Consuela a Mi Gente —
Únase a nosotros para una procesión
Eucarística en la fiesta de Corpus Christi

Archbishop Shelton J. Fabre

No hace falta decir que el enfoque de la Iglesia está SIEMPRE en nuestra apreciación y respeto por la Eucaristía. Sin embargo, hay dos celebraciones del año de la Iglesia que elevan ante nosotros de una manera muy especial nuestro aprecio y comprensión de la Eucaristía. La primera es en la Misa de la Cena del Señor, que tiene lugar el Jueves Santo, y la segunda es la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, o Corpus Christi. Aquí en los Estados Unidos la Fiesta del Corpus Christi se celebra el domingo después de la celebración de la Santísima Trinidad. Este año, en la fiesta del Corpus Christi, iniciamos nuestro tiempo de Avivamiento Eucarístico. Por lo tanto, en este momento quiero compartir algunas reflexiones sobre la Eucaristía y la Fiesta del Corpus Christi.

Al centrarnos de manera especial en la Eucaristía, la fiesta del Corpus Christi nos invita a recordar que en la celebración de la Misa expresamos nuestra fe en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, lo que significa que creemos que Jesús está realmente presente en el pan y el vino consagrados. “En el Santísimo Sacramento de la Eucaristía están “contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero”. (“Catecismo de la Iglesia Católica”, no. 1374) Al inclinarnos o hacer genuflexión respetuosamente en el momento de la recepción de la Eucaristía, mostramos nuestra admiración y aprecio por el Señor presente en la Eucaristía.

Sin embargo, nuestro respeto por la Eucaristía no es algo que se limite a la celebración de la Misa solamente. “La Iglesia católica ha dado y continúa dando este culto de adoración que se debe al sacramento de la Eucaristía no solamente durante la misa, sino también fuera de su celebración: conservando con el mayor cuidado las hostias consagradas, presentándolas a los fieles para que las veneren con solemnidad, llevándolas en procesión en medio de la alegría del pueblo” (“Catecismo de la Iglesia Católica”, no. 1378). Además de la adoración eucarística fuera de la Misa, la iglesia también afirma que llevar la Eucaristía en procesión es también una forma de venerar al Señor en la Eucaristía. En apoyo de esto, existe la maravillosa tradición en la Iglesia de emprender una procesión Eucarística en la fiesta del Corpus Christi. Me complace anunciar que el domingo 19 de junio, después de la Misa del mediodía en la Catedral, una Procesión del Corpus Christi con el Santísimo Sacramento continuará a través de varias cuadras del centro de Louisville. Esto será seguido por un tiempo para la adoración y la oración en la Catedral y concluirá con la Bendición a las 3:00 p.m. y una recepción de helados. Todos están invitados a asistir.

Además de nuestra creencia en la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía, hay al menos dos entendimientos de fe adicionales que personalmente creo que se expresan en una Procesión de Corpus Christi. La primera es que una Procesión de Corpus Christi expresa nuestra voluntad de seguir al Señor mientras nos abrimos camino por la vida. La vida hoy puede ser desafiante y difícil. Las decisiones importantes que tenemos que tomar pueden ser complejas y complicadas. Al seguir en procesión detrás de nuestro Señor Eucarístico, es una clara indicación de que estamos dispuestos a seguir a nuestro Señor Jesucristo en todos los aspectos de nuestras vidas. Si se lo permitimos, Jesucristo nos guiará a través de las tormentas de la vida a medida que lo sigamos.

La segunda comprensión de la Eucaristía que indica una Procesión de Corpus Christi es nuestro deseo como discípulos de Jesucristo de llevar a Jesucristo al mundo entero. Estamos llamados a vivir la realidad de la Eucaristía cuando salimos de la celebración de la Misa, lo que significa que, porque hemos recibido al Señor en la Eucaristía, debemos llevar su presencia amorosa a los demás a través de nuestras palabras y acciones. Una procesión de Corpus Christi es una indicación externa de nuestro entendimiento de que debemos llevar la presencia de Jesús a todos los lugares más allá de los muros de la Iglesia: a nuestros hogares y escuelas, a nuestro lugar de trabajo y al mercado y, de hecho, a las calles y a todos los lugares donde vamos todos los días. En una procesión de Corpus Christi, literalmente llevamos la presencia de Jesucristo más allá de las paredes de la iglesia, lo que indica nuestro deseo de traerlo al mundo. Por favor, considere unirse a nosotros para la Procesión de Corpus Christi mientras seguimos al Señor y lo llevamos a los demás.

¡No hace falta decir que junio está dedicado a los papás! Les deseo un FELIZ DÍA DEL PADRE a todos los que son papás o son como papás para los demás. Oramos para que, a través de la intercesión de San José, padre adoptivo de nuestro Señor Jesucristo y santo patrón de todos los papás, Dios les otorgue abundante gracia y bendiciones a todos. ¡Gracia y paz para ustedes!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *