Esperanza en El Señor — El largo Viernes Santo y una feliz Pascua

Arzobispo Joseph E. Kurtz

Recientemente, alguien describió el ambiente de Semana Santa dentro de nuestra Iglesia en medio de la pandemia de COVID-19 como el año del largo Viernes Santo. En mi vida, las restricciones en nuestra capacidad de reunirnos de manera segura en nuestras iglesias como el Cuerpo de Cristo para los servicios de Semana Santa y para el Domingo de Pascua nunca se han extendido tanto. Los historiadores nos dicen que la pandemia de la influenza de 1918 resultó en restricciones similares, aunque la mayoría de los requisitos para suspender Misas tuvieron lugar durante el otoño de 1918 en lugar de la temporada de Pascua.

Ciertamente, todos los esfuerzos en curso para el distanciamiento seguro, la higiene y evitar las multitudes tienen una base sólida en la enseñanza social católica. Nuestro compromiso fundamental con el bien común nos lleva a sacrificar tantas cosas por los demás. Es como si estuviéramos en tiempos de guerra y, de hecho, juntos, nos unimos contra un enemigo común, un virus que puede fácilmente quitar vidas inocentes.

Sin embargo, no hay cuarentena para Jesucristo. San Pablo, en su segunda carta a Timoteo, capítulo 2 versículo 9, lo expresó bien: “Pero la palabra de Dios no está encadenada”. Sin duda, recordaremos la Cuaresma y la Pascua de 2020 como el tiempo durante el cual hicimos de nuestros corazones un tabernáculo para recibir a Cristo espiritualmente.

La Misa Crismal el martes pasado en Cathedral of the Assumption fue la ocasión en la que virtualmente todos los sacerdotes de la Arquidiócesis se reunieron para renovar sus promesas sacerdotales y participar en la consagración de los aceites sagrados que se utilizarán el próximo año.

Con solo cuatro sacerdotes presentes en el santuario de la Catedral para renovar sus promesas y el resto de nuestros sacerdotes dispersos por los 24 condados de la Arquidiócesis renovando sus promesas desde la distancia, busqué una forma de prepararme para esta misa de Crisma. Hice 170 llamadas a nuestros sacerdotes para preguntarles por su seguridad, de unirme espiritualmente a ellos durante estos días difíciles y asegurarles mis oraciones a medida que renuevan sus promesas. Sorprendentemente, descubrí las tantas formas creativas en que nuestros buenos sacerdotes llegan a los fieles en medio de todas las restricciones.

Leí en alguna parte que en ninguna parte de la historia de nuestra nación, y tal vez en el mundo, se ha usado el teléfono más que durante estas últimas semanas. En mis conversaciones, sentí la unidad de nuestro presbiterio y sentí el amor desinteresado. Muchos me contaron sobre su transmisión en vivo de la Misa y actividades espirituales, sobre las llamadas telefónicas que estaban haciendo a los feligreses y especialmente a los confinados en sus hogares, y sobre las formas creativas en que ellos mismos oraban por los fieles.

En el momento de la ordenación, un sacerdote promete rezar cada día el Oficio Divino (Liturgia de las Horas) en el que reza las horas del día, especialmente la oración de la mañana y la de la tarde. Estas oraciones no son solo para el sacerdote mismo sino también para el pueblo de Dios y para todas las personas. ¡Qué poderosa es esta oración silenciosa por el pueblo de Dios y el mundo entero!

Cuando la situación se calme, y comencemos a reconstruir las lecciones del COVID-19 del año 2020, la privación de no poder unirse como el cuerpo de Cristo para celebrar la Santa Eucaristía seguramente será una prioridad en la lista. La experiencia de la privación a menudo inspira un tiempo de profunda apreciación. Si bien hemos sido creativos en nuestra participación virtual en la Misa, no hay sustituto para nuestro encuentro para celebrar y participar en la Santa Eucaristía.

Aquí hay otra lección. Ciertamente, los hábitos de higiene y distanciamiento social seguirán siendo medidas efectivas para combatir los gérmenes mortales que pueden provocar enfermedades y muerte. Sin embargo, hay algo profundamente humano en el tacto, y este gesto es un símbolo tan poderoso en nuestra Iglesia. Piensen en el tocar de una madre y un padre para con su hijo recién nacido, la señal de la cruz con el Santo Crisma en la cabeza de un niño siendo bautizado y la señal de la cruz con el Crisma en la frente de la persona que se confirma. Así también, durante la ordenación, las manos de un nuevo sacerdote son ungidas para dedicarse al servicio de Cristo y de Su pueblo por el resto de la vida de este sacerdote. Seguramente, renovaremos con seguridad nuestro aprecio por el poder del toque humano.

Es importante para nosotros reflexionar sobre las lecciones que estamos aprendiendo a medida que experimentamos una nueva apreciación por las cosas importantes que ahora se han restringido. Al hacerlo, recordemos que Cristo, a través de su muerte y resurrección, continúa dándonos gracia a nuestras vidas a través de los sacramentos y la palabra del Señor. Cuán sabio fue San Pablo cuando le dijo al joven Timoteo: “… la palabra de Dios no está encadenada”. Incluso en medio de todas las restricciones, nos alzamos durante esta semana de Pascua con esperanza, conscientes de que la gracia de Cristo nos agita y nos renueva para vivir vidas justas.

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Parenting workshop to be held Feb. 28 at Holy Trinity Clifton campus
“Ten Ways to Stop Defiance, Disrespect and Yelling,” a free parenting workshop...
Read More
0 replies on “Esperanza en El Señor — El largo Viernes Santo y una feliz Pascua”