodos de tiempo. Los idiomas incluidos fueron el vietnamita, el criollo francés, el tagalo, el coreano, el alemán, el malayalam (un idioma hablado en el suroeste de la India), el swahili y el español.

Después de la Misa, cientos de personas hicieron fila para dar la bienvenida al nuevo arzobispo. Recibió a simpatizantes durante unas dos horas en el vestíbulo del centro de convenciones.

El arzobispo de Louisville Shelton J. Fabre dio la bendición final cuando su Misa de Instalación concluyó en el Centro Internacional de Convenciones de Kentucky el 30 de marzo en el centro de Louisville. (Foto del periódico The Record por Marnie McAllister)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *