Vida en Cristo — El papel de los laicos en la Iglesia

Father Jerry Bell

Uno de los sabios de la India ha escrito una hermosa historia sobre cuatro personas santas que llegaron a un lugar extraño encerrado por un muro alto. Decidieron escalar la pared con una escalera. Tan pronto como el primero ascendió a la cima de la pared, se echó a reír a carcajadas.

“¡Ja, ja, ja!” Y saltó. El segundo también ascendió, se rio en voz alta y saltó; y lo mismo hizo el tercero. Cuando el cuarto llegó a la cima de la pared, encontró que abajo había un gran y hermoso jardín que contenía agradables arboledas y hermosas frutas. Aunque fuertemente tentado a saltar y disfrutar de la escena, resistió la tentación y, bajando la escalera, predicó las alegres noticias sobre el hermoso jardín a los forasteros.

Todos los cristianos deben hacer lo mismo en relación con las Buenas Nuevas de Jesucristo. La Iglesia es una familia de todos sus miembros. Es el cuerpo de Cristo. Cantamos: “Todos son bienvenidos”. De hecho, cada persona es un individuo único creado por Dios y debe compartir la vida de Dios, aquí en la tierra y para siempre en el jardín de Dios, el Reino de Dios, el cielo.

Desde el principio, Dios ha hablado a través de la creación, los profetas, las Escrituras y la Ley. Pero, Dios habló final y totalmente a través de Su Palabra, Jesucristo. A Jesús se le dio la misión de mostrarle al mundo y a toda su gente el amor del Padre y el camino del Reino, el camino de Dios, la forma en que debía ser desde el principio. Llamó y envió discípulos para continuar su misión. La Iglesia debe llevar a cabo la misión de Jesús, traer justicia a la tierra, la restauración del orden de Dios. Se compone de sacerdotes, religiosos y laicos. Cada uno tiene un papel único que desempeñar en la Iglesia. Cada uno es crucial y se complementan entre sí, como las partes del cuerpo humano, cada una con su propia función, todas trabajando juntas.

Todos sabemos lo que hacen los sacerdotes, diáconos, hermanas y hermanos religiosos para llevar a cabo la misión de Jesús y la Iglesia. Sirven a la Iglesia de manera oficial y pública. Pero, debido a nuestro bautismo, todos los cristianos deben compartir esa misión. El bautismo nos inicia en la familia de la Iglesia de Cristo. Nuestro bautismo nos muestra que somos dignos de amor y que somos capaces de amar. Como dice el Rito del Bautismo, todos compartimos la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Cada cristiano está sellado con el Espíritu Santo y comparte el papel sacerdotal, real y profético de Cristo. Cada uno está llamado a participar en la construcción del Reino de Dios. El Concilio Vaticano II de la Iglesia nos enseña claramente los diferentes roles en la Iglesia. Establece la importancia de los laicos en uno de sus documentos, El Decreto del Apostolado de los Laicos, el cual enseña que los laicos tienen un papel especial e indispensable en la misión de la Iglesia. Hay diversidad en el ministerio, pero unión de misión. El obispo del siglo XIX de Filadelfia, Pensilvania, el cardenal St. John Newman, dijo una vez: “Dios me ha encomendado un trabajo que no ha encomendado a otro. Tengo mi misión. Puede que nunca lo sepa en esta vida, pero me lo dirán en la próxima. Oh Dios mío, me pongo sin reservas en tus manos”.

La mayoría de los laicos cumplen su función y responsabilidad bautismal a través de la vocación del matrimonio y de criar a una familia, la base de la sociedad. Los laicos deben ser levadura en el mundo. Eso significa modelar el camino de Dios en casa, en el trabajo, en la escuela en nuestro entorno social. Los laicos participan en la evangelización y santificación de todos. Ellos, con el Evangelio para guiar y la ayuda del Espíritu Santo, deben promover y mejorar el orden temporal. Todos están llamados a ser abnegados y espirituales al vivir y “predicar” el Evangelio.

Al mirar alrededor de la comunidad latina, lo veo claramente en el amor y la devoción de los padres hacia sus hijos. Los traen a la Iglesia, y los forman y capacitan en los caminos del Reino.

Muchos están involucrados en el estudio de las Escrituras, grupos de oración y canto, el ministerio del lector, ministro de la Sagrada Comunión y de hospitalidad etc. Muchos están involucrados en la devoción y preparación para el altar de Nuestra Señora de Guadalupe, el Vía Crucis el Viernes Santo, el amor y la compasión mostrados por la muerte de sus seres queridos. Veo esa devoción cuando nos reunimos cada domingo mientras celebramos la Eucaristía con la Palabra de Cristo y el Sacramento del altar.

Que todos podamos reclamar nuestro valor como miembros del Cuerpo de Cristo y alabar y dar gracias por el regalo de nuestra fe y el privilegio de vivir y compartirlo.

El padre Jerry Bell es un sacerdote retirado de la Arquidiócesis de Louisville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *