376 se preparan para ingresar a la Iglesia

Por Marnie McAllister
Editora del periódico The Record

Hombres, mujeres y niños preparándose para los sacramentos de iniciación en la Iglesia católica fureon aceptados durante la ceremonia en la Iglasia de St. Bernadette el 10 de marzo. Foto de The Record por Marnie McAllister.

No hay tal cosa como la fe de segunda mano, el arzobispo Joseph E. Kurtz les dijo a los hombres, mujeres y niños que se preparaban para ingresar a la Iglesia Católica.

Se dirigía a 376 personas el 10 de marzo en los Ritos de Elección y el Llamado a la Conversión Continua de la Arquidiócesis de Louisville en la Iglesia de St. Bernadette.

“Tienen que tener una experiencia y un encuentro personal con Jesús”, les dijo el arzobispo. “Ustedes merecen una fe de primera mano”.

Entre sus oyentes había 185 catecúmenos, personas que nunca habían sido bautizados. Se han estado preparando para los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, que recibirán esta primavera.

La congregación también incluyó a 191 candidatos, personas que fueron bautizadas en otra tradición cristiana. Sus bautismos son reconocidos por la Iglesia católica. Ellos recibirán los sacramentos de Confirmación y Eucaristía esta primavera.

Cerca de 48 parroquias en la Arquidiócesis de Louisville estuvieron representadas en el evento. Las parroquias han estado preparando a los catecúmenos y candidatos desde fines del verano u otoño.

A lo largo de su preparación, los catecúmenos y los candidatos han sido como aprendices, dijo Maureen Larison, Consultora de Formación de Adultos e Iniciación de la Arquidiócesis.

“Toda la parroquia, los catecúmenos y los candidatos están llamados a que trabajen conjuntamente, tal y como lo hacen un aprendiz y un maestro”, dijo Larison durante una entrevista antes del evento del 10 de marzo.

«No dices, “Mírame” o “Déjame decirte todas las cosas que significa ser católico”. Significa, déjame caminar contigo», indicó.

De esa manera, dijo citando un dicho popular posterior al Concilio Vaticano II: “La fe se atrapa, no se enseña”.

“Son ambas cosas”, mencionó, “pero se atrapa más que a enseñarse”.

“Ser católico no es solo saber cosas, sino aprender a seguir a Jesucristo. No solo estamos enseñando un conjunto de creencias “, agregó.

Ser católico no es pertenecer a un club. Es lo que somos: pertenecemos a Dios, pertenecemos al Cuerpo de Cristo. Eso es en lo que estamos iniciando a la gente, esa realidad. Nos estamos convirtiendo en lo que Dios nos llamó a ser”.

El arzobispo Kurtz, durante su homilía, dijo que la relación es esencial y también lo es vivir dentro de la comunidad.

“Yo soy la vid, ustedes son los sarmientos”, dijo citando las Escrituras. “Quiero ser un sarmiento que esté vivo”.

Mientras más cerca están los sarmientos o la persona de Cristo, dijo, más se acerca uno a los demás.

“Cristo te impulsará a pensar en los demás”, explicó.

Haciendo reír, también instó a sus oyentes a dar un paso adelante y vivir su fe con las iniciales de “un automóvil muy caro que nunca poseeré: un BMW”.

“B”, dijo, es para creer (belief en inglés). “Necesitamos estar unidos en nuestra creencia”.

“M” es para la moralidad. Debemos “vivir nuestra fe en la forma en que tomamos decisiones”.

Y “W” es para el culto (worship en inglés), concluyó. “La parte central de su fe es la Eucaristía”.

El arzobispo concluyó su homilía instando a los catecúmenos y candidatos a orar los unos por los otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *