Esperanza en El Señor — Un tiempo para ser sinceros

Archbishop Joseph E. Kurtz

P.D. James es uno de mis autores favoritos cuyo estilo británico es elegante y extremadamente inteligente. Ella dominó el arte de la historia de detectives y creó a su famoso detective Adam Dalgliesh, quien también es elegante y extremadamente inteligente.

Hace unos 20 años, cuando ella acababa de cumplir 77 años, comenzó a escribir en un diario durante un año y tomó su título de la famosa cita de Samuel Johnson cuando tenía 77 años: “Es un momento para ser sincero”. Ser sincero no es simplemente ser sincero, sino también ser progresista y adoptar lo más importante.

Normalmente no encontraría interesante un diario que relata eventos de un día determinado, que incluye destellos de recuerdos de la infancia, detalles de elementos que intervienen en el desarrollo de una historia de detectives y proporciona comentarios sobre la vida en general, virtudes importantes y cualquier otra cosa que se me ocurra. Sin embargo, disfruté mucho este diario y lo leí con el mismo fervor con el que me acerco a tantas de sus novelas de misterio que son difíciles de dejar.

Me temo que leer se está convirtiendo en un arte perdido. Con iPhones que permiten películas y comedias de situaciones, podcasts que cubren prácticamente todos los temas y música ubicua cuyo objetivo es bloquear el mundo, leer un libro le permite a uno entrar en un mundo de imaginación y creatividad de una manera única. A diferencia de una película que sigue avanzando, ya sea que esté listo o no, un libro es una ocasión para experimentar la vida a su propio ritmo.

Leer un libro en voz alta también descubre una experiencia especial. Me dicen que los niños responden especialmente a alguien que les lee. A menudo me encuentro compartiendo con un amigo un párrafo que está escrito de manera especialmente inteligente. Mientras que las películas o los eventos deportivos tienden a ser experimentados como espectadores, leer un libro requiere participación y, si se lee en voz alta, participación compartida.

He estado pensando mucho en la participación porque la pandemia nos ha movido como Iglesia a la realidad virtual por un tiempo. Tan cómodo como es ver un evento en la televisión o en Internet, que también es adecuado para nuestra inclinación a tomar el camino fácil, hay una trampa de que la participación se vuelve bastante limitada. En la Misa, la Palabra de Dios no se lee simplemente en privado, sino que se proclama o se lee en voz alta. Las palabras de consagración, “Este es Mi Cuerpo, esta es Mi Sangre”, se pronuncian en voz alta para que todos los presentes participen en el misterio en lugar de ser espectadores distantes, mirando, por así decirlo, de afuera hacia adentro.

Ahora estamos volviendo a la participación cara a cara en la Misa de una manera segura y prudente. Por supuesto, las limitaciones de salud personal y las limitaciones de lo que es seguro para las asambleas públicas tendrán un gran efecto en nuestro regreso. Cuando la pandemia se levante y todos podamos comenzar a reunirnos nuevamente para la celebración de la Sagrada Eucaristía, tendremos la oportunidad de unirnos en sinceridad. Así como P.D. James buscó compartir su vida a través de su edad de 78 años en forma de diario, de una manera infinitamente más sacrificada y generosa, Jesucristo se hace presente para nosotros y a través de nosotros, su comunidad, en el único sacrificio de la Sagrada Eucaristía. La palabra “eucaristía” significa “acción de gracias”, por lo que anhelamos no solo ser sinceros sino también estar agradecidos cuando nos reunimos una vez más.

Para ver mi carta a los fieles y el plan de reapertura de iglesias que pueden hacerlo de manera segura, visite www.archlou.org/COVID-19.

Tags from the story
The Record
Written By
The Record
More from The Record
Lecture series to highlight composer Mary Lou Williams 
Deanna Witkowski, a pianist, composer, vocalist and author, will present “Jazz is...
Read More
0 replies on “Esperanza en El Señor — Un tiempo para ser sinceros”