Mensaje de pascua del arzobispo

“La Resurrección de Cristo” Siglo 19 por Gebhard Fugel, Foto de CNS cortesía de Bridgeman Images

¡Qué esta Pascua sea un tiempo de fe profunda y de gran alegría! ¡Jesucristo ha resucitado de la muerte!

Celebramos la Pascua un poco más tarde este año, y por lo tanto tuvimos un poco más de Cuaresma durante el mes de abril. Me alegra que tuvimos este tiempo para prepararnos. Se que la temporada de Cuaresma es un tiempo especial de oración, ayuno y entrega de limosnas a los necesitados. Tiene una calidad sobria. Pero me recuerdan que la palabra “Cuaresma” en realidad significa primavera.

Cada primavera, experimento el brotar del anhelo y la esperanza. Los árboles comienzan a dar hojas nuevas, la hierba se vuelve verde y las flores florecen. La primavera es un tiempo de esperanza. El padre Raniero Cantalamessa, ofreció un hermoso retiro a los obispos de Estados Unidos el pasado mes de enero en Chicago. Comenzó una charla diciéndonos cómo odia el frío. Aunque reconoció que las temperaturas a menudo son similares en noviembre y en marzo, él describió una diferencia con el frío de marzo. Él dijo que el clima de marzo le recuerda que el frío tiene esperanza. La primavera está a la vuelta de la esquina.

Hay un profundo mensaje de Pascua aquí. La Cuaresma da origen y purifica nuestro deseo … nuestro anhelo. En su mensaje de Cuaresma, el Papa Francisco cita la Carta de San Pablo a los Romanos capítulo 8 versículo 19: “Algo entretiene la inquietud del universo, y es la esperanza de que los hijos e hijas de Dios se muestren como son”. La primavera revela la belleza, la bondad y la verdad de la magnificencia de la creación de Dios. Así también, la Pascua despierta en nosotros una fe viva que reconoce y se regocija en Jesús quien murió por nuestros pecados y ha resucitado. ¡Verdaderamente ha resucitado! el papa Francisco llama a la Cuaresma la preparación para el “precioso regalo de la misericordia de Dios”.

El mal y el pecado estropean la creación de Dios. Tanto la violencia y el mal que nos rodea, así como el egoísmo y el pecado en nuestras almas claman por un salvador. Necesitamos la misericordia de Dios.

Todos conocemos la experiencia del anhelo. Cuando mis vacaciones se acercan, el entusiasmo crece. Por mucho que me encanten las vacaciones, a veces parece que la expectativa supera el resultado final. Con la Pascua y con la Pascua final de nuestras vidas, después de nuestra muerte resucitamos con Cristo. Creo profundamente que sucederá lo contrario. ¡Nuestras expectativas palidecerán en relación con la realidad de la luz de la presencia de Dios! Entonces, nuestra aleluya estará completa.

Nuestra teología nos dice que de hecho el cielo puede comenzar en la tierra. Cuando ustedes se encuentran con un santo, ustedes se dan cuenta que hay una cualidad de alegría en esa persona que no es terrenal. Es celestial.

Juntos desechemos la oscuridad. Al prepararnos para ese hogar celestial más allá de nuestras expectativas, roguemos al Señor por la gracia de permitir que la Pascua entre en nuestras vidas, en la manera que ofrecemos culto a nuestro Dios, en la manera cuando nos unimos en Cristo resucitado en Su cuerpo, la Iglesia, en el  cuidado de los unos a los otros y para cuidar de nuestro hogar común, la Tierra.

¡Que ustedes y su familia tengan una Santa Pascua!

The Record
Written By
The Record
More from The Record
SCN Helen L. Blodgett, a therapist, dies at 71
Sister of Charity of Nazareth Helen L. Blodgett died May 22 in...
Read More
0 replies on “Mensaje de pascua del arzobispo”