Papa: violencia contra la mujer es un flagelo social

Miembros de la dirección central contra el crimen de la policía estatal italiana escuchan al papa Francisco durante una audiencia en la sala Clementina del Palacio Apostólico en el Vaticano el 26 de noviembre 2022. El papa habló con oficiales sobre la importancia de la educación, la prevención y la justicia rápida en la lucha contra la violencia contra las mujeres. (Foto CNS/Vatican Media)

Por Cindy Wooden

CIUDAD DEL VATICANO — La violencia contra las mujeres es “un flagelo social que también está vinculado a actitudes culturales, mentalidades arraigadas y prejuicios”, por lo que se necesita educación, prevención y una justicia más rápida para acabar con ella, dijo el papa Francisco.

Tomando nota de la conmemoración el 25 de noviembre del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el papa se reunió con miembros de la dirección central contra el crimen de la policía estatal italiana el 1 de noviembre. Ofreció su apoyo al día siguiente a un grupo que marchó por Roma para llamar la atención sobre la violencia contra las mujeres como arma de guerra.

La Embajada Británica ante la Santa Sede, la Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas y el equipo deportivo del Vaticano, Athletica Vaticana, copatrocinaron la caminata hacia la Basílica de San Pedro en la víspera de una conferencia internacional sobre la prevención de la violencia sexual en situaciones de conflicto.

Saludó a los manifestantes después del rezo del Ángelus el 27 de enero, el papa Francisco dijo que la violencia sexual contra las mujeres es “lamentablemente una realidad general y extendida en todas partes y utilizada también como arma de guerra. No nos cansemos de decir no a la guerra, no a la violencia, sí al diálogo, sí a la paz particularmente para el pueblo mártir de Ucrania”.

Christopher Trott, el embajador británico ante la Santa Sede, dijo en un comunicado que los que marchaban querían llamar la atención sobre “la práctica abominable de la violencia sexual relacionada con los conflictos”, que “sigue destrozando vidas y dejando cicatrices en comunidades de todo el mundo”.

“Yo mismo escuché historias personales escalofriantes de sobrevivientes y fui testigo de primera mano del impacto devastador en las víctimas, sus familias y comunidades enteras, desde mi primer destino en Myanmar hasta los más recientes en Sudán del Sur y las Islas Salomón”, dijo el embajador. dijo. “Y ahora estamos viendo que las fuerzas de ocupación en Ucrania utilizan la violencia sexual como arma de guerra. Esto es completamente inaceptable. Las mujeres y las niñas deben estar protegidas en todas las situaciones, pero especialmente en las zonas de conflicto”.

En su reunión con la policía italiana el 11 de noviembre, el papa Francisco agradeció a la policía por su trabajo para combatir la “dolorosa realidad” de la violencia contra las mujeres y las niñas y elogió especialmente el compromiso de las mujeres policías para ayudar a las víctimas.

El país necesita “mujeres que ayuden a otras mujeres”, que las escuchen y comprendan, dijo el papa. Pero también reconoció lo “difícil que debe ser para vosotras, como mujeres, llevar hacia dentro el peso de las situaciones que os encontráis”.

La preparación psicológica y espiritual puede ayudar, dijo el papa, porque los oficiales deben tener “una serenidad y una calma que permitan transmitir confianza a quienes son víctimas de la violencia brutal”.

Pero la confianza de las víctimas no aumentará a menos que se hagan mayores esfuerzos para investigar y procesar los casos de violencia contra las mujeres y para que los casos no se prolonguen durante años, dijo el papa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *