El amor protagoniza la primera OneLife LA tras la caída de Roe vs. Wade

Un padre sostuvo a su hijo afuera de la Iglesia La Placita en el centro de Los Ángeles en OneLifeLA el 21 de enero de 2023. El evento de un día de duración incluyó una Caminata por la Vida por las calles del área de Chinatown de Los Ángeles y un festival pro-vida con música, oración y discursos en el Parque Histórico Estatal de Los Ángeles y una Misa de Réquiem por los no nacidos en la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles. (OSV News Photo by Isabel Cacho, Arquidiócesis de Los Ángeles)

By Natalie Romano

OneLife LA es una tradición importante para la familia Mercado.

Cada año hacen un viaje de 100 km desde el condado de San Bernardino hasta el evento provida patrocinado por la archidiócesis de Los Ángeles para celebrar su fe y a su hijo. En plena celebración, Gabe, de 15 años, rodeó con sus brazos los hombros de su padre.
Fue un momento que sólo fue posible porque su madre dijo no al aborto.

“Su madre biológica era una adolescente con problemas. Estamos tan bendecidos de que eligiera la vida”, dijo Rich Mercado, cuya familia asiste a la Iglesia del Santo Nombre de Jesús en Redlands. “No puedo imaginar a nuestra familia sin él”.

Historias de amor como la de los Mercado no eran difíciles de encontrar entre La Placita y Los Angeles State Historic Park en la tarde de sábado despejada y perfecta para la fotografía.

Más de 7,500 personas llegaron al centro de Los Ángeles el 21 de enero para el evento, organizado por la Oficina Arquidiocesana de Vida, Justicia y Paz. Viajaron en coche, autobús e incluso tren para apoyar la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural en un momento importante en la historia de su causa: el primer evento OneLife LA desde la anulación de Roe v. Wade por el Tribunal Supremo de EE.UU. el pasado mes de junio.

El Arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, dio la bienvenida y rezó con la multitud en La Placita Olvera antes de encabezar la caminata de un kilómetro y medio hasta el parque. Le acompañaron los Obispos Auxiliares de Los Ángeles David O’Connell y Marc Trudeau, el Obispo Joseph Brennan de Fresno y el Obispo Auxiliar Ramón Bejarano de San Diego.

El Arzobispo Gomez agradeció a los animados manifestantes — muchos de los cuales vinieron en grupos organizados por parroquias y ministerios — por ser parte de este “movimiento espiritual”.

“Qué alegría es estar vivo, creer en Jesús y celebrar el don de la vida”, dijo el Arzobispo Gomez. “Todos queremos vivir en una sociedad donde la vida humana sea apreciada y acogida, donde todos puedan vivir con dignidad, empezando por el niño en el vientre materno y extendiéndose a toda persona en cualquier condición”.

Mientras la gigantesca estela de gente con pancartas y globos recorría las calles, se oían risas, oraciones y cantos, pero, esporádicamente, una voz se alzaba por encima de la refriega. Era la de Greg Perea, que acudió con su familia y un megáfono.

“Estamos difundiendo con fuerza el mensaje provida, pero estamos haciendo de esto un movimiento positivo”, dijo un sonriente Perea, feligrés del Centro Polaco San Juan Pablo II de Yorba Linda. “Intentamos mostrar al mundo que lo nuestro es el amor y la paz y traer a otros al redil”.

En su discurso, el Arzobispo Gomez dijo que el tema de OneLife LA de este año, “Nuestra misión es el amor”, resumía el “único propósito” de nuestras vidas.

“Nuestra misión es irradiar y compartir el amor de Dios en su creación … y cuando sabemos esto, nuestras vidas adquieren una hermosa claridad, una hermosa simplicidad”, dijo.

Tanto One Life como la manifestación provida anual de San Francisco, la Caminata por la Vida de la Costa Oeste, así como otras concentraciones similares en todo el país, se celebraron en vísperas del 50 aniversario de la decisión Roe v. Wade del Tribunal Supremo.

Pero debido a la decisión del caso Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization, que anuló Roe y devolvió a los estados individuales la cuestión de regular o restringir el aborto, participantes como Dina Martins pensaron que la multitud de este año parecía “un poco más entusiasta”. Aun así, reconoce, vivir en el Estado Dorado puede hacer que algunos se sientan como pez fuera del agua.

“En California somos minoría, pero cuando vienes aquí no estás solo, eres parte de algo”, dice Martins, feligresa de la Iglesia de la Sagrada Familia de Artesia. “Cuando ves a toda esta gente aquí con el mismo mensaje, te sientes bien”.

Bejarano, que también participó en la Marcha por la Vida de San Diego el 14 de enero, dijo que los fieles no deberían desanimarse ni siquiera después de la aprobación de la Proposición 1, la medida electoral estatal que consagró el derecho al aborto en la constitución de California.
“Jesús nunca dijo que iba a ser pan comido”, dijo Bejarano. “No te rindas. Esfuérzate al máximo. No se trata tanto de si el aborto es legal o no… nuestra misión es mostrar amor y mostrar a la gente que hay mejores opciones.”

Aunque el aborto sigue siendo una “batalla de vanguardia”, OneLife LA es mucho más que eso, dijo Michael P. Donaldson, director senior de la Oficina de Vida, Justicia y Paz.

“OneLife lo abarca todo”, explicó Donaldson. “Realmente intentamos centrarnos en el hecho de que nuestra dignidad humana está siendo atacada, desde la falta de vivienda, los problemas de salud mental, la atención al final de la vida, hasta la inmigración. Tenemos que unirnos para dar testimonio del carácter sagrado de la vida humana”.

Los oradores de la jornada tuvieron esos mismos temas en mente en el escenario del evento. Los asistentes se sentaron en mantas y sillas de jardín para escuchar historias impactantes de personas como Mike y Penny Michalak, de Louisville (Kentucky).

Los Michalak son los fundadores de Angels in Disguise, una organización que “celebra el don del síndrome de Down” apoyando subvenciones para la adopción, la cirugía cardiaca y la educación. También fundaron la Immaculata Classical Academy, una escuela católica de Louisville que atiende a más de 200 niños con y sin síndrome de Down.

Pero hoy habían venido a hablar de sus hijos. Los Michalak tienen 16 en total, 10 de ellos adoptados y cuatro con síndrome de Down.

“Nuestro mundo necesita más personas con síndrome de Down”, dice Mike. “Si nuestra misión aquí es el amor, nuestro mundo merece más niños con síndrome de Down, porque [ellos] son los maestros del amor”.

Aunque la condición cromosómica se cita a menudo como motivo para abortar, los Michalak hablaron de la bendición que han sido para ellos niños como su hijo Francis. Este niño de 7 años fue adoptado de Polonia junto con su hermano Max, que falleció de una enfermedad terminal relacionada con la tensión arterial. Penny habló del legado que dejó a pesar de su corta vida.

“Murió en mis brazos”, compartió Penny desde el escenario del evento entre lágrimas. “Fue de la forma más hermosa y perfecta. Dios tenía un plan y yo sólo tenía que rendirme a él. … Él [Max] nos enseñó a soltar el miedo y a vivir”.

Más tarde, Ricardo y Modesta Pulido subieron al escenario al grito de “acabemos con el estigma” para hablar de los retos de criar a dos hijos con trastornos bipolares. Como Angelus, el medio no de la Arquidiócesis de Los Angeles, informó por primera vez en abril pasado, la pareja de la Iglesia de Santa Filomena en Carson se ha ofrecido como voluntario con la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales y la Arquidiócesis de Los Ángeles para apoyar a las familias afectadas por estos problemas.

“Todo el mundo puede tener una recuperación completa, ¡amén!”, dijo Ricardo. “La curación de los corazones comienza con la Iglesia, la oración y la fuerza de voluntad. Estoy muy contento de que la Archidiócesis de LA haya abierto sus puertas al ministerio de salud mental.”

Los mensajes edificantes del día hicieron llorar a algunos de los asistentes.

“Los oradores, su testimonio, ha sido genial”, dijo Artemio Sanguino de la Iglesia del Sagrado Corazón en Lincoln Heights. “Todos me han conmovido de alguna manera, me han hecho llorar”.

El beneficiario de este año de la Beca de Servicio OneLife LA fue FosterAll, una organización sin ánimo de lucro que se asocia con iglesias para ayudar a emparejar a niños con padres de acogida que tienen una tradición de fe. El director ejecutivo de la organización, Lou Moore, aceptó el cheque de $10,000 de manos del Arzobispo Gómez.

Por la tarde, el arzobispo celebró la Misa anual de Réquiem por los no nacidos en la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles. Unas 3,000 personas llenaron los bancos para rezar por las vidas perdidas a causa del aborto.

Para prepararse espiritualmente para ese día, la Oficina de Vocaciones de la archidiócesis organizó una Hora Santa en la Capilla San José/Centro Médico Santa Teresita de Duarte la noche anterior, así como una concentración de jóvenes la mañana de OneLife. Entre los cientos de asistentes, destacaba un joven alto con su traje oscuro de raya diplomática. El universitario Grant Calderwood llegó en tren desde Santa Bárbara.

“Creo que se trata de un acontecimiento muy especial”, explicó Calderwood, presidenta de Students For Life, Santa Barbara City College. “Como formo parte de la generación provida, quiero presentarme bien y alejar a la gente del aborto y ayudarles para que puedan tener a sus bebés”.

El Padre Isaac Arrieta, párroco asociado de la Iglesia Santa Rosa de Lima de Maywood, acudió al acto con una fuerte mezcla de estudiantes de confirmación, catequistas y feligreses. Él cree que la participación en eventos como OneLife son una parte importante de la construcción de una cultura provida en su parroquia.

“Tuvimos dos autobuses llenos de gente”, dijo el Padre Arrieta. “En nuestras clases de confirmación, hablamos con los jóvenes sobre este tema … Esta fue una manera de mostrarles que no son sólo palabras, estamos aquí afirmando nuestra promesa de proteger la vida”.

Quizá la gran sorpresa de OneLife LA fue cuando el Padre Victor Taglianetti (alias “Bro Vic”) empezó a rapear en el escenario al coro de “Praise God that’s fa sho”. El franciscano capuchino escribe y graba música católica edificante. Dijo que el mensaje que intentaba transmitir a la multitud era sencillo.

“A veces la gente se confunde sobre su propio valor y dignidad”, dijo después a Angelus. “Dios no desea tu sufrimiento ni tu dolor, sino tu integridad y tu bienestar. Mi mensaje de hoy es que Dios os ama de verdad”.

OSV News
Written By
OSV News
More from OSV News
Two Catholic Relief Services’ workers slain in Ethiopia amid Easter Sunday unrest
By Kate Scanlon Two Catholic Relief Services staff members were shot and...
Read More
0 replies on “El amor protagoniza la primera OneLife LA tras la caída de Roe vs. Wade”