En la Misa de Réquiem, el arzobispo recuerda el encuentro personal con el difunto Papa

El arzobispo Shelton J. Fabre y miembros del clero oraron durante una solemne Misa de Réquiem celebrada por el papa emérito Benedicto XVI el 5 de enero en la Catedral de la Asunción. (Foto del periódico The Record por Ruby Thomas)

Durante una Misa de Réquiem solemne celebrada por el descanso del alma del papa emérito Benedicto XVI el 5 de enero, el arzobispo Shelton J. Fabre dijo que se siente cercano al difunto pontífice y agradecido.

Recordó, en particular, un encuentro personal en el Vaticano en 2012, cuando le pidió al entonces Papa que bendijera una medalla milagrosa para su madre.

Con una “enorme sonrisa”, el Papa bendijo la medalla, dijo el arzobispo Fabre en la Misa del mediodía en la Catedral de la Asunción.

Cuando el Arzobispo se despidió y comenzó a alejarse, el “frágil” Papa se acercó, “me tomó y jaló”, y dijo. “‘Dile a tu madre que dije hola’.

“Nos reímos”, dijo el Arzobispo. “Ese es el Papa que recuerdo, un hombre que era muy tímido, algo que tenemos en común. … Ese es el papa Benedicto y la santidad de un hombre que ahora encomendamos al Señor”.

La historia provocó sonrisas y risas tranquilas en la congregación, que incluía miembros del clero, feligreses, personal de la arquidiócesis y líderes escolares. La liturgia se celebró pocas horas después de que el papa Benedicto XVI fuera enterrado en el Vaticano.

El arzobispo Fabre dijo a los reunidos que está agradecido al Papa por la “increíble mente teológica y sus escritos de gran profundidad”.

Se siente “aún más agradecido”, indicó, por su encuentro personal en 2012.

El Arzobispo también compartió que se siente cercano al Papa, quien lo nombró por primera vez como obispo auxiliar de Nueva Orleans en 2006.

“Le agradezco su confianza en mí”, mencionó.

Una fotografía enmarcada del Papa Emérito Benedicto XVI se encontraba cerca de la entrada de la Catedral de la Asunción, donde se celebró una solemne Misa de Réquiem por el difunto Papa el 5 de enero. (Foto del periódico The Record por Ruby Thomas)

Pidió a la congregación que agradeciera la fe y el liderazgo del difunto pontífice y que “oren para que pueda conocer la paz eterna de Dios”.

Durante su homilía, el Arzobispo llamó la atención de la congregación sobre la Primera Lectura del libro de Eclesiastés 3:1-11, que dice que “hay un momento para todo, y un tiempo para hacer cada cosa. Tiempo para nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo para arrancar lo plantado … tiempo de llorar, y tiempo para reír.”

El Arzobispo dijo que esta “lista resuena profundamente en nosotros porque hemos vivido” estos momentos, ya sea directa o indirectamente. Pero quedar atrapado en la lista es perder el verdadero significado de la lectura, comentó.

“Nos enfrentamos a todos en la presencia del Dios vivo”, dijo. “Dios y solo Dios, en su misericordia y sabiduría” elige el tiempo para estos eventos. “Él dispone todas las cosas según su plan de amor para con nosotros”.

El Arzobispo continuó diciendo que los creyentes estamos llamados a “rendir nuestra propia agenda y voluntad a Dios”.

“Una gran rendición marcó” la vida del papa Benedicto, señaló el Arzobispo. Ocho años después de su papado, el Papa “discernió que era correcto dar humildemente esa vida” y, en cambio, servir a la Iglesia en un ministerio de oración, dijo el arzobispo Fabre.

Ruby Thomas
Written By
Ruby Thomas
More from Ruby Thomas
Ministry helps Latinos build healthier lives
By Ruby Thomas, Record Staff Writer As the Hispanic community has grown...
Read More
0 replies on “En la Misa de Réquiem, el arzobispo recuerda el encuentro personal con el difunto Papa”