Testigos del Amor de Dios — Pastoral con Adolescentes Hispanos

Cynthia Psencik

Este artículo es parte de una serie enfocada en diferentes áreas ministeriales. Los artículos son presentados bajo la perspectiva del proceso del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina.

Los adolescentes son un gran tesoro en nuestra iglesia. Normalmente nos referimos a la pastoral con adolescentes o con los jóvenes entre las edades de 13 a 18 años, basado en el criterio de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos. Casi la mitad de los hispanos nacidos en los Estados Unidos son menores de 18 años de acuerdo al Pew Research y una gran mayoría son más competentes en inglés. Esta realidad tiene implicaciones para nuestro ministerio con, para y por los adolescentes.

Por años, la pastoral juvenil hispana ha podido abarcar al ministerio con jóvenes de todas las edades, incluyendo a jóvenes que llegan hasta la edad de 30 años. Y por esa razón en muchas de nuestras parroquias, puede existir un solo grupo para todos los jóvenes de la comunidad sin crear distinción si son adolescentes o jóvenes. Sin embargo, las conclusiones del V Encuentro resaltaron que se deben crear múltiples espacios para que puedan conectarse y lograr participación. La pastoral con adolescentes debe tomar en cuenta su cultura, idioma y experiencias. Esto puede informar y afectar en como reciben el mensaje salvífico de Cristo.

Nuestros adolescentes hispanos son un tesoro porque son adaptables entre culturas. Es importante que la pastoral con adolescentes incluya su voz y protagonismo. El Papa Francisco en Christus Vivit nos dice: “confío en la capacidad de los mismos jóvenes, que saben encontrar los caminos atractivos para convocar…Sólo hay que estimular a los jóvenes y darles libertad para que ellos se entusiasmen misionando en los ámbitos juveniles.” (CV210). Por lo tanto, debemos de procurar que existan espacios para que ellos ejercen su liderazgo en sus comunidades.

Son un tesoro por su deseo de servir y hacer una diferencia en el mundo. Durante esta pandemia que está viviendo nuestro mundo actual, he sido testigo de cómo los adolescentes en nuestra área han respondido al llamado a ser las manos y pies de Jesús, creando mascarillas y donándolas a nuestros hospitales locales, como también, usando las plataformas sociales para conectar a personas que necesitan ayuda con compras de comidas u otras tareas. Otro grupo llamó a hospitales para averiguar que les faltaban, y recaudaron fondos para comprar meriendas. Luego la distribuyeron a 9 hospitales y un centro de examinación para el COVID-19.

Son un tesoro porque su inspiración y vivencia de fe viene a través de historias compartidas que las teorías. Las conclusiones del V Encuentro también nos hablan de la necesidad de mentores equipados a acompañarlos en su jornada de fe. Esto nos ofrece una gran oportunidad para que los adultos en su comunidad sean testigos de cómo sus vidas han sido transformadas por Jesús y también conocer como Jesús se hace presente en la vida del joven. Me encanta que el Papa Francisco se refiere al corazón del joven como “tierra sagrada” (CV 67) que nos ayuda e inspira a profundizar nuestra relación con Jesús en nuevas maneras.

Son un tesoro porque su creatividad, su vigor, su gozo, ayuda a crear nuevos canales de encuentro. El Papa Francisco nos dice: “Son precisamente los jóvenes quienes pueden ayudar (a la iglesia) a mantenerse joven, a no caer en la corrupción, a no quedarse, a no enorgullecerse, a no convertirse en secta, a ser más pobre y testimonial, a estar cerca de los últimos y descartados, a luchar por la justicia, a dejarse interpelar con humildad.” (CV 37) La pastoral con adolescentes va más allá de los programas que podamos crear. Es la participación activa de cada joven de su comunidad dentro y fuera de su iglesia. Ellos son el tesoro para la revitalización de nuestra iglesia.

Cynthia Psencik es Directora de la Oficina de Youth Ministry de la Arquidiócesis de Nueva York y Vicepresidenta de La RED Nacional Católica de Pastoral Juvenil Hispana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *