Servicios para la comunidad hispana se expanden

Claudia Bejarano

Claudia Bejarano se unió a su doble puesto sirviendo tanto en la Oficina del Ministerio Hispano como en Caridades Católicas de Louisville el verano pasado.
Su puesto de reciente creación, coordinadora de servicios para hispanos, está diseñado para hacer que los servicios y programas sociales realizados por asociados comunitarios sean más accesibles para la comunidad hispana en la Arquidiócesis de Louisville.

Ella trabaja en estrecha colaboración con Eva González, directora de la Oficina de Ministerio Hispano, y el diácono Lucio Caruso, director de misión de Caridades Católicas.

González dijo que los esfuerzos de colaboración entre las agencias han sido esenciales para mejorar las vidas de las personas a las que sirven.
Tanto el contexto social como el religioso son importantes para el desarrollo humano. Tener una persona de tiempo completo ha sido una ventaja para el trabajo de la Oficina de Ministerio Hispano, ahora podemos observar más de cerca esas necesidades sociales particulares en la comunidad y brindar orientación, referir a las personas y satisfacer la necesidad”, dijo Gonzalez.

En su poco tiempo sirviendo a la comunidad hispana en la arquidiócesis, Bejarano ha trabajado principalmente en la distribución de fondos que Caridades Católicas recibió del Fondo de Ayuda para COVID de Louisville Metro, cerca de $ 24,000.

Los fondos ayudaron a 46 personas en 21 hogares con elementos críticos tales como asistencia de renta e hipoteca y facturas de agua, electricidad, Internet y médicos, indicó. Los clientes son referidos principalmente a ella a través de Caridades Católicas y parroquias locales.

En muchos sentidos, siento que estoy ayudando a las personas que mi madre y yo solíamos ser cuando yo era más joven. La ayuda que llegamos a pedir, ahora puedo dársela a otras personas. Me hace salir de mi propio cuerpo y mente y es algo en lo que reflexiono”, indicó.

Bejarano nació en Cuba y llegó a los Estados Unidos a los 7 años de edad. Vivió por primera vez en Miami, pero ha llamado a Louisville su hogar desde los 11 años. Asistió a Bellarmine University, donde se graduó en ciencias políticas y también estudió relaciones internacionales e idiomas extranjeros. En Bellarmine, participó en un programa universitario llamado Pioneer Scholars para estudiantes universitarios de primera generación que describió como “una gran parte de mi experiencia universitaria”.

El diácono Caruso dijo que el puesto de coordinador de servicios para hispanos ha estado en proceso durante varios años. Él y González han trabajado en estrecha colaboración para identificar las necesidades dentro de ambas agencias, así como con los líderes parroquiales de la arquidiócesis y las comunidades hispanas a las que sirven.

Durante COVID, ella realmente ha actuado como trabajadora social distribuyendo fondos a las familias en el condado de Jefferson de una manera muy concreta”, dijo. “Esperamos que durante el próximo año pueda trabajar para satisfacer las necesidades de las familias en los condados más allá de Jefferson, donde hay núcleos de nuestros hermanos y hermanas latinos”.

Claudia Bejarano, coordinadora de servicios para hispanos, a la izquierda, da una bolsa llena con regaos de Navidad y ropa de invierno a Mercedes Sanchez ………en el campus de St. Rita ubicada en 8709 Preston Highway el 6 de enero en la Solemnidad de la Epifanía del Señor. Aproximadamente 23 familias recibieron regalos y ropa que fueron donados por Caridades Católicas. Las familias también recibieron sopa y pan donados por el programa culinario Common Table de Caridades Católicas. La Solemnidad de la Epifania del Señor conmemora la visita de los tres Reyes Magos al Niño Jesús.
En algunos países de habla hispana, el día de la fiesta se celebra con el intercambio de regalos y la comida de un tradicional pastel de Reyes con familiares y amigos.
(Fotografía de The Record por Ruby Thomas)

Caruso también señaló que, como parte de su cargo, Bejarano también guiará a los recién llegados de México y Centroamérica, al igual que lo hace el personal del departamento de Servicios de Migración y Refugiados de Caridades Católicas con los refugiados recién llegados.

“Está diseñado como una orientación cultural, enseñándoles sobre la vida diaria, el transporte, el banco, la educación pública”, dijo. “La belleza es que tenemos todos los recursos en su lugar con el departamento de Servicios de Migración y Refugiados”.

Aunque solo tiene 23 años, Bejarano ve su papel como un momento del círculo completo en su vida. Después de recibir su título de la universidad, hizo solicitud, fue aceptada y se estaba preparando para irse a una asignación del Cuerpo de Paz en Mozambique cuando se produjo la pandemia de COVID-19.

“Desde la secundaria, siempre me han interesado las relaciones internacionales. Durante mucho tiempo he querido concentrarme en ayudar a las personas en un sentido internacional, sin estar limitada a las fronteras de los países o por la etnia de las personas. Siempre me ha interesado el mundo y en ayudar a las personas sin importar en qué parte del mundo se encuentren”, mencionó.

La pandemia ha obstaculizado los esfuerzos de Bejarano, pero está decidida a ampliar su alcance este año. Ella planea continuar su trabajo utilizando fondos de subvenciones adicionales para ayudar a las familias hispanas fuera del condado de Jefferson que están luchando con los pagos de alquiler e hipoteca.

Si todo va bien, ella está entusiasmada por desarrollar un nuevo programa de preparación profesional y universitaria para estudiantes de preparatoria y sus familias a finales de este año. Ella espera comenzar el programa piloto en la parroquia Holy Name ubicada en South Third Street, adyacente a Caridades Católicas.

“Los padres de familia que provienen de la comunidad hispana a menudo no conocen cómo funciona el sistema educativo en los EE. UU., tanto en la escuela preparatoria como en la educación superior. Quiero mostrarles que no es tan difícil como creen que es”, indicó.

Quiero que los estudiantes comprendan que no necesariamente tienen que hacer lo que hacen sus padres. Puede que no signifique ir a la universidad. Hay muchas carreras que requieren formación certificada. Hay tantas opciones”, agregó.

Puede comunicarse con Claudia Bejarano en la Oficina de Ministerio Hispano al 502-290-4247 ó cbejarano@archlou.org.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *