Caridades Católicas utiliza subvenciones para ofrecer asistencia durante COVID-19

Cerca de 50 personas en necesidad de comida se formaron afuera del Sister Visitor Center de Caridades Católicas a principios del mes para recibir comida en cajas. Con más de 22 millones de personas sin empleo en el país, Caridades Católicas está ayudando a la familias necesitadas.
(Foto especial del periódico the Record)

Por Jessica Able
Escritora del personal del periódico The Record

Con niveles sin precedentes de desempleo e incertidumbre sobre la economía, Caridades Católicas de Louisville (Catholic Charities of Louisville) ha ampliado su trabajo para ayudar a satisfacer las necesidades emergentes.
Se anima a las personas, parroquias y organizaciones a pedir ayuda.

“Si hay una necesidad por ahí y aún no hemos escuchado sobre eso, queremos que las personas sepan que pueden comunicarse”, dijo Lisa DeJaco Crutcher, directora ejecutiva de Caridades Católicas. “Nuestra principal preocupación es sacar dinero tan rápido como podamos. Queremos asegurarnos de que las personas que tienen necesidades sepan que estamos aquí y que los cuidamos”.

Algunos fondos que ya se han otorgado se utilizaron para ayudar a suministrar las despensas de comida de parroquias, mientras que algunas personas recibieron asistencia para pagar los recibos de renta, electricidad y agua.

Los recursos para este trabajo provienen de múltiples fuentes. Caridades Católicas recibió una subvención de $ 50,000 de One Louisville: COVID-19 Response Fund y unos $ 16,675 de Catholic Charities USA. Brown-Forman ha financiado un programa de distribución de almuerzos en el Sister Visitor Center de Caridades Católicas.

El personal de Caridades Católicas ha trabajado en asociación con parroquias en los 24 condados de la arquidiócesis, la Sociedad de St. Vicent de Paul, así como con una red de áreas ministeriales y otras organizaciones.

El Director de Misión e Identidad de Caridades Católicas, diácono Lucio Caruso, contactó a cada una de las 110 parroquias de la arquidiócesis.

“Primero, llamé para saludar y preguntar cómo están y si podemos ayudar en algo”, indicó.

Cuando llegó el dinero de la subvención, trabajó en su lista de contactos y comenzó a distribuir fondos, particularmente a individuos y organizaciones fuera del condado de Jefferson, donde hay menos recursos comunitarios.

“Sabemos que la necesidad está ahí afuera. Tal vez las personas o las familias que no han enfrentado este tipo de necesidad anteriormente no saben a dónde acudir. Queremos mostrar que todos estamos juntos en esto”, mencionó.

DeJaco Crutcher dijo que las subvenciones han permitido a Caridades Católicas ampliar su alcance más allá de su programación habitual y ayudar a las personas que, en circunstancias normales podrían no necesitar la ayuda de la organización.

“Todavía estamos sirviendo a familias de refugiados, sobrevivientes de la trata de personas. Pero, sabemos que hay muchos más necesitados en la comunidad en este momento”, indicó.

El personal de Caridades Católicas anima a las personas en necesidad a comunicarse primero con el ministerio de su parroquia o área ministerial. Sus solicitudes serán dirigidas a Caridades Católicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *