Mensaje de Pascua del Arzobispo — Las lágrimas de alegría de San Pedro

(CNS photo/Gene Plaisted, Crosiers)

En mi oficina hay un retrato colgado de San Pedro llorando, y al verlo me pregunto cuando lloró. Obviamente, se relaciona con su triple negación de Jesús. Así que, debió haber sido después de que Jesús fue crucificado, quizás después de la resurrección. Me pregunto si sus lágrimas fueron lágrimas de dolor o de gratitud por haber sido perdonado.

San Pedro es destacado en las lecturas de la mañana de Pascua de este año. En el Evangelio, se encuentra a la entrada de la tumba, que ahora está vacía después de que Santa María Magdalena, la primera testigo de la resurrección, había anunciado la asombrosa noticia del sepulcro vacío. Y, mientras Pedro se apresuraba con Juan a la tumba, su mente debe haber estado girando. Jesús había proclamado que resucitaría en tres días, pero todavía parecía un misterio asombroso. Su Salvador Jesús sigue vivo y quizás más vivo que nunca. Su Salvador Jesús, que prometió perdonar, ahora ha cambiado por completo la perspectiva de Pedro sobre la vida.

Una vez, a Santa Teresa de Calcuta, de una estatura tan pequeña, se le preguntó cómo podía hablar tan fácilmente a multitudes de miles de personas. Simplemente dijo que ya no era consciente de sí misma porque era la consciencia de Dios. Es Pedro la consciencia de Dios que encontramos en el capítulo 10 de los Hechos de los Apóstoles. La Escritura comienza diciendo simplemente “Pedro procedió a hablar”.

San Pedro por El Greco, Wikimedia Commons

Su discurso involucra dos palabras fuertes. Dice que es testigo. El que comió y bebió con Jesús testifica que Jesús está vivo. Aunque San Pedro compartió muchas comidas con Jesús durante su ministerio público, Pedro también pudo haber estado haciendo referencia a la Sagrada Eucaristía. Incluso hoy, todos participamos en la muerte salvadora y la resurrección de Jesucristo al compartir Su cuerpo y sangre en la Sagrada Eucaristía. ¿Acaso no es la única copa que compartimos una comunión en la sangre de Cristo?

Pedro también habla de haber sido comisionado, enviado, a una tarea. Además, dice que él ha sido enviado a proclamar al designado por Dios como juez … juez de los vivos y muertos y del perdón en su nombre.

En estos días no nos gusta hablar de juicio. Sin embargo, nuestras vidas están llenas de juicios apresurados. Juicios que hacemos en nuestro corazón sobre nuestras propias insuficiencias, nuestros fracasos pasados, nuestras preocupaciones por el futuro. También nos preocupan los tiranos que hacen juicios severos. El papa Benedicto XVI había hablado de la tiranía del relativismo cuando la verdad no es buscada sino impuesta por otros. El papa Francisco nos advierte que tengamos cuidado de juzgar. Más bien, dice que, dejemos que la Palabra de Dios sea nuestro juez. Quizás más que nunca, necesitamos escuchar las palabras de San Pedro acerca de ser juzgados por Aquel designado por Dios, que es nuestro Salvador Jesucristo. San Pedro conoció el perdón en el nombre de Jesús. Quizás sus lágrimas fueron en verdad ¡lágrimas de alegría por haber sido perdonado!

Ustedes saben que todos necesitamos un salvador. Lamentablemente, a veces seguimos los salvadores equivocados que aportan cimientos pasajeros de fama y fortuna, posesiones y orgullo. Nuestro Salvador Jesús es el cimiento sólido. El que ha resucitado de entre los muertos es nuestra gran esperanza.

En la segunda lectura de la mañana de Pascua, San Pablo les habla a los colosenses de nuestra resurrección con Cristo. Cuando murió mi madre, elegí una tarjeta sagrada de Byzantine Press en Pittsburgh, Pensilvania. En la tarjeta hay una imagen de Jesús ascendiendo de la tumba con sus manos extendidas y personas aferrándose a cada mano. Mientras ascendía, experimentas a esas personas ascendiendo con él. Esta imagen nos recuerda que la resurrección no está destinada a ser simplemente observada. En cambio, cuando Cristo conquista el pecado y la muerte en la resurrección, participamos al ascender del pecado y la muerte a una nueva vida.

Hoy somos San Pedro dando testimonio de la resurrección salvadora de Jesucristo. Estamos comisionados a anunciar con palabras y hechos que ascendemos con Él con una nueva esperanza. El Salmo 24 proclama: “Este es el día que hizo el Señor; regocijémonos y alegrémonos “. Hoy proclamamos “¡Aleluya! Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado “. Nuestras lágrimas son lágrimas de alegría.

¡Una bendecida Pascua a todos ustedes!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *