Expertos católicos dicen que abordar la ‘cultura del descarte’ debe ser una prioridad después del final de Roe

Los hombres aparecen en una foto de archivo comiendo una comida gratis en la cafetería de un comedor de beneficencia dirigido por franciscanos en la sección de Park Slope de Brooklyn, Nueva York (OSV News Photo/CNS file by Gregory A. Shemitz)

Por Kate Scanlon

WASHINGTON — Los esfuerzos para construir una cultura de vida coherente a raíz de la reversión de Roe vs. Wade deben tratar de abordar lo que el Papa Francisco ha descrito como la “cultura del descarte”, aseguraron panelistas en un evento del 19 de enero organizado por la Iniciativa de Georgetown sobre el Pensamiento Social Católico.

Los panelistas evocaron las palabras del pontífice, quien, en una audiencia general de junio de 2013, definió una cultura del descarte como cuando “La vida humana, la persona, ya no es percibida como valor primario que hay que respetar y tutelar, especialmente si es pobre o discapacitada, si no sirve todavía — como el nascituro — o si ya no sirve — como el anciano”.

Una ética de vida coherente, dijeron los panelistas, se aplica a una variedad de temas que incluyen, entre otros, el aborto. Cuando se implementa, una ética de vida consistente puede ayudar a proteger no solo al niño por nacer y a sus madres, sino también a aquellos que enfrentan otras vulnerabilidades, como aquellos en riesgo de suicidio asistido.

Kim Daniels, codirectora de la Iniciativa y miembro del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, dijo que en EE.UU. después del final de Roe v. Wade, sigue existiendo una falta de solidaridad con los niños por nacer y sus madres, una crisis humanitaria en la frontera sur, y el uso continuado de la pena de muerte.

El Obispo Daniel E. Flores de la Diócesis de Brownsville, Texas, que incluye una parte de la frontera entre Estados Unidos y México, dijo que la Iglesia está llamada a tener una ética de vida constante en “un frente amplio”.

“Creo que tenemos que reconocer que tenemos que estar activos en todas las áreas donde la dignidad humana está siendo amenazada y se están perdiendo vidas”, dijo el Obispo Flores, quien también preside el Comité de Doctrina de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.

El Obispo Flores dijo que, en medio de los debates sobre las leyes y políticas de inmigración, la sociedad puede perder de vista el rostro humano y el corazón del problema.

“Por eso creo que el llamado a la conversión del corazón de la que habla el Papa Francisco se trata de la presencia de los pobres, la presencia de los impotentes que nos rodean”, dijo. “Es muy fácil para nosotros decir, bueno, el gobierno tiene leyes para eso y realmente no tengo que hacer más que eso, en lugar de mirar a la persona que tenemos enfrente”.

Gloria Purvis, presentadora del Podcast de Gloria Purvis en America Media y que ha servido en la Comisión de Justicia Social del Congreso Nacional Negro Católico, dijo que cuando se trata de una ética de vida consistente, “todos estos temas se refuerzan entre sí”.

“Entonces, si te preocupa el niño en el útero, no te enojes con las personas que trabajan en el tema del racismo o las personas que trabajan en la brutalidad policial”, dijo Purvis. “Todas estas cosas se entrelazan y tenemos que trabajar en estos temas, porque refuerza nuestra comprensión de la dignidad de la persona en otras etapas de su vida”.

“Así que todos estamos realmente trabajando por la misma causa”, dijo.

Los panelistas también enfatizaron la importancia de la compasión en temas difíciles como el aborto y la pena de muerte. Algunos también destacaron la importancia del tipo de testimonio que dan las personas cuando defienden las políticas que afirman la vida en todos los aspectos.

“Realmente tenemos que impulsar quiénes son nuestros campeones en el movimiento pro-vida”, dijo Purvis, refiriéndose al tema del aborto.

Purvis señaló las contradicciones que ha visto en algunos comentaristas conservadores que usan la etiqueta pro-vida pero “twittean incesantemente acerca de que las mujeres negras son madres solteras como si fuera un desastre para la comunidad negra”. Señaló que estas mujeres han elegido la vida y no deben ser denigradas por elegir la vida sin estar casadas. Purvis dijo que aquellos que toman esas posiciones “contradictorias” “no son quienes queramos que defiendan el movimiento pro-vida”.

Ella dijo: “Necesitamos cuestionar y reconocer que cuando una persona dice que está a favor de la vida, debemos observar las acciones y las palabras y ver si realmente se alinean”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *