Se buscan: buenas manos para nutrir la creación

Foto del periódico The Record por Jennifer Jenkins
Una abeja visita una flor llamada Virginia bluebell en los Highlands. La flor es una flor silvestre nativa de Kentucky que típicamente florece después de la última helada fuerte en marzo o abril. Caridades Católicas de Louisville ha publicado una Guía de Jardín Silvestre para educar a los católicos sobre los beneficios de plantar jardines polinizadores.

Por Jessica Able, Escritora del periódico The Record

A católicos de alrededor de la Arquidiócesis de Louisville se les está pidiendo considerar plantar un jardín de flores silvestres.

No solo las plantas añaden belleza a nuestras comunidades, sino que pueden actuar como un componente vital para la salud de nuestro planeta.

El papa Francisco en su encíclica sobre el ambiente en el 2015, “Laudato Si, Sobre el Cuidado de Nuestra Casa Común” hizo un llamado a los católicos por todo el mundo de brindar “atención y preocupación constante” a la Tierra.

“Cada uno de nosotros tiene personalmente la responsabilidad por el cuidado de la creación, este precioso regalo que Dios nos ha confiado”, escribió el papa Francisco.

Mark Bouchard quien sirve en la Oficina de Mission Advancement en Caridades Católicas de Louisville, dijo que el llamado de la agencia de plantar huertos polinizadores encaja perfectamente con el llamado del Santo Padre para cuidar la creación.

“El Papa Francisco nos recuerda del regalo que es nuestra Tierra. Nos recuerda que debemos honrar el hogar que se nos ha dado”, dijo Bouchard en una entrevista reciente.

Bouchard señaló la gran cantidad de propiedades y tierras adjuntas de la Arquidiócesis de Louisville, que se extienden desde el Río Ohio hasta la frontera de Tennessee.

Bouchard invita a las familias, así como a las parroquias, escuelas y otras propiedades de la iglesia a considerar plantar un jardín de flores silvestres.

Y para ayudarlo a comenzar, el programa Common Earth Gardens de Caridades Católicas ha producido “La Guía del Jardín Silvestre”.

Caridades Católicas no es nuevo en jardinería. Su programa Common Earth Gardens ha convertido las propiedades de iglesias no utilizadas en jardines (para verduras, frutas y flores silvestres) desde 2007.

Los jardines polinizadores son predominantemente sembrados con flores o variedades de plantas que proporcionan néctar o polen para una variedad de insectos polinizadores, como las abejas, dijo Laura Stevens, directora del Programa Common Earth Gardens and Common Table Culinary.

El primer paso es formar un equipo, dijeron los organizadores. Si planea plantar un jardín en una parroquia, escuela u otra propiedad de la iglesia, reúna a varios voluntarios y determine un presupuesto.

“Uno de los mayores beneficios de plantar un jardín, especialmente en una parroquia o escuela, es inculcar en los niños el amor por la naturaleza y alentarlos a cuidar el medio ambiente”, dijo Stevens.

Posteriormente, elija un sitio. Los jardines no tienen que ser grandes para tener un gran impacto, dijo Stevens. Un simple jardín de cuatro por cuatro pies en una casa es suficiente.

Busque un lugar que reciba mucha luz solar y acceso al agua, dijo Stevens. También es importante tener algo de protección contra el viento fuerte y asegurarse de que el jardín esté lejos del uso de pesticidas. Además, el pH ideal del suelo debe estar entre 5.0 y 7.0. Puede llevar una muestra de tierra a la oficina de extensión local de su condado.
Para elegir las plantas, los organizadores han elaborado una lista de variedades nativas de Kentucky, que incluyen flores como butterfly milkweed, scarlet bee balm, trout lily y trumpet honeysuckle.

Stevens sugirió visitar los viveros locales en lugar de las grandes tiendas porque encontrará más plantas regionales y el personal tiende a tener más conocimiento, indicó.

El momento ideal para comenzar a plantar es ahora, indicó. La siembra durante la primavera o principios del verano (o más tarde en el otoño) producirá los mejores resultados, dijo Stevens. Evitar la siembra durante el calor del verano.
Una vez que se establecen los jardines nativos, su mantenimiento es poco, señaló Stevens. Las perennes establecen sus raíces y vuelven año tras año. La mayor preocupación es eliminar las malezas, riegue regularmente y tenga un manto de corteza. Planee desyerbar una hora cada semana.

Si bien los jardines propios son un pequeño paso en el cuidado de la creación, son un paso en la dirección correcta, dijo Stevens.

“En última instancia, cuando hablamos de temas ambientales, son problemas de personas”, dijo. “Las personas más afectadas por el clima y las cuestiones ambientales son las que están al margen de la sociedad”.

Los más afectados por los problemas ambientales en todo el mundo, dijo, son los pobres entre nosotros, ya sea por la contaminación del agua o la contaminación del aire.

La creación de jardines polinizadores puede impedir algunos efectos negativos de los problemas relacionados con el clima al ayudar a revivir la salud de las abejas, aves y mariposas, que a su vez polinizan los cultivos.

Para obtener más información sobre los jardines de los polinizadores y para ver la guía completa, visite cclou.org/common-earth-common-table/common-earth-gardens/resources.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *