Un tiempo para hablar —
Mensajes en el correo

Molly Keene Smith

La Campaña de Servicios Católicos 2021 está en marcha, y nuestra oficina en el Centro Pastoral recibe correo todos los días que incluye los sobres azules, blancos y rosas que contienen donaciones y promesas de donación de feligreses de toda la Arquidiócesis. Abrir ese correo es una responsabilidad importante y una humilde experiencia para mí cada vez que participo.

Cada sobre se abre cuidadosamente y cada donación se registra meticulosamente. Muchos de los sobres contienen tarjetas de intención de oración para ser colocadas en la capilla del arzobispo Kurtz. El personal no lee estas tarjetas.

Estas están destinadas solo para el Arzobispo y se le envían directamente a él todos los días. Él ora en privado por cada intención recibida.

Sin embargo, muchos donantes escriben notas en los márgenes de su formulario de promesa de donación, hacen anotaciones en su cheque o anotan un mensaje en el exterior de su sobre. Leer estos mensajes toca mi corazón.

“Tengo un pequeño ingreso fijo. Ojalá pudiera dar más a la Iglesia que tanto amo”.

“Todos ustedes están en mis oraciones diariamente”.

“Esto es todo lo que podemos dar este año. Mi esposo tiene que jubilarse debido a problemas de salud. Estamos luchando”.

“Que nuestra Santísima Madre los guíe y los proteja”.

“Estoy dando más este año porque Dios me ha bendecido de muchas maneras. ¡Gracias Señor!”

“Por favor, continúe orando por nosotros y por nuestra familia”.

Ninguna donación se da por hecho. A veces se envían unos pocos dólares en efectivo sin formulario de promesa y sin dirección de devolución en el sobre.

El arzobispo Kurtz no puede enviar su agradecimiento personal a estos donantes ya que no hay forma de determinar su identidad, pero él reza por aquellos que los enviaron. Estas donaciones siempre traen a la mente a la viuda en los Evangelios que dio dos monedas pequeñas, un regalo generoso.

A menudo hay un mensaje incompleto. Al ver la escritura inestable que probablemente fue una lucha para que el donador completara, imagino el esfuerzo y el cuidado que un feligrés anciano tomó para completar su formulario y hacer su donación anual a la Campaña, como tal vez lo han hecho fielmente durante décadas.

A medida que abrimos el correo todos los días, podemos sentir las emociones de aquellos que están luchando física, económica o espiritualmente. Sentimos la profunda fe de los feligreses que hacen una donación a la Campaña de Servicios Católicos y la alegría que reciben al hacer su ofrenda, sabiendo que su sacrificio tendrá un impacto en su parroquia y en los 24 condados de la Arquidiócesis de Louisville. Sentimos las oraciones ofrecidas por el Arzobispo Kurtz y por todos los que trabajan para cumplir la misión de la Iglesia aquí en el centro de Kentucky. Por favor, sepan que también estamos orando por cada uno de ustedes.

Si aún no ha hecho su donación a la Campaña de Servicios Católicos 2021, las donaciones se pueden hacer por correo, en la canasta de recolección de su parroquia o de forma segura utilizando el formulario en el siguiente enlace www.archlou.org/CSA. Si no puede hacer una donación este año, humildemente les pedimos que ofrezca sus oraciones por el éxito de la Campaña y por todos aquellos cuyas vidas son tocadas por los ministerios que son apoyados económicamente. Gracias por sus generosas donaciones a la CSA, por sus continuas oraciones y por sus sinceros mensajes por correo.

“Señor, ¿qué esperanza me queda? Mi esperanza está puesta solo en Ti”. — Salmo 39:8

Molly Keene Smith es la Directora de Office of Mission Advancement de la Arquidiócesis de Louisville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *