Esperanza en El Señor — Una pequeña caja de cartón del Plato de Arroz y la espiritualidad de la familia

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

Cuando leo cartas de quienes se están preparando para la Confirmación (la mayoría de ellos en 8o. grado), siempre veo que es lo que dicen acerca de sus “sponsors”. Es usualmente la parte más única de sus cartas. Hacia el final de las cartas, estas incluyen bastante información acerca de comidas que comparten con sus “sponsors”.

No estoy sorprendido. En nuestra cultura, parece restar importancia a esta idea de comer juntos. Somos famosos por conducir por filas de comida que podemos comer con nuestros dedos, preferiblemente mientras realizamos múltiples tareas al ver televisión, utilizar los medios de comunicación, o manejando un carro. He notado que los anuncios de carros parecen decir poco de cómo un carro funciona y dicen más acerca de las comodidades del interior…. Wi-Fi gratis, DVD, y más.

Cuando una persona joven se encuentra en una comida que se comparte con alguien que realmente le cae bien, algo surge desde adentro de su DNA. Estas comidas les revelan a los candidatos de Confirmación el poder de estar con alguien a quien le importan y con quien están compartiendo una jornada.

Es por ello que creo que estamos listos para un resurgimiento de la operación del programa Un Plato de Arroz de Catholic Relief Services. Es acerca de compartir una comida que significa mucho y mucho más.

Esta iniciativa del Plato de Arroz se originó en Pensilvania a mediados de los 70s. Un sacerdote de la Diócesis de Allentown, Monseñor Bib Coll, en aquel entonces a cargo de la Propagación de la Fe y con vínculos a Catholic Relief Services, se le ocurrió esta manera muy visible de ayudar a los católicos a practicar el llamado de la Cuaresma a la oración, ayuno y limosna.

En el comienzo, era un plato de cartón con instrucciones de qué hacer. Ahora es una cajita que se arma y que recibe las monedas que queremos dar para aquellas personas en necesidad y que incluye una serie de recursos de ayuda, como un calendario de Cuaresma, recetas de comida sin carne de alrededor del mundo e historias de aquellas personas que son ayudadas.

La sencilla caja de cartón puede proveer a su familia con una manera de compartir una comida juntos, observar la Cuaresma de ayuno, oración y limosna. La idea es muy simple. Primero, es acerca de compartir en familia una comida, quizás los viernes de Cuaresma cuando observamos la disciplina de comidas sin carne.

La comida en sí misma vale la pena para toda nuestra energía de Cuaresma. Gente joven realmente disfruta la tradición de compartir una comida, una vez que se incorpora, y nosotros los mayores la anhelamos también. Mantengan la comida simple. Atún en lata o pan y sopa funcionan bien. (Y los recursos del Plato de Arroz incluyen opciones de recetas de comidas sin carne de alrededor del mundo.

Después hay un cálculo. ¿Qué es lo que normalmente gastaría en esta comida y que ahora he ahorrado con esta sencilla comida? Esta cantidad es colocada en el Plato de Arroz al final de la Cuaresma, la cual se pasa de su parroquia a Catholic Charities.

Después está la aventura de ver quién recibió ayuda. 25 por ciento de las donaciones son distribuidas localmente a organizaciones que ven por las obras corporales de la misericordia como St. Vincent de Paul, el centro St. John para personas sin hogar y la cocina de la Catedral. Para información de cómo estos fondos son utilizados internacionalmente por Catholic Relief Services (CRS), vea www.crsricebowl.org/about/ricebowl-faq. Habiendo ido a África, las Filipinas y Haití con Catholic Relief Services, sé de primera mano del gran bien realizado.

Finalmente, evaluando el beneficio spiritual a su hogar: una comida compartida, una conversación en la mesa sobre aquellos con mayor necesidad y una oración que corresponda a la donación.

En la mayoría de las parroquias, hay disponibles Platos de Arroz gratis para usted y su familia, vayan a  www.crsricebowl.org/families para recursos para las familias.

Por cierto, todos debemos estar orgullosos por los esfuerzos de Mark Bouchard de Catholic Charities quien ha desarrollado una forma única de promover el Plato de Arroz. Hace cinco años inauguró un almuerzo de Plato de Arroz para estudiantes en middle y high school. Este año, 260 asistieron y todas las high schools estuvieron presentes. Para realizar los beneficios  del programa del Plato de Arroz tangible, familias de refugiados de países en desarrollo que se han beneficiado del trabajo de Catholic Relief Services se unen a estudiantes en sus mesas. Este año, el diácono Scott Haner, quien ha tomado parte en viajes con CRS como Global Fellow, habló sobre la situación de los refugiados y de cómo el testimonio de los estudiantes hace la diferencia. Para aprender más acerca del evento, vaya a https://therecordnewspaper.org/rice-bowl-event-highlights-need-in-world/. El almuerzo del Plato de Arroz ahora está siendo imitado en diócesis como Covington y Atlanta.

24 Horas para el Señor
Déjenme recordarles que ya que estamos a dos semanas de las 24 Horas para el Señor, una iniciativa del papa Francisco, estas 24 horas a partir del viernes, 4 de marzo al 5 de marzo darán testimonio a más de 30 parroquias en la Arquidiócesis con puertas abiertas, Adoración Eucarística y el Sacramento de la Reconciliación en algunos lugares. Otras parroquias participarán regionalmente. En cuanto a mí, yo estaré en la parroquia St. Michael el sábado por la mañana escuchando confesiones en la Conferencia Católica para Hombres y después en la Catedral esa tarde por un tiempo de 2 horas haciendo lo mismo. (Vean el horario para parroquias cerca de usted en www.archlou.org/24Hours.)

Arzobispo Joseph E. Kurtz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *