Consuela a Mi Gente — ¡Disfruten de los Días Santos de Adviento y Navidad!

Archbishop Shelton J. Fabre

Aunque el Triduo (Jueves, Viernes y Sábado Santo/Domingo de Pascua) es la celebración más importante y teológicamente más rica del calendario litúrgico, no se puede negar que la Navidad ocupa un lugar muy cercano. Es también, quizás desde el punto de vista del sentimiento, la celebración favorita de nuestro año litúrgico. La Navidad ayuda a enfocar nuestras mentes y corazones en el mayor regalo de Dios para nosotros, nuestro Señor Jesucristo, quien nació en Belén.

El término Navidad proviene de los dos términos “Misa de Cristo”, que es el título que esta celebración finalmente tomó durante su surgimiento como celebración cristiana. Con el paso del tiempo, este título de dos palabras, “Misa de Cristo”, se fusionó en una sola palabra para formar la palabra Navidad tal como la conocemos hoy.

Como dije anteriormente, creo que la Navidad surge para muchas personas como el sentimiento favorito de todas las celebraciones litúrgicas por una variedad de razones. Permítanme compartir algunos de mis propios pensamientos sobre por qué la Navidad parece ser la celebración litúrgica favorita de tantos.

  • La Navidad parece sacar al niño y la esperanza que se encuentra en todos nosotros. Mientras somos capturados durante nuestras celebraciones del Nacimiento del Señor por las luces, los sonidos, los olores, las historias, las decoraciones, la música, las sorpresas y la comida de Navidad, es fácil entender por qué eso dentro de nosotros que es cautivado por el misterio surgiría como primordial durante la celebración de la Navidad. La Navidad parece generar en nosotros la esperanza y la promesa de los niños, cuya inocencia y alegría de vivir fascinan a los que hace tiempo hemos entregado estas virtudes a lo que entendemos como “la realidad” de la vida. La Navidad nos recuerda que en el centro mismo de lo que somos, siempre debe quedar un lugar en nuestras vidas para el misterio y la maravilla; debe quedar un lugar en nosotros para que el Cristo-niño entre y nos llene de esperanza y alegría.
  • La Navidad tiene muchas formas de unirnos con los demás. Nacimientos, adornos y recetas navideñas y otros adornos navideños que se pasan de generación en generación nos dan un sentido de pertenencia a una larga expresión de fe en el Señor. Las tradiciones navideñas que rodean la decoración o la reunión de otras formas con familiares y amigos nos arraigan en las importantes relaciones que tenemos en la vida. La Navidad también nos desafía a través de la caridad a satisfacer las necesidades de los demás durante esta temporada, así como durante el resto del año. Desde reunirnos en la Iglesia con nuestra familia de fe para la celebración de la Misa de Cristo, unirnos con amigos y familiares, hasta la caridad ofrecida a los demás, la Navidad nos recuerda que no estamos solos en esta jornada de vida.
  • La Navidad es quizás la celebración “de referencia” más importante. Con este término “punto de referencia”, quiero expresar que la Navidad es una de las celebraciones que marca eventos o transiciones significativas en nuestras vidas, como por ejemplo, una primera Navidad como pareja casada; la primera Navidad de un bebé; la primera Navidad celebrada tras la muerte de un ser querido; la primera Navidad celebrada fuera de casa; la primera Navidad celebrada de regreso en casa; la primera Navidad en un nuevo hogar y muchas otras podrían enumerarse. La Navidad tiene una forma de ayudarnos a hacer referencia a eventos significativos durante nuestras vidas.
  • Finalmente, y lo más importante, la Navidad nos recuerda que en el nacimiento de su Hijo en Belén, Dios-es-con-nosotros, y hay un consuelo en este conocimiento. La Navidad nos recuerda que Jesús, nacido en el tiempo en Belén, viene a nosotros todo el tiempo. Nos regocijamos de que Dios nos ha unido a sí mismo por un vínculo que no se puede romper. Hay un gran consuelo en la cercanía de nuestro Emmanuel, nuestro Dios-con-nosotros siempre. La Navidad nos invita a recordar todo lo que la Encarnación nos ofrece en la fe y nos desafía a proclamar nuestra fe en nuestras palabras y acciones.

¡Así que disfruten de los días santos de Adviento y Navidad! Recuerden que la Navidad, como la Pascua, tiene una Octava u ocho días que se celebran como un gran día de regocijo en el Señor. La Octava de Navidad ocurre del 25 de diciembre al 1 de enero. Juntos, busquemos santificar estos días al permitir que la alegría y la celebración del día de Navidad se extiendan mucho más allá del único día calendario del 25 de diciembre. ¡Que Cristo nazca de nuevo en sus corazones! ¡Feliz Navidad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *