Testigos del amor de dios – Sagrada Escritura y Teología

F. Javier Orozco

Este artículo es parte de una serie enfocada en diferentes áreas ministeriales. Los artículos son presentados bajo la perspectiva del proceso del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina.

Una de las características más perceptibles de la Iglesia Católica es nuestra identidad como Pueblo de Dios. Esta imagen e identidad como “pueblo” nos ayudada a valorar no solo el hecho de que somos llamados a ser una comunidad unida, sino que también somos llamados a ser un pueblo “peregrino” — un pueblo que camina y marcha por el mundo.

Como comunidad en marcha o pueblo peregrino, hemos tenido que encontrar la manera de discernir juntos la voluntad divina, permaneciendo fieles al llamado de Dios en cada paso de nuestras vidas. Y en nuestro caminar a través de la historia, también, hemos encontrado distintas maneras de expresar nuestra fe, esperanza y caridad como respuesta a la revelación o gracia de Dios. Desde una vista pueblerina o sencilla, podríamos decir que las diferentes expresiones de fe son parte de nuestra teología popular o forma cultural de entender y vivir nuestra fe.

Sin embargo, desde un punto formal o académico, hay que afirmar que nuestras expresiones de fe, esperanza y caridad apuntan más allá de la experiencia cultural y encuentran su principio y fuente en la Sagrada Escritura y Tradición (Teología). Como ya lo dice el Magisterio de la Iglesia en su Constitución Dogmática, Dei Verbum, sobre la divina revelación: “Así, pues, la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura están íntimamente unidas y compenetradas. Porque surgiendo ambas de la misma divina fuente, se funden en cierto modo y tienden a un mismo fin” (n. 9).

En nuestra fe y servicio común, es importante reconocer, guardar y compartir esta doble expresión o fuente — Sagrada Escritura y Tradición — que viene de Cristo y el Espíritu Santo para nuestro bien. Es esta divina fuente o divina revelación, también, la que da punto de partida a toda teología católica, ya que la teología católica busca comprender y reflejar la verdad de Cristo y la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas. Bajo la inspiración del Espíritu Santo y la interpretación del Magisterio de la Iglesia, todos los bautizados somos llamados a contribuir a nuestra vida eclesial y sus enseñanzas — cada uno desde su vocación particular.

Con esta enseñanza en mano, entonces, podemos caminar llenos de confianza, sabiendo que nuestro caminar y peregrinación nunca van más allá de Jesús y su verdad en el Espíritu. Más aun, a través de nuestra cercanía a las palabras y enseñanzas de Jesús y su Espíritu de verdad podemos proclamar que Jesús es la Palabra de Dios Encarnada (Juan 1, 14), y es el camino, la verdad y la vida (Juan 14, 6).

Nosotros, como pueblo católico, peregrino e hispano, podemos dar testimonio del acompañamiento de Jesús en nuestras familias y comunidades. Durante nuestros procesos del V Encuentro pudimos ver, sentir y vivir las diferentes maneras en las cuales nuestro caminar ha sido de discípulos misioneros, testigos del amor de Dios. En nuestras reflexiones, tanto al nivel local como nacional, pudimos acentuar como la palabra de Dios ha sido fuente de nuestra religiosidad popular y espiritualidad hispana.

Y en nuestra oración comunitaria del V Encuentro, fuimos atentos a esta vocación misionera, orando a Jesús constantemente para que nos diera la gracia de seguir sus pasos en Emaús—compartiendo la palabra de Dios con nuestro prójimo en la fracción del pan. Ahora, como discípulos misioneros, seguimos dando testimonio de nuestro encuentro con Cristo, fieles a la misión de ir en salida, proclamando la Buena Nueva (Mateo 28, 18-20).

En salida misionera, hacemos nuestras las palabras de Dei Verbum: “[El] Santo Concilio exhorta con vehemencia a todos los cristianos …a que aprendan ‘el sublime conocimiento de Jesucristo,’ con la lectura frecuente de las divinas Escrituras. ‘Porque el desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo’” (n.25). ¡Sigamos viviendo y caminado con Jesús!

F. Javier Orozco, PhD es el Director Ejecutivo de Asuntos de Dignidad Humana e Interculturalidad en la Arquidiócesis de St. Louis, y el Fundador & Consultor Principal de convivenciachurch
project.org

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Esperanza en El Señor — Reciban cenizas con humildad
¡Una pequeña mancha de ceniza en la frente tiene gran atracción en...
Read More
0 replies on “Testigos del amor de dios – Sagrada Escritura y Teología”