Alegría, esperanza contagiosa en Encuentro

Por Norma Montenegro Flynn,  Catholic News Service

GRAPEVINE, Texas — La alegría, esperanza, energía y el espíritu de colaboración son contagiosos entre los participantes del Quinto Encuentro Nacional, dijo un seminarista mexicoamericano de 22 años.

El seminarista dijo que se siente enriquecido por el intercambio de ideas sobre las necesidades pastorales que incluyen vocaciones y los jóvenes adultos. También cree que sus contribuciones serán valiosas para fortalecer el ministerio hispano católico en los Estados Unidos.

“En la escuela teorizamos mucho y luego vienes aquí, y vuelves a la realidad para ver cuáles son las necesidades de la iglesia”, dijo el seminarista, quien no quiso que se usara su nombre, a Catholic News Service. “Una cosa que me sorprendió es la cantidad de jóvenes, jóvenes líderes, jóvenes que trabajan para diferentes diócesis, es algo que no esperaba que fuera una realidad”, agregó.

Los participantes del Encuentro, aproximadamente 3,200 líderes de ministerios hispanos, obispos y miembros de organizaciones y movimientos eclesiales, continuaron un día completo de consulta y discernimiento el 22 de septiembre en 28 áreas ministeriales y 10 prioridades que incluyen evangelización y catequesis, familia, inmigración, justicia y paz, y jóvenes y adultos jóvenes hispanos.

Durante una sesión plenaria de la tarde, los representantes regionales destacaron las contribuciones de los jóvenes conocidos como “dreamers”, “soñadores”, beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. Muchos formaron parte del proceso de Encuentro pero no pudieron estar presentes en la reunión en Texas por temor a ser detenidos y deportados debido a las fuertes leyes de inmigración del estado. Fue un momento conmovedor en el que el público aplaudió en solidaridad con ellos.

“Tengo muchas esperanzas con los resultados de este Encuentro, de que regresaremos a casa y realmente traeremos conciencia al mundo entero, que vamos a hacer una diferencia en las vidas de aquellos que nos necesitan”, dijo la hermana Norma Pimentel, delegada del Encuentro, a CNS. Como hermana de las Misioneras de Jesús, la hermana Pimentel es directora ejecutiva de Catholic Charities of Rio Grande Valley en Texas.

Otros temas incluyeron apoyar a las mujeres hispanas en liderazgo; la necesidad de continuar el papel de una iglesia misionera que llega a los demás; más acceso a puestos de liderazgo a todo nivel; y guiar, ser mentores para jóvenes adultos como líderes del ministerio.

A diferencia de Encuentros anteriores donde se desarrolló un plan pastoral nacional después de la reunión nacional, los resultados del Quinto Encuentro, o V Encuentro, se reunirán en un documento final que se compartirá con todas las diócesis, para que las parroquias y diócesis puedan utilizarlo para reforzar y fortalecer sus grupos de ministerio hispano.

La razón es que la comunidad hispana católica en la iglesia se ha vuelto grande y diversa en sus necesidades y realidades, y lo que tiene sentido en San Antonio tal vez no tiene sentido en otras diócesis como Green Bay, Wisconsin o Tulsa, Oklahoma, explicó el arzobispo Gustavo García-Siller de San Antonio en una entrevista con CNS. El arzobispo preside el Comité de Diversidad Cultural en la Iglesia de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

“Cada diócesis ha estado en un proceso diferente incluso en el (quinto) Encuentro”, dijo el arzobispo García-Siller.

También señaló que la participación de los obispos de la mayoría de las diócesis y arquidiócesis muestra su apoyo a la comunidad hispana y el compromiso de seguir adelante.

“Lo principal es que los obispos, y lo ven con la presencia de los obispos (en esta reunión), estamos asumiendo este caminar junto con el pueblo de Dios en la Iglesia Católica en la que muchos, muchos, muchos son católicos por el bien de toda la iglesia”,
dijo el arzobispo García-Siller.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *