Esperanza en El Señor — Oren por los que son perseguidos

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

Mi declaración como presidente de la USCCB sobre persecución religiosa fue apoyada por los Obispos de los Estados Unidos en la reunión del mes de noviembre:

“Señor Jesucristo”.

Estas dos palabras susurradas se elevaron del sonido de las olas para vencer a la muerte, cuando 21 cristianos coptos — hermanos tan queridos como de nuestra propia familia — se arrodillaron en la arena ante la espada de su ejecutador. El cuerpo y la sangre de Cristo fueron ofrecidos en las orillas del Mediterráneo recientemente en febrero. Nuestro cuerpo y sangre fueron ofrecidos, como San Pablo nos enseña, somos un cuerpo en Cristo y “si uno sufre, todas las partes sufren con el” (1 Cor 12:26).

Las palabras de nuestro Señor Jesucristo están vivas y entre nosotros. “Si ellos me persiguieron, a ti te perseguirán también” (Juan 15:20). Lugares de culto que han resistido durante siglos en la cuna del Cristianismo están siendo destruidos. Familias están huyendo de decapitaciones, de esclavitud sexual e incluso crucifixión. En lugares como Mosul, las campanas navideñas que han sido heraldo del nacimiento de nuestro Salvador interrumpidamente por casi 2000 años han quedado en silencio mientras que nuestros hermanos y hermanas en la fe han sido dispersados. No es nada corto a un genocidio.

Este domingo, más de 20 millones de católicos asistirán a Misa en todo Estados Unidos, arrodillándose en preparación para recibir la Sagrada Comunión. En la próxima semana, leerán la Biblia, ensenarán a sus hijos a orar y a practicar la virtud cristiana en el lugar de trabajo. Lo haremos en gran parte sin temor de ser blanco por simplemente dar culto a Dios. Este domingo, cuando nos arrodillemos acerquémonos a todos aquellos muriendo en el nombre de nuestra fe. Después, levantémonos, renovados en solidaridad en el sufrimiento de personas de todas las religiones.

Pronto comenzaremos a celebrar el Jubileo del Año de la Misericordia anunciado por el papa Francisco. Durante este año especial, el Santo Padre nos alienta a redescubrir las obras espirituales y corporales de la misericordia, incluyendo dar de comer al hambriento, acoger al forastero, consolar al triste, rogar a Dios por los vivos y los difuntos (Misericordia Vultus 15). ¿Cómo podemos acompañar a nuestros compañeros cristianos que sufren y a todos los hombres de buena voluntad?

Orar — Rodeados por la muerte, el acogimiento amoroso de Jesús es continuamente el único consuelo de los mártires modernos. Oremos para que su fe los sostenga y así mismo nos inspire de volver más ferverosamente a Cristo en nuestras vidas.

Testimonio — Nuestros corazones nunca crecen indiferentes a las continuas historias de familias forzadas a salir de sus casas, separadas de aquellos a quienes aman y encontrándose ante un futuro desconocido. No podemos ser renuentes en hablar en su nombre, hacer que su causa sea la nuestra y asegurar que nunca sean olvidados por los poderosos en condiciones de protegerlos.

Dar — El pasado mes de septiembre, Iglesias católicas en los Estados Unidos dieron generosamente a una colecta especial apoyando a nuestros hermanos y hermanas en el Medio Oriente. Podemos continuar dando generosamente a través de organizaciones como Catholic Relief Services o the Catholic Near East Welfare Association.

Así como el papa Francisco nos recuerda, “la religión auténtica es una fuente de paz y no de violencia”. Siempre confiando en la gracia abundante de Cristo, esperamos por el día cuando la gente de cada fe viva en harmonía con su prójimo.

Arzobispo Joseph E. Kurtz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *