Papa a gobiernos europeos: La migración necesita una gestión común

Evidence, un joven de Nigeria, mira el mar en su sexto día esperando un puerto seguro para desembarcar del bote de rescate de la ONG Proactiva Open Arms Uno en el mar Mediterráneo en esta foto de archivo del 22 de agosto de 2022. El papa Francisco dijo que los gobiernos no pueden y no deben tratar de detener la migración en el Mediterráneo, pero deben encontrar formas mejores y más coordinadas de manejar el movimiento de personas. (Foto CNS/Juan Medina, Reuters)

Por Cindy Wooden

CIUDAD DEL VATICANO — La migración a través del Mar Mediterráneo es tan antigua como la humanidad, y aunque algunos gobiernos dicen que quieren detener ese movimiento de personas, no sucederá ni debería suceder, dijo el papa Francisco.

“La migración es esencial para el bienestar de esta zona y no se puede detener. Por lo tanto, es del interés de todas las partes encontrar una solución que incluya los diversos aspectos y las demandas justas, beneficiosa para todos y que asegure la dignidad humana y prosperidad compartida”, escribió el papa Francisco en un mensaje a los participantes de la VIII Conferencia de Roma sobre diálogos del Mediterráneo, una iniciativa promovida por el Ministerio italiano de Asuntos Exteriores.

La falta de soluciones coordinadas para ayudar a los inmigrantes potenciales a prosperar en sus países de origen y dar la bienvenida a quienes parten hacia Europa “sigue dando como resultado una pérdida de vidas inaceptable y casi siempre evitable, especialmente en el Mediterráneo”, escribió el papa.

El evento, del 1 al 3 de diciembre, reunió a representantes de la Unión Europea y de los países europeos del Mediterráneo con representantes de las naciones de Oriente Medio y Norte de África que suelen ser atravesadas por migrantes y refugiados que buscan una vida mejor en Europa.

Durante milenios, el Mediterráneo fue una encrucijada de civilizaciones y culturas y un lugar de encuentro que benefició a toda la humanidad, dijo el papa. Tiene “una vocación de progreso, desarrollo y cultura que lamentablemente parece haberse perdido en el pasado reciente y que es necesario recuperar con plenitud y convicción”.

Las fronteras naturales o creadas por el hombre que delimitan los límites de una nación o continente también marcan un punto de conexión e intercambio potencial, que es casi imposible de evitar, dijo. Y, además, el simple intento de cerrar las fronteras acabaría con la historia del mar como un “lugar de encuentro, intercambio, y colaboración”.

“Es precisamente en esta encrucijada de la humanidad donde nos esperan tantas oportunidades”, insistió el papa. “Por lo tanto, debemos retomar la cultura del encuentro de la que tanto nos ha beneficiado, y no solo en el pasado. De esta manera, se puede reconstruir un sentido de fraternidad, desarrollando no solo relaciones económicas más justas sino también relaciones más humanas, incluyendo aquellas con inmigrantes”.

A medida que los representantes gubernamentales y los expertos analizan los complejos problemas que rodean la migración y otras cuestiones en todo el Mediterráneo, dijo, no pueden ignorar cuán interconectados están los problemas, particularmente en lo que respecta a los conflictos, el cambio climático, la pobreza y la migración.

“De hecho”, escribió, “el conflicto ucraniano está teniendo enormes repercusiones en los países del norte de África, que dependen en un 80% del grano de Ucrania o Rusia. Esta crisis nos insta a considerar la totalidad de la situación real desde una perspectiva global, solo ya que los efectos son globales”.

“No se puede pensar en abordar la crisis energética al margen de la política, no se puede al mismo tiempo solucionar la crisis alimentaria al margen de la persistencia de los conflictos, o la crisis climática sin tener en cuenta el problema migratorio, o el rescate de las economías más frágiles, o incluso la protección de las libertades fundamentales”, dijo.

“Tampoco se puede considerar la inmensidad del sufrimiento humano”, escribió, “sin tener en cuenta la crisis social, en la que, por el beneficio económico o político, se disminuye el valor de la persona humana y se pisotean los derechos humanos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *