Informe Lancet insta a eliminación del cuidado infantil institucional

Un hombre ayuda a los niños iraquíes a dibujar en el aula de un orfanato en Bagdad el 3 de junio de 2020. Un nuevo informe de la revista The Lancet insta a abandonar la institucionalización de niños gradualmente a favor de la atención familiar. (Foto CNS-Maher Nazeh, Reuters)

Por Bronwen Dachs
Catholic News Service

CIUDAD DEL CABO, Sudáfrica — Un nuevo informe pidiendo la eliminación gradual del cuidado institucional de niños confirma lo que Catholic Relief Services (CRS) y sus afiliados han estado diciendo por muchos años — dijo una directora de CRS.

“Los niños pertenecen a las familias y nosotros trabajamos para llevar este mensaje a todos”, incluso a gobiernos, organizaciones de fe y a la sociedad civil — según dijo Anne Smith, directora de CRS para el movimiento global “Cambiando la forma en que cuidamos” (Changing the Way We Care) a Catholic News Service (CNS) el 22 de junio.

El informe de dos partes emitido por 22 expertos enfocado en reformar el cuidado infantil fue publicado el pasado 23 de junio en las revistas “The Lancet” para psiquiatría y “The Lancet” para salud de niños y adolescentes. El mismo dice que la institucionalización de más de 8 millones de niños en el mundo debe ser eliminada, sustituyéndola por el cuidado en el hogar basado en la familia.

El informe afirma que las instituciones brindan un cuidado insuficiente y están asociadas con muchos de los retrasos en el desarrollo. Los niños pueden rápidamente recuperarse cuando se les traslada a un ambiente familiar, aunque algunas secuelas pueden durar hasta la adultez — según el reporte.

El informe “confirma lo que hemos estado diciendo todo el tiempo”, dijo Smith subrayando que CRS y sus afiliados, Lumos y Maestral International, ayudan a apoyar a las familias alrededor del mundo para mantener a sus niños con ellos y reunificarlos con miembros de instituciones.

Por ejemplo: en Zacapa, Guatemala, a una madre se le ayudó a recuperar y llevar a casa a su hija de 10 años y sus cuatro nietos, después de haberlos tenido que entregar a un orfanato público cuando se descubrió que la niña cuidaba a los nietos mientras la madre iba a trabajar.

Ana María Martínez quería a los niños en casa con ella y recibió la ayuda psicosocial y económica que necesitaba para poder mantenerlos y alimentarlos — explicó Smith.

Destacando que la pobreza, la enfermedad y la discapacidad frecuentemente influyen en las decisiones familiares, Smith dijo que a veces “las familias sienten que no tienen otra opción más que tener a sus niños bajo cuidado institucional”.

Las Naciones Unidas definen a un huérfano como un menor de 18 años que ha perdido a uno o ambos padres.

Debido a la falta de servicios y al estigma, la gente a menudo cree que sus hijos con discapacidades estarían mejor en instituciones que ofrecen acceso a programas educacionales como aquellas administradas por comunidades religiosas — explicó Smith.

Pero “siempre es mejor para el desarrollo infantil” estar con la familia — agregó.

Considera que el nuevo informe le da a este asunto la atención que merece. Personas bien intencionadas donan a los orfanatos “sus fondos que vienen del corazón” y este informe les ayudará a entender que “hay otras maneras de ayudar a los niños para que tengan mejores resultados”, dijo.

En Kenia, CRS y sus organizaciones afiliadas trabajaron para fortalecer al gobierno y la sociedad civil ayudándolos a abordar las necesidades de las familias con hijos en instituciones — dijo Smith.

“Hemos visto un cambio en las políticas aquí así como algunos niños reintegrados con sus familias” — dijo destacando que “hay mucho potencial para un cambio positivo”.

El informe pide que los sistemas de protección infantil gradualmente reencaminen los fondos de las instituciones hacia programas basados en la familia y en la comunidad. Los autores proponen formas para asegurar la seguridad infantil, proteger a los niños sin cuidado paterno, brindándoles alternativas de alta calidad en el hogar y fortaleciendo los sistemas de cuidado y protección infantil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *