Esperanza en El Senor — La puerta se abre en el Bautismo

Archbishop Kurtz
Archbishop Kurtz

Crecí en un pequeño pueblo minero al noroeste de Pensilvania en donde no cerrábamos las puertas a menudo. Nuestra puerta principal siempre estaba abierta, y recuerdo que hasta nuestro carro (comprado usado pero siempre mantenido reluciente en frente de nuestra casa) también estaba abierto. Claro, lo mejor en aquellos días, era que las puertas de la Iglesia siempre estaban abiertas. Siempre se podía visitar a nuestro Señor Jesús en el tabernáculo. Era muy conveniente y, ahora que estoy más grande de edad y acostumbrado a todo tipo de puertas cerradas, lo veo profundamente significativo.

Cuando aún era Arzobispo de Buenos Aires, el papa Francisco escribió acerca de las puertas cerradas. El estaba hablando del comienzo del Año de la Fe que concluirá este mes de noviembre en el domingo de Cristo Rey. Él expresó un profundo pesar por el peligro de la cultura moderna de “refugiarse en sí mismo” que parece cerrar todo (y algunos añadirán “por una buena razón”) hasta lo inevitable de cerrar las puertas de nuestros corazones que se han endurecido a las crueldades de la vida.

El tema del Domingo Catequético de este año el cual celebramos hace dos semanas fue: “Abran la Puerta de la Fe”, La descripción oficial dice:”Este año, la Iglesia celebrará el Domingo Catequético el 15 de septiembre, 2013 y se enfocará en el tema Abran la Puerta de la Fe. Aquellos a quienes la comunidad ha designado a servir como catequistas serán llamados al frente a ser comisionados por su ministerio. El Domingo Catequético es una oportunidad maravillosa para reflejar en el rol que cada persona tiene, por virtud del Bautismo en la transmisión de la fe y siendo testigo del Evangelio. El Domingo Catequético es una oportunidad para que todos retomen esta misión como una comunidad de fe.

Fue hace un año que el papa emérito Benedicto comenzó el Año de la Fe con su mensaje acertadamente llamado Porta Fidei – “La Puerta de la Fe”. Por supuesto que la puerta es nuestro Bautismo. Es la manera por la cual Jesús entra a nuestra vida, invitado de manera libre por nosotros o por la confianza de nuestros padres y padrinos. A través de esta puerta fluyen las gracias de la vida del Espíritu Santo, el cual nos guía hacia la santidad en donde “la imagen y semejanza de Dios” en que nacimos es reclamada, pulida y presentada al mundo. Yo digo “presentada al mundo” porque a través de nuestro Bautismo damos testimonio de nuestra fe en el mundo.

En el Domingo Catequético tuve el privilegio de celebrar la Misa para los Jóvenes Católicos de Louisville – un grupo vibrante y entusiasta llenos de fe de 20-30 años de edad – y tuve la oportunidad de dialogar formalmente por una hora aproximadamente con ellos antes de compartir unos hot dogs y hamburguesas. Una pregunta me vino a la mente: ¿Cómo describiría el Año de la Fe al acercarnos a su finalización? Rápidamente respondí “¡como una plataforma de lanzamiento!” Creo aun más en ello al seguir el liderazgo del papa Francisco “en salir” – sin esperar que las personas vengan a la Iglesia. Pude bien haber dicho: “al abrir la puerta de nuestros corazones más ampliamente hacia Jesús y el mundo”.

En esa ocasión, en el salón parroquial de San Francisco de Asís, tuve la oportunidad de bendecir a la criatura en el vientre de una pareja casada llena de fe. He estado promocionando el Rito de Bendición y el libro que lo explica, El Don del Gozo (ordene en www.osv.com o www.amazon.com). Como es de esperar todos estaban atentos mientras yo rezaba por la criatura creciendo en el vientre de su madre, por la madre y el padre. Entonces me llamó la atención de cómo el rito indica bendecir a todos los feligreses quienes estuvieron presentes y quienes compartieron la responsabilidad de cultivar el don de la fe en el corazón de la criatura que pronto nacerá y será bautizada. Esta experiencia trajo consigo la realización de que como cristianos católicos bautizados, cada uno de nosotros es llamado a vivir el año de la fe y a abrir la puerta. No debemos de presionar o dar sermones sino que de manera creativa utilizar los dones únicos que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros para difundir el Evangelio- las buenas nuevas para el mundo.

El obispo David Ricken como presidente de los Obispos del Comité de Evangelización lo indica de esta manera: “Que este nuevo año de la fe sea un tiempo de renovación de una relación con Jesucristo, participación fiel en la vida sacramental de la Iglesia, y para reabrir “la puerta de la fe” que inicialmente fue abierta en nuestro Bautismo”.

Condecoraciones Papales

A medida que anticipamos el término del Año de la Fe, yo quería estar seguro que todos ustedes vieron el artículo del periódico The Record acerca de aquellos quienes recibirán Condecoraciones Papales. Que apropiado es que celebraremos y distribuiremos estas condecoraciones papales a nueve feligreses, hombres y mujeres que nos representan a todos mientras nos esforzamos de mantener nuestras puertas de la fe abiertas y dar testimonio al mundo. Si se les pasó la historia, vayan a therecordnewspaper.org y busquen Papal Honors. The Record llevará a cabo una historia más amplia acerca de estos hombres y mujeres la próxima semana.

Arzobispo Joseph E. Kurtz

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Fire departments are blessed on patron saint’s feast day
NEW HAVEN, Ky. — Two central Kentucky all-volunteer fire departments — the...
Read More
0 replies on “Esperanza en El Senor — La puerta se abre en el Bautismo”