Vida en Cristo — El Amor en el Matrimonio

Eva Gonzalez

En este año de las familias y con motivo especial de los 5 años de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, es importante tornar nuestra mirada a dicha exhortación que nos ilumina e invita a reflexionar en nuestro diario vivir.

El capítulo sobre el amor en el matrimonio abre con la cita bíblica de 1 Corintios 13: 4-7

“El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no hace alarde, no es arrogante, no obra con dureza, no busca su propio interés, no se irrita, no lleva cuentas del mal, no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”.

En un matrimonio ambos traen consigo costumbres de sus familias y costumbres propias que han desarrollado durante su vida y, en donde además aunamos las propias personalidades. Esto nos indica, que habrá algunas diferencias. Habrá cosas nuevas que ambos adopten en su nueva vida de matrimonio como también cosas que les sean similares a ambos.

No somos perfectos, sin embargo, el matrimonio es un trabajo de día con día en donde cultivemos y desarrollemos todo aquello que ayude para vivir en comunión.

A continuación, agrego algunos extractos de la exhortación que hacen referencia a algunas características de la cita bíblica de San Pablo en su Carta a los Corintios,

“Si no cultivamos la paciencia, siempre tendremos excusas para responder con ira, y finalmente nos convertiremos en personas que no saben convivir, antisociales, incapaces de postergar los impulsos, y la familia se volverá un campo de batalla”;

“El amor no es sólo un sentimiento, sino que se debe entender en el sentido que tiene el verbo «amar» en hebreo: es «hacer el bien»”;

La envidia es una tristeza por el bien ajeno, que muestra que no nos interesa la felicidad de los demás, ya que estamos exclusivamente concentrados en el propio bienestar;

En la vida familiar no puede reinar la lógica del dominio de unos sobre otros, o la competición para ver quién es más inteligente o poderoso, porque esa lógica acaba con el amor;

El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme;

Nuestro Señor aprecia de manera especial a quien se alegra con la felicidad del otro;

El amor convive con la imperfección, la disculpa, y sabe guardar silencio ante los límites del ser amado;

El amor confía, deja en libertad, renuncia a controlarlo todo, a poseer, a dominar;

El amor no se deja dominar por el rencor, el desprecio hacia las personas, el deseo de lastimar o de cobrarse algo.

Los invito a reflexionar y a preguntarse ¿qué características necesito cultivar en mi matrimonio? ¿Cuáles necesito desarrollar para que reine el amor? Para ver el texto completo vayan al sitio web del vaticano e indiquen Amoris Laetitia en español o pueden acceder desde el sitio web del Ministerio Hispano en https://www.archlou.org/church-documents-documentos-de-la-iglesia/

Eva Gonzalez es Directora de Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Louisville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *