Reunión del Ministerio Social Católico 2023, un ‘signo de fe, esperanza y amor cobrando vida’

Una mujer recibió la Comunión durante la Misa de envío de la Reunión del Ministerio Social Católico en Washington D.C., el 31 de enero de 2023. (OSV News Photo by Tyler Orsburn)

Por Kate Scanlon

WASHINGTON — Los oradores y participantes en la Reunión del Ministerio Social Católico de 2023 exploraron cómo los ministerios de justicia social de la iglesia a menudo se entrelazan, desde cómo el pecado del racismo afecta la vivienda hasta cómo las políticas económicas y sociales que elevan a las mujeres y las familias pueden salvar vidas del aborto y otras formas de violencia.

La conferencia, que tuvo lugar del 28 al 31 de enero en Washington, D.C., tomó su tema “Bienaventurados los que trabajan por la paz” del Sermón de la Montaña de Jesucristo (en Mt. 5:9), que según los organizadores “reconoce el llamado a sanar en un mundo quebrantado por el conflicto, la división y la desigualdad”. Más de 500 participantes se reunieron para la conferencia, que fue organizada principalmente por el Departamento de Justicia, Paz y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés), junto con otros departamentos de la USCCB y 20 organizaciones católicas nacionales.

El Obispo Auxiliar Bruce A. Lewandowski de Baltimore dijo a los participantes en su homilía en la Misa de apertura del 28 de enero que las amistades de Jesús “con la gente en las periferias, los marginados, rompieron las reglas”.

“Jesús llama amigos a todos”, dijo el Obispo Lewandowski. “Dijo que no hay amor más grande que dar la vida por tus amigos. Jesús vivió y murió por la amistad”.

El obispo dijo que la “amistad del Evangelio” es la “pieza central” del ministerio de Jesús, y está en el corazón del ministerio social de la Iglesia Católica.

La Hermana Patricia Chappell, una hermana de Notre Dame de Namur, dijo en un discurso plenario el 28 de enero que buscar la paz trabajando por la justicia “es un camino difícil de recorrer, mis hermanos y hermanas”.

Ella pidió el fin del “pensamiento de silos” entre los católicos, porque todos los temas de justicia están conectados, desde el cambio climático y los derechos de voto hasta la violencia armada y la pena de muerte.

En una sesión plenaria el 29 de enero, el vicepresidente de la USCCB, el Arzobispo William E. Lori de Baltimore, dijo que las parroquias deben ser “faros de esperanza”, no solo lugares de culto, y que las escuelas católicas deben ser un “salvavidas para los niños en necesitados”, no sólo los centros de educación.

Ogechi Akalegbere, organizadora comunitaria y directora del ministerio de adolescentes y jóvenes adultos en la Iglesia Católica St. Rose of Lima en Maryland, alentó a las personas a ser “pacificadores de la justicia” que ponen su fe en práctica y pasan de la simple inspiración a la acción concreta.

“La enseñanza social católica no es algo que esté al margen de nuestra fe, es parte integral de cómo vivimos a través de Cristo”, dijo.

Asuntos interconectados de justicia social, unidos en la fe católica, fueron evidentes a través de la conferencia sobre una variedad de temas clave.

Un panel en la conferencia titulado “Pro trabajador, pro mujer, pro familia: abogar por políticas que construyan una sociedad verdaderamente pro vida”, exploró los problemas que se cruzan con el aborto y cómo la iglesia podría responder de una manera holística.

Los oradores se refirieron con frecuencia al llamado de los obispos de EE.UU. después de Roe a la “solidaridad radical” tanto con las madres como con los no nacidos, citando una carta que enviaron al Congreso que establece la implementación del crédito fiscal por hijos ampliado y la licencia parental pagada como prioridades principales.

Los oradores y asistentes a la conferencia identificaron la promoción del acceso a cuidado infantil asequible y de calidad como un componente crucial del trabajo pro vida de la Iglesia después de la decisión de la Corte Suprema en Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization en junio de 2022 que anuló los precedentes anteriores de la corte relacionados con el aborto en Roe vs. Wade y Planned Parenthood vs. Casey.

“No se pueden tener madres trabajadoras si las madres no pueden permitirse ir a trabajar”, señaló un participante.

Otra sesión exploró el vínculo entre el abuso doméstico y el aborto, y la necesidad de educar a los católicos sobre este flagelo a nivel local.

Sharon O’Brien, cofundadora y directora de Católicos por la Paz Familiar, dijo que la violencia doméstica significa un patrón de comportamiento utilizado para controlar a una pareja íntima a través del miedo y la intimidación. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., una de cada tres mujeres informan haber experimentado violencia física grave por parte de una pareja íntima en su vida.

“Cuando estás en una situación de violencia doméstica”, dijo O’Brien a la audiencia, “tomas algunas decisiones bastante aterradoras para mantenerte a ti y a tus hijos a salvo”, por temor a que un embarazo no deseado por su pareja pueda conducir a la violencia o incluso asesinato.

“La Iglesia en realidad tiene una larga historia de dejar muy claro que la violencia doméstica no tiene cabida en ninguna familia”, dijo O’Brien, refutando la idea errónea de que un cónyuge debe permanecer en un matrimonio abusivo. “No tiene cabida en una familia católica”.

En su discurso plenario, la Hermana Chappell explicó que el racismo arraigado en los sistemas sociales de Estados Unidos, e incluso en la Iglesia Católica, mantiene el poder y los privilegios en manos de los grupos blancos dominantes a expensas de los afroamericanos y otras personas de color, así como de los que viven en la pobreza, aquellos con discapacidades y otros en los márgenes de la sociedad. Esto también genera desafíos difíciles para aquellos en el ministerio social que trabajan para abordar las desigualdades en los EE.UU. y lograr justicia para todos utilizando los principios de la enseñanza social católica.

“Debemos hacer lo que podamos”, dijo a los participantes la Hermana Chappell, una hermana religiosa afroamericana, educadora desde hace mucho tiempo y ex directora ejecutiva de Pax Christi USA.

En un panel de discusión con oradores de la Sociedad de San Vicente de Paúl y la Red de Movilización Católica, los activistas católicos dijeron que para que los ministerios católicos sirvan de manera efectiva a algunas personas y comunidades, deben comprender los desafíos únicos que experimentan algunas comunidades vinculados al racismo histórico o actual.

“Si queremos cambiar las cosas de manera sistémica, debemos comenzar a hablar sobre el racismo sistémico”, dijo Jack Murphy, presidente nacional de cambio sistémico y defensa de la Sociedad de San Vicente de Paúl de EE.UU.

Murphy dijo que la vivienda, la educación y el empleo son sistemas que se refuerzan mutuamente, donde las disparidades contribuyen a una brecha de riqueza racial. Murphy señaló que la “línea roja” de los vecindarios negros en la década de 1960 impidió que las familias negras accedieran a las hipotecas que sus contrapartes blancas estaban obteniendo para ser propietarios de viviendas y generar riqueza familiar, obligándolos a alquilar en su lugar. La brecha de riqueza racial aumenta a medida que los estudiantes que crecen en estos vecindarios no tienen las mismas oportunidades educativas que los estudiantes en las escuelas de los vecindarios más ricos, lo que puede conducir a resultados laborales desproporcionados.

“Ese es, en mi opinión, uno de los principales contribuyentes a la brecha de riqueza racial en los Estados Unidos”, declaró Murphy. “¿Se acabó? Nos gustaría pensar que se acabó. Pero aún continúa en nuestras comunidades”.

En el plenario “Salt & Light” de la reunión el 29 de enero, los panelistas discutieron la importancia de encontrarse, escuchar y acompañar a mujeres y niños.

La Hermana Norma Pimentel, miembro de las Misioneras de Jesús y directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, Texas, habló sobre el apoyo de la Iglesia a mujeres y niños a través del acompañamiento de migrantes y refugiados en la frontera sur. “Estamos restaurando la dignidad humana”, dijo sobre su ministerio, que ha ayudado a decenas de miles de personas.

En otro taller sobre migración el 30 de enero, la Hermana Sharlet Ann Wagner habló sobre los cientos de familias con las que trabajó Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Washington cuando se enviaron autobuses de inmigrantes a la estación de tren de Union Station desde Texas. La religiosa de la Santa Cruz dijo que los migrantes tenían “todo tipo de necesidades de salud diferentes” y sufrieron “mucho trauma” durante su recorrido hasta la frontera de México con Estados Unidos, agregando que escucharon relatos de mujeres que sufrieron violaciones y niños que vieron cadáveres.

“Los que buscan asilo y vienen realmente no quieren un montón de limosnas”, dijo. “Quieren la ayuda para poder conseguir empleos, poder operar por su cuenta, poder construir algo nuevo. Y si podemos construir esa red, podemos beneficiarlos a ellos y podemos beneficiar a nuestro país”.

Durante una sesión plenaria del 29 de enero, el grupo COPS/Metro, asociado con la Arquidiócesis de San Antonio, se presentó como ejemplo de cómo las organizaciones comunitarias y las diócesis locales pueden trabajar juntas, destacando su respuesta a la tragedia del 24 de mayo de 2022, cuando un tirador masivo mató a 19 estudiantes y dos maestros en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

“La iglesia se convirtió en un lugar para que la gente se reuniera, para estar presentes unos con otros a través de la Eucaristía, que era vital en esos días”, dijo Josephine Lopez Paul, organizadora principal de COPS/Metro.

En la sesión plenaria, el Arzobispo Gustavo García-Siller hizo un llamado apasionado para tratar a todas las personas con dignidad y calificó la violencia armada como un tema provida. “Es difícil conciliar la vida con las armas”, dijo. “Solo el amor salva. Solo el amor protege. No las armas. Esas armas que usamos en la guerra. ¡Nos estamos matando entre nosotros sin razón!”

La Campaña Religiosa Nacional Contra la Tortura (National Religious Campaign Against Torture) mostró su documental de 35 minutos, “Tortura en Nuestro Nombre”, en una reunión del 30 de enero, compartiendo las historias de personas que experimentaron confinamiento solitario mientras estaban encarceladas y rastreando los esfuerzos para restringir la práctica en algunos estados.

El Papa Francisco ha descrito el confinamiento solitario como una forma de tortura, señaló Johnny Pérez, director del Programa de Prisiones de EE.UU. en la Campaña Religiosa Nacional Contra la Tortura al hacer comentarios sobre la película. Pérez elogió a quienes participaron en la película como “dispuestos a volver al fuego por el bien de los demás”.

La Misa matutina del último día de la reunión sirvió como “envío” de los asistentes, quienes se dirigieron al Capitolio más tarde ese día para defender una amplia gama de temas relacionados con la enseñanza social de la iglesia en reuniones con legisladores y otros responsables políticos.

“Ustedes son portadores” de la misión social de la Iglesia, dijo en su homilía el Cardenal Wilton D. Gregory de Washington, celebrante de la Misa, a los participantes del encuentro. Él les dijo que su misión “es una vocación digna y santa, y un signo de fe, esperanza y amor que cobran vida”.

“En estos días difíciles”, expresó, “necesitamos llegar más ampliamente para presentar nuestro caso de manera más efectiva y llamar a toda la comunidad católica en los Estados Unidos a un sentido renovado y más urgente de misión social”.

OSV News
Written By
OSV News
More from OSV News
Biden attends Ash Wednesday Mass celebrated in Warsaw hotel room by anti-communist priest
WARSAW, Poland — Wrapping up his three-day visit to Poland Feb. 22,...
Read More
0 replies on “Reunión del Ministerio Social Católico 2023, un ‘signo de fe, esperanza y amor cobrando vida’”