El papa Francisco, con papa retirado, canoniza santos Juan y Juan Pablo

canonization-4.29.14-s

Por Francis X. Rocca, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO — Canonizando a dos papas recientes en presencia de su predecesor inmediato, el papa Francisco elogió a los nuevos santos Juan XXIII y Juan Pablo II como hombres de valentía y misericordia que respondieron a los retos de sus tiempos modernizando la Iglesia Católica con fidelidad a sus tradiciones antiguas.

“Ellos fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo 20”, dijo el papa el 27 de abril durante su homilía de la Misa en la Plaza de San Pedro. “Ellos vivieron los trágicos eventos de ese siglo, pero no fueron abrumados por estos. Para ellos Dios era más poderoso”.

“Juan XXIII y Juan Pablo cooperaron con el Espíritu Santo renovando y actualizando la iglesia manteniendo sus características originales, aquellas características que los santos le han dado a través de los siglos”, él dijo.

Hablando ante una multitud de medio millón que incluyó al retirado papa Benedicto XVI, el papa Francisco elogió a san Juan por su logro más conocido, convocar al Segundo Concilio Vaticano, del que dijo que “demostró ser una exquisita apertura al Espíritu Santo”.

“Él se dejó llevar y fue para la iglesia un pastor, un siervo-líder”, dijo el papa de san Juan. “Este fue su gran servicio a la iglesia. Me gusta pensar en él como el papa de la apertura al Espíritu”.

El papa Francisco caracterizó a san Juan Pablo como el “papa de la familia”, título por el cual, él dijo, el propio difunto papa tenía la esperanza de ser recordado. El papa Francisco dijo estar seguro de que san Juan Pablo está guiando la iglesia en su camino hacia dos sínodos de los obispos que se aproximan sobre la familia, los cuales se celebrarán en el Vaticano este octubre y en octubre del 2015.

El papa invocó la ayuda de los dos nuevos santos papas para el éxito de los sínodos y oró: “Que ambos nos enseñen a no escandalizarnos por las heridas de Cristo y a siempre penetrar más profundamente en el misterio de la misericordia divina, que siempre tiene esperanza y siempre perdona porque siempre ama”.

El papa Francisco ha dicho que la agenda de los sínodos sobre la familia incluirá enseñanzas y prácticas eclesiásticas sobre el matrimonio, renglones de los cuales ha dicho que ejemplifican una necesidad particular de misericordia en la iglesia hoy día.

El papa mencionó repetidamente la misericordia en su homilía, la cual pronunció el Domingo de la Divina Misericordia, observancia que en el 2000 san Juan Pablo puso en el calendario universal eclesiástico. El papa polaco murió durante la vigilia de la fiesta del 2005 y fue beatificado en el Domingo de la Divina Misericordia del 2011.

Además del papa Benedicto, haciendo su tercera presentación pública desde que renunció en febrero del 2013, los concelebrantes del papa Francisco incluyeron unos 150 cardenales y 700 obispos.

El papa Benedicto XVI no se unió a la procesión de los obispos al comienzo de la Misa, pero llegó media hora antes con vestiduras blancas y mitra de obispo y caminando con bastón; él se sentó en una sección de la plaza designada para cardenales. El papa Francisco saludó a su predecesor con un abrazo al comienzo de la Misa, causando aplausos de la multitud, y se le acercó otra vez al final.

Durante la ceremonia de canonización, que sucedió al principio de la Misa, los devotos llevaron reliquias de los nuevos santos en relicarios de plata iguales, los cuales el papa Francisco besó antes de ser puestos en una mesa pequeña para veneración de la congregación.

La reliquia de san Juan fue un pedazo de la piel del fenecido, extraído cuando su cuerpo fue trasladado a su tumba actual en el santuario principal de la Basílica de San Pedro.

Floribeth Mora Díaz, costarricense cuya recuperación de un aneurisma cerebral fue reconocida por la iglesia como un milagro atribuido a la intercesión de san Juan Pablo, llevó un relicario de plata conteniendo un poco de la sangre del santo, tomada de él para pruebas médicas poco antes de su muerte en el 2005.

La Misa se ??llevó a cabo bajo un cielo nublado con temperaturas en los bajos 60 grados y solamente una pizca de lluvia cayó justo antes del comienzo de la liturgia a las 10 a.m. Enormes tapices llevando retratos de los dos santos colgaban de la fachada de la basílica y la plaza estaba decorada con 30,000 rosas y otras flores donadas por la nación de Ecuador.

La plaza y la ancha Vía de la Conciliación que conduce a esta estaban apretadamente atestadas con aproximadamente medio millón de peregrinos, muchos de los cuales habían estado parados durante horas antes del comienzo de la Misa. Entre las muchas banderas nacionales en despliegue, la mayoría eran de Polonia, tierra natal de san Juan Pablo.

El Vaticano calculó que 800,000 asistieron a la ceremonia en Roma, con multitudes excedentes viéndola en enormes pantallas de televisión montadas en lugares por toda la ciudad.

Las canonizaciones de ambos papas se dieron después de las medidas extraordinarias de sus sucesores para agilizar el proceso. El papa Benedicto dispensó el usual período de espera de cinco años antes de comenzar una causa de santidad para el papa Juan Pablo poco después de su muerte, cuando multitudes que estaban en duelo por él gritaban “¡santo súbito!”. En el caso de san Juan, el papa Francisco dispensó el requisito usual de un segundo milagro antes que un beato pueda ser añadido al canon de los santos de la iglesia.

 

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Cursillo Movement marks 50 years
By Jessica Able, Record Staff Writer The Archdiocese of Louisville Cursillo Movement will...
Read More
0 replies on “El papa Francisco, con papa retirado, canoniza santos Juan y Juan Pablo”