Una ‘nación de inmigrantes’ debe identificarse con la difícil situación de los inmigrantes y su dignidad humana, afirma el cardenal de Boston

El cardenal de Boston Seán O’Malley habló sobre los desafíos de la migración y la inmigración en la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Católica de América en Washington el 22 de marzo de 2023. (OSV News Photo by Rui Barros, The Catholic University of America)

Por Kurt Jensen

WASHINGTON — Un clima político hostil a las necesidades y a la existencia de los inmigrantes no sólo es moralmente erróneo, sino que también debilita las estructuras de los gobiernos democráticos, afirmó el cardenal Seán P. O’Malley, de Boston.

“Como nación de inmigrantes, debemos buscar un sentido de identificación con otros inmigrantes que intentan entrar en el país”, recordó el cardenal O’Malley a su audiencia el 22 de marzo al ser el ponente en la conferencia James H. Provost en la Universidad Católica de América en Washington.

Para el cardenal, esta identificación comenzó en 1973, cuando fundó el Centro Católico Hispano en Washington, para proporcionar asistencia, incluida ayuda legal, a los inmigrantes.

“No celebré misa en inglés hasta que me convertí en obispo en las Islas Vírgenes (de los Estados Unidos, en 1984)”, observó. Pero incluso entonces, el cardenal O’Malley se encontró celebrando misas a altas horas de la noche en cruceros para sus tripulantes filipinos.

“Nuestra población inmigrante contribuye poderosamente a la economía y al bienestar de este país”, añadió, y constituye un reto importante para la doctrina social católica.

Además, “los estados tienen la obligación de dar respuestas razonables a la inmigración”, dijo el cardenal O’Malley. “280 millones de migrantes (en todo el mundo) transmiten el alcance del problema”.

La migración de quienes escapan de la pobreza y la violencia, como la que se ha producido en Venezuela, “es uno de los mejores ejemplos de lo que se llaman problemas transnacionales” no controlados por las fronteras nacionales, dijo.

Pero requiere un tipo de cooperación que hasta ahora es esquiva, dijo el cardenal, ya que “no existe ningún tipo de autoridad política como gobierno global”.

Señaló que la doctrina social católica, especialmente con relación a la dignidad de la persona, orienta sobre las responsabilidades de las naciones. “Una dignidad compartida es la base de la igualdad de las personas”, dijo, trascendiendo la etnia y la riqueza.

“Los derechos humanos emanan directamente de la dignidad humana”, pero, concluyó el cardenal O’Malley, “las reivindicaciones morales de los inmigrantes pueden plantear más exigencias de las que ofrece el sistema legal actual”.

En referencia al clima político estadounidense, dijo: “Estas divisiones son más intensas entre el Congreso y el poder ejecutivo. La división está a la vista de todo el país”.

El cardenal O’Malley, fraile capuchino nombrado arzobispo de Boston en 2003 y cardenal por el Papa Benedicto XVI en 2006, ha sido constante en sus críticas a la política nacional de inmigración en todas las administraciones demócratas y republicanas.

En abril de 2014, celebrando una misa especial en el desierto de Arizona, el cardenal distribuyó la Sagrada Comunión a los fieles a través de las rendijas de la valla de 20 pies de altura de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Hemos perdido el sentido de la responsabilidad hacia nuestros hermanos y hermanas”, dijo en su homilía.

En un artículo de opinión de 2019 en el Boston Globe, escribió: “nuestras políticas sobre Centroamérica parecen centradas exclusivamente en amenazas, coerción y castigo. Esto es sin duda erróneo”.

El pasado septiembre, cuando el gobernador Ron DeSantis, republicano de Florida, llevó inesperadamente en avión a un grupo de inmigrantes sudamericanos a Martha’s Vineyard, en Massachusetts, con la vaga promesa de que allí tendrían trabajo, el cardenal O’Malley dijo en un comunicado: “En nuestro país, un sistema de inmigración que no funciona requiere una reforma inmediata. Desde los Dreamers que aún buscan estabilidad legal en sus vidas, hasta aquellos que huyen de la guerra en Ucrania, la pobreza en América Latina y África, o las crisis en el Medio Oriente, el llamado de nuestra humanidad común estará con nosotros en los años venideros”.

Los temas del cardenal sobre la migración han encajado con los enfatizados por el Papa Francisco, quien enseñó en su enseñanza de 2018 “Gaudete et exsultate” (“Alegraos y regocijaos”) que los católicos no debían tratar la difícil situación de los migrantes como “un tema secundario al lado de los temas ‘serios’ de la bioética”.

El Santo Padre dijo que este punto de vista no es correcto para un cristiano, “a quien solo le cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos”.

OSV News
Written By
OSV News
More from OSV News
Court hears case on federal agencies’ regulatory power that could impact church entities
By Kate Scanlon WASHINGTON — The Supreme Court heard oral arguments Jan....
Read More
0 replies on “Una ‘nación de inmigrantes’ debe identificarse con la difícil situación de los inmigrantes y su dignidad humana, afirma el cardenal de Boston”