Papa: Cuidado con los que quieren a Dios con condiciones

Por Cindy Wooden
Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Demasiados cristianos hoy día son cristianos “a condición de que”, y obedecen a Dios, “a condición de que” Dios y la iglesia cumplan con sus condiciones sobre lo que es aceptable, justo y recto, dijo el papa Francisco.

Los cristianos “a condición de que” dijo el papa Francisco, dicen cosas como: “Soy cristiano a condición de que las cosas se hagan de este modo” o “no, no, estos cambios no son cristianos. Esto es herejía”. O dicen: “esto no sirve”.

“Son cristianos que le ponen condiciones a Dios, que ponen condiciones a la fe y la acción de Dios”, dijo.

En la celebración de la Misa matutina del 8 de octubre en la capilla de la Casa Santa Marta, el papa se enfocó en la primera lectura del día, de Jonás, indicando cómo el profeta primero se negó a hacer lo que le pedía Dios, fue tragado por una ballena, obedeció a Dios cuando se le dio una segunda oportunidad y se enojó al fin con Dios porque Dios no destruyó la ciudad de Nínive.

Jonás era “testarudo” sobre lo que él pensaba que era la fe. Pero, “el Señor fue testarudo en su misericordia. Él nunca nos abandona. Llama a la puerta de nuestros corazones hasta el fin”.

Jonás, dijo el papa, es el modelo de esos cristianos que ponen condiciones.

El poner condiciones a Dios y a la iglesia, dijo, encierra a los cristianos “en sus propias ideas y acaba por ser ideología. Es un viaje terrible de la fe a la ideología. Y hoy hay muchas personas así”.

Tales cristianos, dijo, tienen miedo “del crecimiento, de los desafíos de la vida, de los desafíos del Señor, de los desafíos de la historia” y en cambio se aferran a “sus primeras convicciones”.

“Prefieren la ideología a la fe”, dijo, y se apartan de la comunidad porque “tienen miedo de abandonarse en las manos de Dios y prefieren juzgarlo todo desde la pequeñez de sus corazones”.

El informe de Vatican News sobre la homilía del papa no incluía ninguna mención del Sínodo de los Obispos para la Amazonía, o la controversia que lo rodea, incluyendo acusaciones de que algunas de las declaraciones en el documento de trabajo del sínodo son heréticas.

El papa Francisco dijo que la decisión de Dios de no llevar a cabo el castigo prometido sobre Nínive revela que “el Señor que se acerca a todas las realidades, que no siente asco. Las cosas no dan asco al Señor. Nuestros pecados no le dan asco. Se acerca como se acercó a los leprosos y a los enfermos a quienes vino a sanar y a salvar, no a condenar”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *