Esperanza en El Señor — “Serena Valentía”- ¿un Oxímoron?

Arch.J.Kurtz.Headshot.RGB.09-10Por Arzobispo Joseph E. Kurtz

 “¡No me diga que tengo que hacer algo más!” Escuchamos esta consigna de todas partes de los Estados Unidos, ¡especialmente en esta época del año! Todos reconocemos que estamos muy ocupados y que la vida se ha vuelto demasiado agitada. Este lamento comenzó a brotar en mí cuando pasé tres semanas en el Sínodo sobre la Nueva Evangelización en Roma el mes pasado. ¿Está la nueva evangelización en peligro de unirse al conjunto de actividades que hace un ritmo americano ocupado aún más agitado?

En la reunión reciente de los Obispos de los Estados Unidos en Baltimore, a aquellos que asistieron al sínodo se les pidió que compartieran un resumen de un minuto de duración de las semanas en Roma. Encuentro este resumen sencillo. Lo que primordialmente se lleva de esas tres semanas proviene del papa Benedicto. Su visión fue captada en una frase con el mensaje del cierre del sínodo con la frase, “serena valentía”.

Un oxímoron es una figura la cual utiliza dos conceptos opuestos en una sola expresión como por ejemplo, ¡un camarón gigante! A primera vista, la frase “serena valentía” tiene esa cualidad. La valentía a menudo evoca la acción valiente y la serenidad, una calma a retroceder. El papa Benedicto, sin embargo, proporciona una visión a esta frase al denunciar la agitada cultura, hágalo Ud. mismo y nos recuerda que la nueva evangelización emerge de la acción de Cristo. Por ello, la nueva evangelización no es acerca de “hacer” una cosa más antes de caer, sino de dejar al evangelizador Cristo liderear. Llegamos a conocerlo en las páginas de la Sagrada Escritura, especialmente cuando se leen despacio y a manera de reflexión en la Sagrada Eucaristía, la cual es su acto de oración suprema y de amor sacrificador por nosotros que penetra nuestras vidas cada domingo, y en nuestra oración personal privada.

Debo admitir que como un fan del programa de televisión Seinfeld, cuando la palabra serenidad es utilizada no puedo dejar de escuchar el eco del padre de George Costanza gritando con desesperación “¡serenidad ahora!” Sin embargo, este Día de Acción de Gracias realicé mi viaje típico a la Abadía de Getsemaní para bajar el ritmo y permitirle a Dios que actúe.

Mis reflexiones revelan que la valentía será necesitada para motivarnos no a realizar una cosa más sino a hacer cosas de manera diferente. Esta valentía de permitir a Cristo actuar en y a través de nosotros no vendrá por esfuerzo (“haga una cosa más antes de caer”) pero por un amor sereno encontrado en la oración.

La nueva santa americana, Kateri Tekakwitha, es un ejemplo de gran ayuda. Su nombre en el dialecto Mohawk significa “poner las cosas en orden”. La nueva evangelización es acerca de ver lo que hacemos pero de una manera nueva. Los sacerdotes en nuestra pasada reunión del Consejo de Sacerdotes comenzaron con una lluvia de ideas acerca de funerales y bodas, bautismos, y acerca de su mensaje en los boletines parroquiales. (Por cierto, el Center for Applied Research in the Apostolate (CARA) reporta eso por mucho, a los católicos que realizaron la encuesta calificaron los buenos boletines dominicales como ¡el medio más adecuado para obtener información! Claro, muchos de nosotros deberíamos de leerlo con mayor detenimiento, pero la encuesta lo aclara: somos capaces de hacer mejor con el boletín dominical que con cualquier otro recurso. Además está confirmada la gran atención con la cual los feligreses ven el mensaje de sus pastores.

Un nuevo documento aprobado en la reciente reunión de obispos continuó el tema de revisar y mejorar lo que actualmente hacemos- pero de una mejor manera. Este documento es sobre predicación y será un obsequio para los sacerdotes y diáconos al llamarnos a hacer con más alegría y diligencia lo que ya hacemos. Un movimiento de la nueva evangelización, predicando de una manera que se revela el poder y el amor de Cristo tiene la fuerza de cambiar los corazones y con la esperanza de invitar a los feligreses a que asistan a Misa con más frecuencia. El padre Tom Gaunt, presidente del CARA, reportó que nuestros números se duplicarán si aquellos que aún asisten, pero que asisten esporádicamente, comienzan a asistir semanalmente. Aproximadamente 17 millones asisten a Misa cada domingo en los Estados Unidos y una cantidad igual asiste mensualmente.

Un segundo documento- y uno al cual me referí en mi columna pasada es la llamada a una apreciación renovada del Sacramento de la Reconciliación y la Penitencia. En lo que fue para mí un gesto conmovedor para confirmar que Jesús es el Evangelizador, concluimos la reunión de obispos con una hora santa en donde había confesores disponibles. Sigue siendo mi parte favorita de la reunión anual de obispos y, llevada a cabo al final, es finalmente el centro de lo que hacemos. Me encantó unirme con hermanos obispos en oración y adoración. Amo recibir el Sacramento de la Penitencia. Siempre regreso renovado de la hora santa. Después de confesarme, recuerdo la exuberancia de un niño de primaria caminando a casa de la Iglesia en sábado después de ir a confesión, y me retiré de la reunión “¡caminando en el aire!”

Que tenga la experiencia de la misericordia del Señor este Adviento y que le otorgue la serena valentía de un nuevo evangelizador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *