Tenemos Curiosidad —
¿Cómo un sacerdote reconoce
su llamado para servir a Dios?

Padre Juan Luis Orozco

Este escrito es parte de una serie enfocada a dar respuestas a preguntas realizadas por jóvenes.

Cuando Dios llama a servir, se siente en el corazón de uno el gran deseo de responderle y, cuando uno responde al llamado le llamamos vocación. Si Dios llama y no le respondes, entonces podríamos decir que no es vocación, porque cada llamado necesita una respuesta. Aunque en mí, cuando Dios me hizo el llamado en mi adolescencia, yo no tenía claro que quería Dios de mí, pero Dios puso en mi camino a personas que me fueron ayudando a descubrir mi vocación. En mi caso muy particular fue un sacerdote el que me invitó a conocer la vida sacerdotal y fue cuando comenzó el proceso de mi vocación, y se fue clarificando dentro de la formación del seminario.

Tuve la certeza de ser sacerdote el día de mi ordenación sacerdotal cuando el Obispo hizo la oración consagratoria y la imposición de manos. En verdad, mi vida se transformó porque la vida de sacerdote es muy grata. Puedo servir a Dios ayudando a muchos necesitados de escucharlo y experimentar su gracia y su misericordia.

Cada día voy descubriendo nuevas maneras de seguir respondiendo a Dios y de servirle con generosidad, pero sin duda alguna lo más importante es tener una buena relación con Dios, por medio de la oración y la vivencia de los sacramentos y sobre todo en la Eucaristía.

Te invito a que seas dócil al llamado que Dios te hace para servir ya que el mundo te necesita, escucha en tu interior a Dios y sé un instrumento para que Dios pueda llegar a los demás y verás como Dios nunca falla si confías en Él.

El padre Juan Luis Orozco es párroco asociado de la parroquia St. Peter the Apostle en Louisville , KY. Y la parroquia St. James en Elizabethtown, KY.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *