Se ha restablecido la obligación
de asistir a Misa; no aplica
a los enfermos o vulnerables

El arzobispo Joseph E. Kurtz presidió la Liturgia de la Eucaristía en la ordenación presbiteral esta primavera. En una carta a los fieles esta semana, anunció planes para restablecer la obligación de asistir a Misa a partir del fin de semana del 4 y 5 de septiembre. (Foto de The Record por Ruby Thomas)

La obligación de asistir a Misa los domingos y los días santos de obligación se restablecerán en la Arquidiócesis de Louisville el fin de semana del 4 y 5 de septiembre, anunció el arzobispo Joseph E. Kurtz en una carta a los fieles en The Record esta semana.

En las comunicaciones con los párrocos, señaló que este restablecimiento avanzaría “a menos que intervengan razones serias”.

La obligación se suspendió hace 18 meses en marzo de 2020 cuando la pandemia COVID-19 comenzó su aumento en los Estados Unidos.

La Dra. Karen Shadle, directora de la Oficina de Culto, dijo que el restablecimiento, que se produce en medio de un aumento de la variante Delta del virus, no significa que nadie deba cambiar sus hábitos.

“Este anuncio no tiene la intención de atraer a las personas que aún están confinadas en sus hogares y decirles que comiencen a asistir a la iglesia. Esto es para personas que asisten a eventos deportivos, conciertos, reuniones familiares pero que no han regresado a la iglesia.

“No pretende asustar a las personas que todavía están tomando precauciones. Deben seguir evitando las multitudes si eso es lo que justifica su situación médica “.

Shadle señaló que la obligación, como se describe en el Catecismo de la Iglesia Católica, siempre ha incluido una dispensa para aquellos que están enfermos o vulnerables. Y la enseñanza de la Iglesia se interpreta para los tiempos, como la pandemia actual.

El Arzobispo explica en su carta que actualmente la obligación no se aplica a quienes:

  • Están enfermos.
  • Tienen un riesgo grave para la salud o viven en un hogar con personas en riesgo.
  • Sirven como cuidadores primarios de las personas en riesgo.
  • Tienen ansiedad o preocupaciones graves por estar en un entorno de un grupo grande debido al COVID-19.
  • No pueden asistir a Misa en persona.
  • Además, se debe tener precaución con la asistencia a Misa de aquellos que no pueden vacunarse, como los niños menores de 12 años.

El arzobispo Kurtz anima a los fieles a regresar a la Misa para recibir la Eucaristía. Él señala en su carta que la palabra obligación tiende a tener una connotación negativa en el uso común.

“En cambio, los invito a reflexionar sobre las obligaciones que tienen en sus vidas … con sus hijos, cónyuges, padres, colegas, vecinos. ¿Por qué cumplen con estas obligaciones?” él pregunta. “Supongo que la mayoría de ellas provienen de un sentido de responsabilidad, compromiso, gratitud y amor.

“Nuestra obligación de asistir a Misa es un requisito de la Iglesia … un requisito que nos llama a tener una relación más profunda con Dios y con los demás. La palabra Eucaristía significa acción de gracias, y nuestra participación fiel en el santo sacrificio de la Misa fortalece nuestra capacidad de fe, esperanza y amor”.

Próximamente, la arquidiócesis publicará una serie de videos sobre la centralidad de la Eucaristía en la vida católica y sobre los temas de invitación y obligación.

Junto con el restablecimiento de la obligación, la Arquidiócesis de Louisville ha publicado las pautas revisadas “Saludables en el Culto” para prácticas litúrgicas seguras durante la pandemia. Entre las pautas se encuentran:

  • La Sagrada Comunión continuará ofreciéndose a la congregación bajo la especie de pan únicamente.
    El arzobispo Kurtz requiere mascarillas para las Misas y otras actividades parroquiales en interiores para aquellos que aún no están vacunados contra COVID-19. Todos los estudiantes, profesores, personal y visitantes también requieren mascarillas en todos los entornos escolares.
  • Se pide a los párrocos y a su personal que se comuniquen con los feligreses que no pueden asistir a la Misa, que los visiten y pongan los sacramentos a disposición, si es posible.
  • El arzobispo Kurtz “anima encarecidamente” a quienes son elegibles para vacunarse.
  • En su carta a los fieles, el arzobispo Kurtz anima a sus lectores a vacunarse:

“También quiero animar a todos los católicos que son elegibles a obtener una vacuna. Nuestro Santo Padre dijo que vacunarse “se trata de una elección moral porque se trata de su vida, pero también de la vida de los demás”. Esta acción es un acto de amor y una contribución al bien común”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *