Grupo diverso representará al sureste en el V Encuentro Nacional

El arzobispo Joseph E. Kurtz compartió risas con delegados al V Encuentro Nacional que comenzando del lado izquierdo incluyen a Maria Rivera; Juana Mendez, hermana de la Caridad de Cincinnati, al padre Michael Tobin, el padre Rafael Capó, Fermin Luna y Eva Gonzalez, el día 4 de agosto en el Maloney Center. La reunión ayudó a preparar a delegados para el evento nacional programado para septiembre en Grapevine, Texas. (Foto Por Ruby Thomas)

Por Ruby Thomas, Escritora del Personal

Quince delegados — que representarán a los hispanos/latinos católicos en el V Encuentro Nacional en septiembre se reunieron el 4 de agosto en el Maloney Center para conocerse y prepararse para el evento nacional.

La reunión del 4 de agosto fue la última reunión para los delegados antes del evento nacional — una reunión de hispanos/latinos católicos convocada por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, una duración total de cuatro años. El V Encuentro Nacional se llevará a cabo del 20-23 de septiembre en Grapevine, Texas.

La reunión local trajo consigo a individuos de la provincia de Louisville que incluyó a la Arquidiócesis de Louisville, Diócesis de Lexington, Ky., Diócesis de Knoxville, Tenn., Diócesis de Covington, Ky., y Diócesis de Memphis, Tenn.

El arzobispo Joseph E. Kurtz estuvo presente al comienzo de la reunión en donde realizó la oración de apertura y saludó a los allí reunidos.

El padre Rafael Capó, sacerdote de la Arquidiócesis de Miami quien es director del Instituto Pastoral del Sureste, lideró la reunión. El padre R. Capó comenzó hablando sobre lo que significa ser un delegado. “Un delegado es aquel que es enviado”, dijo el padre R. Capó. Él le recordó al grupo que ellos no estaban representándose a sí mismos en el V Encuentro Nacional, sino que serían enviados a compartir las voces de los católicos en las diócesis del sureste.

La reunión del 4 de agosto, indicó el padre R. Capó, sirvió para tres propósitos – permitir a los delgados conocerse entre sí, revisar las conclusiones del Encuentro Regional y construir entusiasmo para el evento nacional que se acerca.

El grupo diverso de participantes provenía de Puerto Rico, Cuba, Venezuela, Argentina, España y México. Miembros del clero de Louisville y Lexington también fueron parte del grupo.

De la Arquidiócesis de Louisville, el padre Joseph Rankin, vicario para el ministerio hispano y sacerdote de las parroquias St. Rita y St. Luke y el padre Michael Tobin, sacerdote de la parroquia Annunciation y St. John Chrysostom asistieron. Fermin Luna, un seminarista de descendencia mexicana que se encuentra en formación para la Arquidiócesis de Louisville también estuvo presente. 

Los participantes tuvieron la oportunidad de presentarse y hablar acerca de su ministerio. Muchos compartieron que los problemas de inmigración dificultan el ministerio a la comunidad hispana/latina. 

El padre R. Capó guió a los participantes a una discusión del documento de trabajo que surgió del Encuentro Regional del Sureste que se llevó a cabo del 22-24 de febrero en Miami. El grupo discutió los retos, oportunidades y mejores prácticas mencionadas en el documento, pero se concentraron en las 13 áreas de ministerio que fueron identificadas como “principales prioridades” mencionó el padre R. Capó.

Entre estas prioridades, subrayó el padre R. Capó, son evangelización y misión, pastoral familiar, pastoral juvenil, formación en la fe y catequesis, y vocaciones.

A todos los delegados se les encomendó estudiar el documento regional para que así estén bien preparados para septiembre en el evento nacional. Los delegados también tuvieron la oportunidad de aprender acerca de lo que sucederá en el evento nacional. Durante este evento de tres días en Texas, los delegados asistirán a sesiones grupales por región así como a sesiones por áreas ministeriales en las cuales están interesados. El resultado de ese arduo trabajo será enviado a los obispos de los Estados Unidos con la esperanza de que responderán con un plan pastoral que pueda “ayudar a acompañar a los hermanos y hermanas hispanos/latinos y empoderarlos para ser líderes de la evangelización para la Iglesia en los Estados Unidos”, menciono el padre R. Capó.   

“Este proceso es de gran importancia para la Iglesia en los Estados Unidos no solamente para los hispanos/latinos, sino porque hará hincapié de la importancia de la evangelización, creando y fomentando comunidad en la Iglesia en respuesta del llamado del papa Francisco al discipulado misionero y al llamado de San Juan Pablo II a la nueva evangelización”.

Para más información sobre el V Encuentro Nacional, vaya a https://vencuentro.org/.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *