Vida en Cristo —
Los Dones de Nuestra Iglesia

Jennifer Kluge

La Asociación Nacional de Músicos Pastorales (NPM) fue fundada en 1976 con la misión de fomentar el arte de la liturgia cantada. Creada para responder a las necesidades de nuestra Iglesia después del Concilio Vaticano II, apreciamos los dones que todos los músicos pastorales brindan a nuestra Iglesia. ¡Cuán rica es nuestra liturgia cuando invitamos a todos a participar y a tener un encuentro con cada persona en su vida diaria! Para lograr esto, la inclusión de diversos grupos es vital. La Iglesia y NPM, necesitan tener a personas de todas las culturas, idiomas y tradiciones para formar parte de nuestra misión. Ya sea que venga de Centroamérica, de Asia y las Islas del Pacífico, o de África, NPM quiere incluir sus voces.

NPM sabe que aquellas personas que sirven a la Iglesia a través de la música no son necesariamente músicos profesionales. Algunos lo son, pero muchos son voluntarios, como miembros del coro, líderes de canto, cantores, guitarristas, bateristas, otros músicos de conjunto y más. Yo también soy miembro voluntario del coro y cantor y me encanta que NPM valore mis dones y talentos y me ayude en mi ministerio para servir a Jesús y a nuestra Iglesia.

Nuestro Consejo Nacional está compuesto por la Junta Directiva, los Presidentes del Foro, los Representantes Regionales, yo misma como Directora Ejecutiva y nuestro Moderador Episcopal, el obispo Mark Seitz de El Paso. Más del 25% de estos líderes son hispanos o latinos o hablan español con fluidez. Nuestros miembros hispanos y miembros líderes provienen de toda América Latina, el Caribe y Estados Unidos; sus diferentes orígenes proporcionan una mayor riqueza a NPM y a nuestra Iglesia. Esta diversidad de dones alienta a NPM a identificar más formas de compartir la riqueza de estas historias. Es de vital importancia que la buena liturgia se dé con los fieles en donde se encuentren y asegurar que todos los miembros del Cuerpo de Cristo estén representados. Podemos dar los primeros pasos importantes para hacer realidad este objetivo. Y aunque no hablo español (¡todavía!), me encanta cómo el Espíritu Santo me llena cuando vivo la experiencia de lo que ofrecen los demás para recordarme que muchas partes forman el único Cuerpo de Cristo.

¿Qué dones traen ustedes a nuestra Iglesia? Cuando asisten a Misa, ¿les dice algo y los encuentra tal y como son? Los invito a unirse a nosotros en el Instituto: Transformados y Renovados, presentado por NPM, OCP y la Arquidiócesis de Louisville. Creemos que esta es una gran oportunidad para aprender más sobre su ministerio, conocer a otros músicos y escuchar cómo NPM puede apoyarlo.

Jennifer Kluge es la Directora Ejecutiva de NPM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *