Pobreza proviene de sistema económico injusto, no de grandes familias, dice el papa

Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Las familias que tienen muchos hijos no causan la pobreza, dijo el papa Francisco.

El culpable principal es “un sistema económico que ha removido la persona humana de su enfoque y en vez ha colocado al dios dinero” como su prioridad, él dijo el 21 de enero.

El papa dedicó su charla de audiencia general a examinar algunos puntos sobresalientes de su visita a Sri Lanka y las Filipinas del 13 al 19 de enero.

Hablando ante 7,000 personas reunidas en la sala de audiencias Paulo VI, el papa recordó su segundo viaje apostólico a Asia, después de visitar Corea del Sur en agosto pasado.

Él dijo que quería animar a los católicos en su fe y celo misionero, así como promover el diálogo interreligioso, la paz, la unidad y el desarrollo social enfatizando el importante rol que las familias y los jóvenes deben tener.

Reunirse con familias y jóvenes en Manila fue un importante punto alto de su viaje, él dijo, porque esto demostró cómo “las familias saludables son esenciales para la vida de la sociedad”.

“Da consuelo y esperanza ver tantas familias grandes que reciben a los niños como verdaderos regalos de Dios. Ellos saben que todo niño es una bendición”, él dijo.

Él criticó como “simplista” los reclamos de que los altos índices de natalidad causan la pobreza.

En vez, un sistema económico que crea “una cultura de desecho” donde hombres, mujeres y niños son excluidos “es la razón principal de la pobreza, no las familias grandes”, él dijo recibiendo aplausos.

Él reiteró la importancia de mostrar “la belleza de la familia en el plan de Dios” y defenderla de las muchas amenazas y nuevas formas de “colonización ideológica que atacan su identidad y su misión”.

Durante el vuelo de regreso de Manila a Roma, el papa dijo ante periodistas el 19 de enero que “para la gente más pobre un niño es un tesoro” y “Dios sabe cómo ayudarlos”.

Pero él también subrayó que ser buenos católicos no significa que las parejas casadas “tienen que ser como conejos”, es decir, tener hijos “uno tras otro” sin ningún sentido de responsabilidad.

A través del diálogo los unos con los otros, con sus pastores y con grupos eclesiásticos cada pareja puede intentar discernir su propia “responsabilidad parental” y reconocer que hay medios “lícitos”, a través de la planificación familiar natural, para ser “prudentes” y generosos en acoger la vida, él dijo en el avión papal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *