Feligreses acompañan a otros en su pena

Patricia Robles se sentó en el santuario de la Iglesia Epifanía el 17 de abril. Robles lidera un grupo de apoyo para el duelo de feligreses hispanos/latinos que han experimentado la pérdida de un ser querido. El programa “Acompañamiento en el Proceso de Sanación de Duelo” necesita de más líderes parroquiales para tomar parte en la capacitación. (Fotografía de The Record por Jessica Able)

 

La fe de la Sra. Francia Bennett en la resurrección la ha ayudado en tiempos difíciles y espera poder impartir esa fe inquebrantable a otras personas que experimentan pérdidas y dificultades.

Bennett, una feligresa de la iglesia St. James en Elizabethtown, Ky., es parte de un programa piloto diseñado a ayudar a los feligreses hispanos/latinos a lidiar con la pena y la pérdida.

“He visto a tantas familias que están sufriendo la pérdida de un ser querido”, dijo Bennett en una entrevista la semana pasada. “Anteriormente, no había un grupo o algo donde la gente pudiera reunirse y recibir apoyo”.

Ella y otros feligreses de la Arquidiócesis de Louisville participaron en un programa de capacitación de duelo destinado a ayudar a aquellos que han perdido a sus seres queridos. El programa, llamado “Acompañamiento en el Proceso de Sanación de Duelo”, es una iniciativa del Instituto Pastoral del Sureste, un ministerio de la Oficina Regional del Sureste del Ministerio Hispano de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Eva González, directora de la Oficina de Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Louisville, dijo que este tipo de ministerio se necesita ahora más que nunca, especialmente durante la pandemia de COVID-19.

“Poder caminar con alguien cuando está sufriendo es tan importante para el proceso de duelo”, dijo González en una entrevista la semana pasada.

Muchos de los inmigrantes que hablan español necesitan este tipo de ministerio, comentó González, debido a las barreras del idioma y los horarios de trabajo que dificultan hablar con los consejeros durante las horas de trabajo habitual.

Los participantes en la capacitación del duelo participaron en un extenso curso de dos partes. Las primeras seis semanas se centraron en la capacitación teórica, mientras que las siguientes 12 semanas se trasladaron a la instrucción práctica donde los participantes trabajaron con un psicólogo capacitado.

La Sra. Patricia Robles, feligresa de Epiphany Church que participó en la capacitación junto a Bennett, dijo que quienes sufren necesitan que alguien los escuche y los acompañe en su soledad.

“Cuando alguien muere, es un proceso. Muchas personas tienen sentimientos tan fuertes y no saben por dónde empezar”, dijo Robles.

Tanto las Sras. Bennett como Robles dijeron que muchas de las personas con las que han hablado tienen familias en su país de origen. A menudo, cuando una madre, un padre u otro miembro de la familia muere, no pueden viajar a casa para estar con sus seres queridos y realmente llorar, mencionó Robles.

“Creo que la población latina necesita esto porque este año de pandemia ha sido muy difícil”, ella dijo. “Pienso en una mujer a la que ayudé que había perdido a su madre en México y no pudo verla cuando murió. Dijo que este programa la ha ayudado”.

Y no es solo la pena causada por la muerte, dijeron las dos mujeres. Muchos también están luchando con la pérdida de empleo y el aislamiento debido a la pandemia.

Bennett, quien ha sido feligrés de St. James durante 20 años, dijo que muchos en la comunidad hispana no saben a quién acudir en busca de ayuda, ya sea porque no les gusta pedir ayuda o por la barrera del idioma. A menudo, los horarios de trabajo también pueden impedir que las personas busquen ayuda, indicó. Bennett sugirió que aquellos que están en duelo se acerquen a sus parroquias y busquen ayuda.

“Hay gente dispuesta a ayudar”, agregó.

González dijo que se necesitan voluntarios adicionales “que se sientan llamados a este ministerio” para ayudar a los feligreses en duelo.

“Este tipo de ministerio no es para todos. Es para personas que tienen la vocación de servir a otros que están en proceso de duelo”, mencionó.

Los feligreses que estén interesados ​​en servir de esta manera deben comunicarse con su parroquia o con la Oficina de Ministerio Hispano. Se ofrecerán cursos de formación adicionales a finales de este año.

Se anima a las personas que hablan español y que hayan perdido a un ser querido o estén sufriendo otra pérdida a que se comuniquen con la Oficina de Ministerio Hispano. Para comunicarse llame al 502-290-4247, hispmin@archlou.org o visite https://www.archlou.org/hispanic-ministry.

Los feligreses de habla inglesa que estén interesados ​​en apoyo para el duelo pueden comunicarse con su parroquia o con la Oficina de Ministerio para la Familia al 636-1044.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *