Parroquia de Texas encantada de tener al papa como invitado sorpresa en reunión de ABC

McAllen, Texas (CNS) — Miembros de la comunidad de la iglesia Sacred Heart en McAllen, la mayoría de ellos voluntarios en un centro de descanso para inmigrantes en el salón parroquial de Sacred Heart, fueron invitados a un evento especial de ABC News, pero no se les informó previamente lo especial que sería ese evento.

La gente empezó a llegar a la iglesia antes de las 7 a.m., hora local, del 31 de agosto. El evento comenzó a las 9 a.m.

En Roma, donde la hora local era las 4 p.m., apareciendo vía satélite y hablándole a la gente de McAllen estaba el papa Francisco por medio de una “reunión comunitaria a distancia” organizada por ABC News.

“Estamos encantados de haber sido parte de la conversación de esta mañana con el papa Francisco vía satélite”, dijo Brenda Ortigas Riojas, directora de comunicaciones de la Diócesis de Brownsville.

La audiencia fue moderada desde dentro del Vaticano por el locutor principal del noticiario “World News Tonight”, David Muir. Además del grupo en la parroquia Sacred Heart en McAllen, el papa también conversó con familias desamparadas en Los Ángeles y con estudiantes de la escuela secundaria jesuita Cristo Rey en Chicago, que sirve a familias de bajos ingresos.

El evento será transmitido en una edición especial de una hora del programa “20/20” el viernes 4 de septiembre de 10 a 11 p.m., hora del este. El evento fue organizado anticipando el viaje del papa Francisco a Estados Unidos del 22 al 27 de septiembre.

Ya que el papa estará de visita solamente en Washington, Nueva York y Filadelfia, la reunión comunitaria a distancia le dio la oportunidad de hablar con gente en lugares que él no podría visitar.

En McAllen, Mariana Atencio, de Univisión y ABC News fue anfitriona del evento. El papa Francisco habló con un hombre de 19 años de edad, quien compartió su experiencia como inmigrante.

Él le dijo al papa que está agradecido de trabajar y asistir a la universidad para poder ayudar a mantener a sus padres y hermanos debido al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia.

Una mujer de El Salvador que llevaba puesto un grillete de rastreo electrónico pidió una bendición para su hijo infante que tiene problemas de visión.

Una niña de El Salvador que viajó 26 días con su madre hacia Estados Unidos lloró al recordar cómo ella y su madre fueron sometidas a momentos amenazantes durante la travesía. Ella dibujó una imagen grande para el papa Francisco que decía “Te amo papa” y se la mostró en cámara.

La hermana Norma Pimentel, de las Misioneras de Jesús y directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, quien comenzó el centro de descanso, fue presentada al papa desde su asiento en la iglesia.

El papa le pidió acercarse al micrófono para poder conocerla. El papa Francisco le agradeció, y a los voluntarios del centro de descanso, por su arduo trabajo.

“El papa me quiere mucho”, dijo sor Norma. “Esas palabras se quedarán conmigo para siempre. Qué maravillosa experiencia y afirmación de todo lo que hacemos”.

Voluntarios de muchos credos han ayudado a sus hermanos y hermanas necesitados en el centro de descanso. Más de 23,000 inmigrantes han recibido artículos esenciales como alimento, agua, ropa, atención médica y un lugar para descansar.

El papa Francisco también reconoció a todas las religiosas que sirven Estados Unidos.

Como lo señaló el obispo Daniel E. Flores de Brownsville antes que comenzara el programa, la gente del Valle del Río Grande ha respondido muy generosamente y la generosidad es contagiosa.

“El corazón abierto de esta comunidad es una señal de la gracia de Dios”, dijo el obispo Flores. “Cada persona que ha venido a ayudar lo hace con mucha atención. Cada uno haciendo lo que puede para ayudar.

“A los inmigrantes que vienen al centro de descanso se les ha ofrecido una genuina bienvenida”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *