Católicos expresan preocupación ante el aumento de las violaciones del trabajo infantil en EE.UU. y el intento de legisladores de debilitar las leyes

Una foto de archivo muestra un mural que representa el trabajo infantil. Católicos y líderes laborales están expresando su preocupación de que los trabajadores jóvenes son explotados con demasiada facilidad en una economía difícil, ya que algunos legisladores estatales se mueven para debilitar las leyes de trabajo infantil. (Foto de noticias OSV por Shanshan Chen, Reuters)

Por Kimberley Heatherington

No todos los niños que ocupan muchos de los puestos de trabajo vacantes en Estados Unidos están trabajando en la ventanilla del autoservicio, empujando carritos o ayudando en la granja familiar, trabajos típicamente asociados con adolescentes que aprenden una responsabilidad, junto con útiles habilidades empresariales y personales.

Según informes e investigaciones publicados recientemente, los menores trabajan en algunas de las condiciones más peligrosas de la industria estadounidense, como la construcción, los mataderos y las cadenas de montaje.

Los Católicos y líderes sindicales con los que habló OSV News expresaron su preocupación de que los niños son explotados con demasiada facilidad en la economía de EE.UU., ámbito en el cual algunos legisladores están tratando de relajar aún más las restricciones sobre el trabajo infantil en respuesta a las empresas que claman por trabajadores para cubrir vacantes.

“Incluso los adultos responsables que han recibido una formación periódica corren el riesgo de sufrir lesiones en este tipo de entorno”, afirma Clayton Sinyai, director ejecutivo de la Catholic Labor Network. “Ciertamente, los niños no deben estar allí”.

Sinyai se refirió al anuncio hecho el 17 de febrero por el Departamento de Trabajo de EE.UU. de que una investigación había descubierto que más de 100 niños trabajaban para un contratista limpiando equipos en instalaciones de envasado de carne en ocho estados diferentes.

“Es chocante ver cosas así en el siglo XXI”, dijo Sinyai.

En uno de los mayores casos de trabajo infantil de su historia, la División de Horas y Salario del Departamento de Trabajo descubrió que 102 niños de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años estaban empleados por Packers Sanitation Services Inc. (PSSI), con sede en Kieler, Wisconsin, en las instalaciones de sus clientes en los estados de Arkansas, Colorado, Indiana, Kansas, Minnesota, Nebraska, Tennessee y Texas.

Según el departamento, los niños trabajaban en turnos nocturnos y al menos tres de ellos sufrieron lesiones mientras limpiaban sierras afiladas y cortadoras de cabeza. La empresa recibió una multa de 1.5 millones de dólares en sanciones civiles.
Aunque Packers Sanitation Services Inc. es un ejemplo ilustrativo, no es un caso aislado. El Departamento de Trabajo dice que tiene 600 investigaciones en curso sobre trabajo infantil.

“Desde 2018, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ha visto un aumento del 69% en los niños empleados ilegalmente por las empresas. En el último año fiscal, el departamento encontró que 835 compañías que investigó habían empleado a más de 3,800 niños en violación de las leyes laborales”, dijo el departamento el 27 de febrero.

El Secretario de Trabajo de EE.UU., Marty Walsh, subrayó que el trabajo infantil “es un problema de hoy” y pidió al Congreso y a los estados que “se sienten a la mesa”.

“Este es un problema que nos llevará a todos a detener”, dijo Walsh en una declaración el 27 de febrero.

El Departamento de Trabajo pidió al Congreso que aumente las penas por infracción; un grupo de trabajo interinstitucional; una iniciativa estratégica de aplicación de la ley y una mayor financiación para su cumplimiento; y servicios adicionales de divulgación para los niños refugiados y migrantes no acompañados que son vulnerables a la explotación laboral.

“La Iglesia, en estos últimos tiempos, está alarmada por el creciente número de niños involucrados en la fuerza laboral”, dijo a OSV News el Padre Christopher Mahar, funcionario del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano. “Es esencial que la sociedad se concentre en las causas profundas de la pobreza y no intente resolver las crisis económicas recurriendo al trabajo infantil”.

Los empresarios citan con frecuencia entre sus retos la continua escasez de trabajadores, lo que ha motivado a algunos legisladores estatales a presentar proyectos de ley que debilitarían la normativa sobre la edad de los niños trabajadores y las protecciones de seguridad.

En Minnesota, el senador Rich Draheim, republicano por el distrito 22, es el promotor de la SF 375, un proyecto de ley que facilitaría a las empresas de construcción la contratación de jóvenes de 16 y 17 años.

“Mi proyecto de ley simplemente ajusta la ley de Minnesota a las normas federales existentes”, afirmó Draheim en una declaración a OSV News. “Eliminar las oportunidades de trabajo para los jóvenes sólo por su edad hará que sea aún más difícil para las empresas encontrar empleados fiables. Las empresas enseñan a estos jóvenes trabajadores habilidades que les prepararán para su futuro, y puede que incluso les atraigan a su industria de por vida.”

La oficina de Draheim señaló que la tasa de desempleo de Minnesota se encuentra entre las más bajas del país, con un mercado laboral excepcionalmente ajustado.

La Conferencia Católica de Minnesota indicó que no tenía “ningún comentario sobre el proyecto de ley, ya que no lo hemos examinado a fondo”. Actualmente el proyecto de ley está siendo analizado por un comité.

En Iowa, SF 167, un proyecto de ley presentado por el senador Jason Schultz, republicano del distrito 6, ampliaría las horas de trabajo para los jóvenes de 14 y 15 años; permitiría seis horas de trabajo al día durante el año escolar; permitiría a los jóvenes de 17 años trabajar las mismas horas que los adultos; eliminaría los permisos de trabajo; y limitaría la responsabilidad del empleador.

También existe la posibilidad de excepciones para sectores antes prohibidos, permitiendo a los adolescentes de 14 a 17 años participar en “aprendizaje basado en el trabajo o en un programa relacionado con el trabajo, administrado por la escuela o el empleador”.

La oficina de Schultz no respondió a la solicitud de comentarios de OSV News.

La Conferencia Católica de Iowa dijo que “no ha tomado una posición sobre el proyecto de ley hasta la fecha”. El Comité de Mano de Obra del Senado de Iowa aprobó el proyecto de ley el 6 de marzo, renumerándolo SF 542, y el Comité de Comercio de la Cámara de Representantes de Iowa avanzó su proyecto de ley complementario el 7 de marzo.

“Cuando oigo a un empresario decir que hay escasez de trabajadores, lo que en realidad está diciendo es ‘no hay trabajadores disponibles para trabajar al precio que yo estoy dispuesto a pagar'”, señaló Clayton Sinyai. “No les gusta el mercado laboral actual y les gustaría pagar menos a la gente. Y los niños trabajarán por menos”.

Mary Leary, profesora y decana asociada para asuntos académicos de la Facultad de Derecho Columbus de la Universidad Católica de América, en Washington, se mostró de acuerdo.

“Es una medida de reducción de costos para que las empresas globales no hagan lo que el mercado normalmente diría que tienen que hacer, que es aumentar los costos, disminuir el riesgo y hacer este trabajo más atractivo para la mano de obra”, dijo a OSV News.

Kevin Cassidy, director de la oficina estadounidense de la Organización Internacional del Trabajo, declaró a OSV News que el problema es que en Estados Unidos “no se ofrece a la gente un buen sueldo por esos trabajos sucios, aburridos y peligrosos”.

La OIT es un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Ginebra (Suiza), que se ha enfrentado al problema del trabajo infantil desde su fundación en 1919. Establece normas laborales internacionales y asesora al gobierno de Estados Unidos en materia de política. El Vaticano delega un observador permanente ante la ONU y sus organismos, y el Papa Francisco ha ofrecido mensajes en las reuniones de la OIT.

“Empleadores sin escrúpulos se aprovechan de que los niños no son conscientes de ello”, afirma Cassidy. “Al fin y al cabo, se trata de una explotación de su vulnerabilidad, y eso es absolutamente inaceptable desde el punto de vista de los derechos humanos”.

Benjamin Smith, especialista principal en trabajo infantil de la OIT, declaró a OSV News que, para el crecimiento económico, “el trabajo decente para los padres es fundamental, de modo que los mercados laborales no respondan a la escasez tapando el hueco con niños”.

El Papa Francisco ha defendido el mismo argumento. En la conferencia del Vaticano de 2021 “Erradicar el trabajo infantil, construir un futuro mejor”, el pontífice dijo: “Debemos animar a los Estados y a los actores del mundo empresarial a crear empleos dignos con salarios equitativos que permitan a las familias satisfacer sus necesidades sin que sus hijos se vean obligados a trabajar”.

En última instancia, el trabajo infantil persistirá hasta que se reúna la fuerza de voluntad nacional para acabar con él.

“No podemos hacernos de la vista gorda. Tenemos la obligación — sea moral, espiritual o económica — de garantizar que cumplimos con nuestra parte”, afirmó Cassidy. “Cuando vemos que estas cosas ocurren a nuestro alrededor, tenemos que denunciarlo. No es un problema ajeno. Es un problema de la sociedad”.

OSV News
Written By
OSV News
More from OSV News
La Iglesia costarricense acoge a dos religiosas expulsadas de Nicaragua
Por Rhina Guidos Las autoridades eclesiásticas de una diócesis del norte de...
Read More
0 replies on “Católicos expresan preocupación ante el aumento de las violaciones del trabajo infantil en EE.UU. y el intento de legisladores de debilitar las leyes”