Testigos del amor de Dios – Evangelización y misión

Fr. Rafael Capó

Este artículo es parte de una serie enfocada en diferentes áreas ministeriales. Los artículos son presentados bajo la perspectiva del proceso del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina.

Al prepararse la Iglesia para la canonización del beato Pablo VI en el mes de octubre, el mensaje del Santo Pontífice en su gran encíclica “Evangelii Nuntiandi” continúa resonando en la enseñanza del papa Francisco y en el tiempo de gracia y retos que la Iglesia está viviendo en los Estados Unidos. “La evangelización es la esencia de la misión de la Iglesia”, escribió Pablo VI, y nuestro Santo Padre Francisco, en “La Alegría del Evangelio”, toma de nuevo el mismo mensaje, insistiendo en cómo la evangelización es la gracia y la vocación propia de la Iglesia, su más profunda vocación y misión.

Los Obispos de los Estados Unidos han tomado este mensaje seriamente y lo han puesto en el centro del proceso del V Encuentro Nacional del Ministerio Hispano que se está llevando a cabo por toda la nación, en parroquias, diócesis y regiones, esperando la reunión nacional de delegados en el mes de septiembre. Este Encuentro Nacional tiene la intención de reflexionar y discernir cómo implementar la respuesta de evangelización de la Iglesia al creciente número de hispanos, pero al mismo tiempo, invitar a nuestros hermanos y hermanas latinos a ser protagonistas de la misión evangelizadora de la Iglesia.

Delegados de la Arquidiócesis de Louisville se preparan para unirse al resto de los participantes del sureste en la reunión nacional en Texas. Ellos discutirán sobre la “Evangelización y Misión” como una de las principales prioridades ministeriales de la Iglesia en los Estados Unidos. Tanto a nivel diocesano y en el Encuentro regional dirigido por SEPI (Oficina de Obispos del Sureste e Instituto Pastoral para el Ministerio Hispano) en Miami, la evangelización fue vista por los delegados como el tema que impregna todas las áreas pastorales discutidas.

Consciente o inconscientemente, las discusiones que tuvieron lugar durante el proceso del V Encuentro en la reunión regional en Miami, reflejan el llamado del beato Pablo VI a la evangelización y a la ardiente invitación del papa Francisco a salir en misión, llenos de alegría y celo, comenzando con un encuentro personal con Cristo que lleva a un proceso de discipulado misionero.

Estos son algunos temas comunes e ideas sobre evangelización y misión que están detrás de esas conclusiones preliminares. Estos tienen la conexión al mensaje del papa Francisco y puede inspirarnos a todos a vivir nuestra vocación bautismal.

1. Cada uno está llamado a evangelizar. En efecto, todos los bautizados, cualquier persona que verdaderamente a experimentado el amor de Dios no necesita mucho tiempo o una capacitación larga para salir y proclamar ese amor. Debemos insistir en la universalidad del llamado y la obligación a la evangelización, tanto como insistimos en la necesidad de formación para todos.

2. La realización personal se vive por medio de la evangelización. Cuando la Iglesia llama a todos los cristianos a tomar la tarea de la evangelización, simplemente está apuntando a la fuente de la auténtica realización personal. Es en el compartir la alegría de un encuentro con Cristo que descubrimos el verdadero significado de nuestra vida.

3. La Evangelización comienza con nuestra propia relación con Jesús. Antes de responder con estrategias y planes para evangelización, cada uno de nosotros necesita redescubrir nuestra propia experiencia de la relación con el Señor y caminar en fidelidad para mantener ese fuego en llamas.

4. Todos los evangelizadores deben ser alegres. Todos somos llamados, incluso en el entorno de nuestras ansiedades, crisis y dificultades, de dejar que nuestras vidas se llenen con la alegría del Evangelio y volverse evangelizadores llenos de esperanza.

5. Estamos llamados a tener un encuentro con la gente. Necesitamos redescubrir el llamado a la comunión y a la cultura del encuentro que define nuestra Iglesia católica. Su misión es tener un encuentro con otros en donde se encuentren y compartir con ellos la nueva vida en Cristo.

6. Somos llamados a salir de nuestra zona de confort. La misión de la Iglesia no es la de mantener estructuras de Iglesias, sino salir continuamente a las periferias, tener un encuentro con el rebaño y llevarlo al acogimiento del Buen Pastor.

7. Todos somos llamados a ser discípulos misioneros. La combinación de ambas palabras reflejan el llamado a “embarcarse en un nuevo capítulo de evangelización marcado por la alegría del evangelio”. Los discípulos misioneros son necesarios para cumplir el llamado a la evangelización.

Así como el papa Francisco insiste y el V Encuentro ha redescubierto, la Iglesia no puede continuar hacienda las cosas igual. Todos necesitamos cumplir nuestra misión de una manera nueva y esa manera es la de discípulos misioneros. Esta no es una parroquia o programa pastoral, sino que es una manera de vivir como miembros bautizados de la Iglesia católica.

El beato Pablo VI, seguido por San Juan Pablo II, después Benedicto XVI y ahora Francisco, han llamado por una Nueva Evangelización. Depende de cada uno de nosotros cumplir esta misión y de vivir la alegría del Evangelio como discípulos misioneros, testigos del amor de Dios, así como lo proclama el tema del V Encuentro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *