Esperanza en El Señor — Adviento, la preparación del sínodo y la Alegría del Evangelio

Archbishop Kurtz
Archbishop Kurtz

Estamos en Adviento — ¡un nuevo año para la Iglesia! Adviento es un tiempo para prepararse para Navidad y al mismo tiempo para la venida de Cristo, así como lo proclamamos en el Credo cada domingo. Ustedes habrán estado leyendo acerca del Sínodo de Obispos que el papa Francisco ha convocado para este próximo mes de octubre en Roma. El tema para el sínodo es la importante cuestión sobre cuidado pastoral para las familias. Para el tiempo de este escrito, el papa Francisco además habrá publicado su primera Exhortación Apostólica, Evangelii Gaudium o La Alegría del Evangelio. Permítanme hablar de cada uno de estos temas, ya que están relacionados.

El primer tema es el sínodo y la preparación para este. Una pregunta que emerge es si este proceso es nuevo o si es el mismo que otros. La respuesta es sí y no.

Hay una preparación normal para los sínodos, la cual hemos tenido desde el Concilio Vaticano II, siendo el último el 13vo. sínodo universal sobre la nueva evangelización el pasado mes de octubre. La palabra sínodo significa reunirse. En la Iglesia católica romana, un sínodo universal es una reunión de obispos invitados convocados por el Santo Padre junto con expertos y observadores que además participan. Así como se realizó el año pasado, cada obispo es invitado a dar observaciones pastorales iniciales sobre el tema. Después del Lineamenta, el primer esbozo del documento es presentado, hay una segunda oportunidad para comentar. Finalmente, hay el Instrumentum Laboris o documento de trabajo, usualmente publicado un mes o dos antes de que el sínodo se lleve a cabo.

El año pasado fui delegado para el sínodo y me beneficié en gran medida de las cinco sesiones de escucha en la arquidiócesis después de que el Instrumentum Laboris fuera publicado. Así que este año tendremos un camino similar. Nuevo es el llamado único del papa Francisco de que los obispos tengan una rica y amplia consulta antes de que presenten sus observaciones pastorales. Estoy entusiasmado de hacerlo, y los planes de nuestra Arquidiócesis de Louisville incluyen varios pasos de consulta, incluyendo reuniones con el Consejo de Sacerdotes y el Consejo Pastoral Arquidiocesano, así como la disponibilidad de un cuestionario en línea. (Vea www.archlou.org/synod-questions.)

Los organizadores del sínodo nos han recordado que es importante para los participantes de centrarse en la oración en este ejercicio de consulta y reflexionar en el documento inicial antes de responder. Mientras que el papa Francisco tiene la intención de transmitir la enseñanza eterna de Cristo y Su Iglesia, él ha llamado por un verdadero alcance pastoral hacia todos, incluyendo a aquellos que han luchado en vivir estas enseñanzas. (Ver 1 Corintios 15: 1-11 para leer acerca de esta seria tarea de transmitir fielmente lo que hemos recibido).

Esto me lleva al segundo tema: la realidad de nuestra manera incompleta de vivir nuestra fe y la necesidad por la conversión. Gracias a Dios por el Adviento y de ese llamado lleno de esperanza para preparar el camino del Señor en nuestras vidas, el cual ¡es el llamado a la conversión! Me alegra haber participado en la Hora Santa en el sacramento de la reconciliación al término de la reunión de obispos el mes pasado y espero reunirme con muchos de nuestros sacerdotes para la reconciliación ofrecida por los Sacerdotes Pasionistas el viernes, 13 de diciembre. Quién entre nosotros no es llamado a buscar la misericordia de Dios a través del sacramento en donde Jesús en su amoroso perdón entra en nuestros corazones. Espero que ustedes tengan la oportunidad de asistir al Servicio de Reconciliación de Adviento en su parroquia o en una parroquia cercana. De todas las maneras para estar preparados para Navidad, ciertamente teniendo nuestros corazones tocados por la misericordia de Dios en y a través de Su Hijo Jesús y teniendo nuestros pecados perdonados se encuentran en primer plano.

Esto me lleva al punto final: la alegría del Evangelio. La semana pasada el papa Francisco compartió esta hermosa reflexión apostólica Evangelii Gaudium o La Alegría del Evangelio. Al no estar su exhortación apostólica limitada al trabajo del sínodo sobre la Nueva Evangelización del año pasado, se basa en gran medida de las propuestas provenientes del sínodo así como de la riqueza de las experiencias pastorales del papa Francisco.

De qué manera tan hermosa comienza el papa Francisco: “La alegría del evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría”. Estoy entusiasmado por estudiar este nuevo regalo, especialmente la larga sección de homilías. También les insto a estudiar este poderoso mensaje para cada bautizado católico, que es llamado a anunciar el Evangelio de Jesús de una manera que trae alegría a todos aquellos que lo escuchan.

Arzobispo Joseph E. Kurtz

The Record
Written By
The Record
More from The Record
School plan aims to increase accessibility
By Marnie McAllister, Record Assistant Editor If you thought Catholic education was financially...
Read More
0 replies on “Esperanza en El Señor — Adviento, la preparación del sínodo y la Alegría del Evangelio”