No hay que confundir el matrimonio con otra clase de uniones, dice el Papa

Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – El papa Francisco dijo que no debe de haber confusión entre lo que Dios tuvo en sus divinos planes para el matrimonio como un lazo indisoluble entre un hombre y una mujer, que se abren a la vida, y otra clase de uniones.

“De hecho, la iglesia puede demostrar el amor misericordioso e inquebrantable de Dios hacia la familia, especialmente aquellas heridas por el pecado y las tribulaciones de la vida, y al mismo tiempo proclamar la verdad esencial del matrimonio de acuerdo con los planes de Dios”, dijo el Papa el 22 de enero, en una reunión llevada a cabo con miembros de la Rota romana. El Papa preside la reunión anual con la que se inaugura el año judicial de la corte del Vaticano.

El papa Francisco dijo que la corte, que se avoca a considerar peticiones de anulación de matrimonio, ayuda a apoyar a las familias y la verdad acerca del sagrado vincula del matrimonio.

Al evaluar y juzgar casos de matrimonio y contribuir a la formación, la Rota romana ayuda a que se proclame y se promueva la verdad, dijo.

Cuando la iglesia, por medio de los servicios de la corte, busca declarar la verdad sobre el matrimonio en cada caso específico, siempre tiene en cuenta que aquellos “que, debido a una decisión libre o a circunstancias desafortunadas de la vida, viven en un estado objetivo de error, continúan siendo objeto del amor misericordioso de Cristo y, de allí, del amor de la iglesia también”.

Las dos reuniones del Sínodo de Obispos que se enfocaron en el tema de la familia propiciaron “un discernimiento profundo y bien informado ” y le dieron a la iglesia la oportunidad de decirle “al mundo que no debe de haber confusión entre la familia que Dios quiere y otra clase de uniones”, dijo el Papa.

“La familia, con base en un matrimonio indisoluble, unificador y dirigido a la procreación, es parte del ‘sueño’ de Dios y de la iglesia para la salvación de la humanidad”, dijo.

La iglesia siempre ofrece la verdad acerca del matrimonio, dijo el Papa, “no como un ideal para un poco número de personas, a pesar de ejemplos modernos débilmente afianzados en lo que no perdura y es transitorio, sino una realidad que, con la gracia de Cristo, se puede vivir por todos los fieles bautizados”.

Esto significa que hay una gran urgencia pastoral para una preparación adecuada hacia el matrimonio; por ejemplo, dijo, con la clase de “catecumenado” para el matrimonio que se presentó como sugerencia en el Sínodo de la familia. Un catecumenado se entiende como un largo proceso de formación previa al matrimonio, como también durante los años después de la boda.

Debido a que la familia se considera como “iglesia doméstica”, dijo, la iglesia es la familia de Dios. Por lo tanto, la iglesia debe de estar llena de “un espíritu de familia” amoroso, en donde las personas “dejen de ser extrañas o visitantes temporales” y se conviertan en la familia de Dios, dijo.

– – –

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *